Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Yo caminé con López Obrador Por Martha E. González || Regamos el Movimiento con gotas de sangre

87

En los días que duró el bloqueo a los pozos petroleros en diferentes puntos de la geografía tabasqueña en el 96, contábamos con las visitas recurrentes del entonces diputado federal Octavio Romero Oropeza ó “Jody” como le decíamos de cariño, era diputado en ese entonces y era el encargado legalmente de la lucha, pues él tenía su fuero federal y no podía ir a la cárcel.
Era muy alentador tener un diputado federal como Jody, nuestro movimiento necesitaba en ese entonces de hombres nobles e intelectuales que supieran de leyes, ya que la mayoría de nosotros éramos tropas y nos faltaban generales y Jody era uno de ellos. Le veíamos que siempre andaba con su pipa y su tabaco, con una bufanda en el cuello, su enorme bigote que hace pareja con su boca, siempre con una mueca de lado. Todo un intelectual. Cuando llegaba al bloqueo nos saludaba en una forma muy particular, decía ¿como están mis guligan?, porque nos consideraba los más guerrilleros de todos los grupos. Luego nos daba la despensa y nos rendía un informe del avance de la lucha, de las órdenes de aprehensión y la tan ya conocida recomendación, si llega el Ejército, huyan si les da tiempo; recomendación que era imposible debido a que los pozos petroleros en Tabasco se encuentran en campos despejados, ni para donde esconderse.
Doce días aproximadamente duraron los bloqueos pacíficos a los pozos petroleros de mayor producción. Una tarde de bloqueo, escuchamos que se acercaba un helicóptero, todos en alerta, corrimos para escondernos, no nos importó olvidar la olla de camarón que estaba en el fuego, que sería nuestro menú para ese día, el camarón de popal que habían agarrado los compañeros con miriñaque; pensaron que con esa espantada que nos dieron dejaríamos el bloqueo, ¡qué tan equivocados estaban!
Con los pozos bloqueados en Tabasco se le fincaron muchos delitos a nuestro máximo líder Andrés Manuel. El gobierno de Roberto Madrazo Pintado se encontraba enfurecido, desgajado, confundido y desestabilizado. Argumentando las millonarias pérdidas que por tal acto, se habían liberado ordenes de aprehensión por los delitos de sabotaje, delincuencia organizada, pandillerismo y los que resultaran, dirían los litigantes.
Huatacalca, Nacajuca fue testigo de la forma tan abrupta y violenta en la detención Andrés Manuel López Obrador, el ejército le propinó un tremendo golpe con la culata de un arma larga que de inmediato corrió por su sien la sangre pues le ocasionó una herida. Cuando el gobierno se siente amenazado por hombres y mujeres valientes y que tienen razón, el único camino que utiliza es la violencia para amedrentar los ideales más firmes, pero con el Andrés Manuel se equivocó. Por cada gota de sangre derramada fueron miles y miles que se unieron a su lucha por ver renacer al pueblo de México. Hoy somos millones y quienes llevaremos al “Lic.” Obrador al triunfo por tercera vez consecutiva este 1ro de julio.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy