Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Yihadistas del ISIS decapitaron en Siria a otro secuestrado estadounidense

23

BAGDAD, WASHINGTON. DPA, AFP y AP

Los verdugos del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) volvieron a cobrarse una víctima occidental. Esta vez fue Peter Kassig (26), un ex soldado estadounidense devenido en cooperante o trabajador humanitario, secuestrado de un puesto de control de Siria en octubre de 2013, cuando distribuía medicamentos en una misión de ayuda. Este fue el sexto rehén sin origen árabe ejecutado por los yihadistas en los tres últimos meses.


Las imágenes del horror llegaron nuevamente en un video que el ISIS subió a las redes, aunque está vez probablemente más “amateur”, pues está filmado con una sola cámara, a diferencia de las anteriores producciones casi profesionales que entregó el grupo.
Además de la decapitación de Kassig, las imágenes muestran cómo fueron degollados quince soldados que responden al régimen sirio de Bashar al Assad, todos vistiendo uniformes azules.
El asesino enmascarado, cuchillo en mano, se dirige directamente a los EE.UU. y advierte que los soldados estadounidenses podrían correr la misma suerte. “Obama, te reclamamos que te retires de Irak hace cuatro años ya. Nos dicen que eras un mentiroso. No te has retirado”, proclama frente a cámara.
El nuevo video es más largo que los anteriores, casi 16 minutos, y en él no se muestra la decapitación de Kassig, sino a su supuesto ejecutor con una cabeza cubierta de sangre a sus pies. En inglés, y con acento británico a pesar de que su voz ha sido distorsionada, el miliciano afirma: “Este es Peter Kassig, un ciudadano de Estados Unidos. Kassig fue asesinado porque combatió contra los musulmanes en Irak mientras era soldado americano”.
Al diferencia de las ejecuciones del periodista James Foley y los demás estadounidenses asesinados, a Kassig no lo obligaron a enviar un mensaje a Occidente ni tampoco se amenazó al término de la cinta con la ejecución de un nuevo rehén.
“Peter no tiene mucho que decir. Sus anteriores compañeros de celda hablaron por él”, gritó el verdugo, aludiendo a los occidentales previamente ejecutados y a los que sí se les permitió hablar, aunque con mensajes forzosos contra EE.UU. o Europa.
Algunos analistas especulan que el cambio del formato, así como la menor calidad de la filmación, podrían indicar que el ISIS fue duramente golpeado por los bombardeos de la coalición y no está en condiciones de asegurar sus “producciones cinematográficas” como las hicieron hasta ahora.
Kassig, que nació y creció en Indiana, fue soldado en Irak entre abril y junio de 2007, con el 75° Regimiento Ranger. Abandonó la milicia por motivos de salud y regresó luego a la zona como trabajador médico. Su familia contó que en algún momento entre octubre y diciembre de 2013 se convirtió al Islam cambiando su nombre a Abdul-Rahman Kassig.
Sus amigos explicaron ayer que en sus vacaciones viajaba a Cercano Oriente y fundó una pequeña organización humanitaria. Más tarde transportó material de primera necesidad a Siria desde una ciudad fronteriza turca y trabajó en proyectos humanitarios.
Sus padres, Ed y Paula Kassig, pidieron en un mensaje colgado en Facebook respeto a su privacidad y a los medios que se abstengan de distribuir fotos o imágenes del video para “no hacerle el juego” a los secuestradores. “Preferimos que nuestro hijo sea recordado por su importante trabajo y el amor que compartió con sus amigos y familia, no por la manera en que sus secuestradores acostumbran a manipular a estadounidenses para promover su causa”, escribieron.
Obama fue informado del video de Kassig mientras volaba desde Washington a Brisbane, la ciudad australiana donde participó de la reunión cumbre del G20 y donde excluyó cualquier alianza con el presidente sirio Bashar al Assad contra el Estado Islámico.
“Nos quitaron a Abdul Rahman en un acto de pura maldad cometido por un grupo terrorista que el mundo asocia correctamente con lo inhumano”, dijo Obama. “Como Foley y Steven Sotloff antes que él, su vida y sus actos son un fuerte contraste con todo lo que representa el ISIS. Hoy lloramos juntos su muerte, pero también debemos recordar el espíritu de bondad que brillaba en él”, añadió.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo