Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Venta del avión presidencial: entre caos documental y trabas internas

51

El proceso de venta del avión presidencial ha estado plagado de obstáculos técnicos, financieros y hasta de trabas internas que han complicado concretar la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador de deshacerse de la aeronave, revelaron fuentes oficiales.

Entre las dificultades para vender el TP-01 “José María Morelos y Pavón”, adquirido por el gobierno de Felipe Calderón a un costo de 218 millones de dólares mediante un esquema de arrendamiento financiero, estuvieron la reticencia inicial de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para entregar la documentación de la aeronave que se encontraba en desorden, dijeron los informantes.

El avión fue utilizado únicamente durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

 “Sedena no cooperaba, porque no quería vender el avión”, dijo un alto funcionario involucrado en el proceso de venta de la aeronave en el actual gobierno.

Las fuentes consultadas revelaron que la Sedena, actualmente, también se resiste a entregar en venta cuatro de las 33 aeronaves que la presidencia anunció en abril que serían vendidas, e incluso ha solicitado al gobierno suspender el proceso para estos cuatro aviones cuyos valores oscilan entre los 14 y 28 millones de dólares.

Bajo el esquema en el que fue adquirido el TP-01, el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) en el gobierno de Calderón transfirió el adeudo del avión a la Sedena, que asumió la obligación de pagar una renta equivalente al valor del bien, costos financieros, impuestos de la operación y accesorios.

La revisión documental del avión en el actual gobierno comenzó tras la formalización de un convenio de colaboración de la administración federal con la Oficina de las Naciones Unidas para Proyectos y Servicios (UNOPS, por sus siglas en inglés), la cual encontró un caos en los archivos de la aeronave, reveló el informante.

El desorden en los archivos, que incluyen las bitácoras de vuelo y manuales, complicó, de inicio, la puesta en marcha de avalúos y el mismo proceso de venta, lanzado en marzo de 2019, bajo un convenio de la UNOPS y el gobierno federal.

De acuerdo con el informante, de no haber rescatado los documentos del avión, el Boeing Dreamliner 787-8 podría haber perdido hasta 40 por ciento de su valor en el mercado.

Sin embargo, la UNOPS, en conjunto con el gobierno federal, tras un exhaustivo proceso de seis meses, recabaron la totalidad de los documentos del avión, por lo que se evitaron pérdidas económicas.

En junio del año pasado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador declaró que, de acuerdo con avalúos realizados por encargo de la UNOPS, el precio de la aeronave ascendía a al menos 150 millones de dólares.

En la conferencia matutina de López Obrador el 7 de febrero pasado, el actual titular del Banobras, Jorge Mendoza, informó que un avalúo llevado a cabo por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN) estimó el precio del avión en 125.6 millones de dólares.

Previamente, por encargo de la UNOPS y del gobierno federal, fueron realizados avalúos por las empresas Morten Beyer & Agnew y McLarens Aviation que colocaron el valor de la aeronave en 130.5 y 130.3 millones de dólares.

El informante consultado por este medio añadió que los avalúos no contemplaron el “apetito de mercado” para un avión de este tipo, que fue fabricado para uso exclusivo de la Presidencia de México y que, por lo tanto, requeriría a potenciales compradores llevar a cabo modificaciones profundas en la estructura interna del Dreamliner a un alto costo.

En la rueda de prensa del 7 de febrero, en medio de dificultades para concretar la venta del TP-01, la Presidencia anunció que sería realizada una rifa en la que se entregarán premios equivalentes a 2 mil millones de pesos y se venderán 6 millones de boletos con un valor de 500 pesos cada uno, por lo que el gobierno prevé una recuperación total de 3 mil millones de pesos.

De esos boletos, tras una cena con el Presidente en Palacio Nacional el 12 de febrero, al menos 75 empresarios se comprometieron a comprar boletos con valor de mil 500 millones de pesos.

López Obrador, por su parte, ha dicho que los boletos de la rifa comenzarán a circular a partir de este mes.

Sin embargo, el Presidente sostuvo que los recursos obtenidos de la rifa serían destinados para la compra de equipo médico para hospitales del país y para mantenimiento de la aeronave por dos años.

Propuestas fallidas; en febrero fracasó una por 126 mdd

Desde que la agencia de la ONU formalizó la puesta en marcha de la venta del avión, de entre las intenciones de compra planteadas al menos seis ofertas estuvieron cerca de concretarse pero, finalmente, no prosperaron por las dificultades que los interesados dijeron que habrían enfrentado en el reacondicionamiento de la aeronave para su uso comercial, reveló la fuente.

Las ofertas hechas por los potenciales compradores oscilaron entre los 60 y los 180 millones de dólares, dijo el informante.

Los montos ofrecidos por los seis interesados consistieron en dos propuestas por 60 millones de dólares, una por 134 millones, una por 165 millones, y otra más por 180 millones, explicó el funcionario con conocimiento del fallido proceso de venta.

La fuente indicó que la oferta de 180 millones fue planteada por una tribu indígena norteamericana que, finalmente, no demostró tener la capacidad para realizar la transacción.

El funcionario dijo que, en cinco de los casos, los potenciales compradores desistieron en su interés de adquirir el avión al analizar el costo que tendría reconstruir el interior de la aeronave, que ha sido criticada por los lujos con los cuales fue equipada.

Recientemente, una oferta presentada por una empresa intermediaria norteamericana por 126 millones de dólares fracasó a mediados de febrero, sostuvieron las fuentes consultadas por Aristegui Noticias.

“Ya no hay oferta para que lo puedan comprar”, dijo una de las fuentes.

“No apto para arrendamiento”

Entre los factores que llevaron a algunos de los intermediarios y empresarios a desistir en comprar el avión estuvo la imposibilidad de utilizarlo para fines comerciales ya que, de acuerdo con documentación de la aeronave consultada por Aristegui Noticias, el Dreamliner no está diseñado para esta actividad y reconvertirlo tendría un elevado costo.

En un reporte del sistema de ventilación interna realizado por la firma Associated AirCenter al que este medio tuvo acceso se establece esta imposibilidad actual.

 “Esta aeronave está diseñada para operaciones privadas (no comerciales)”, dice la página 5 sección B del reporte 2994050090 consultado por este medio.

Sin embargo, pese a que la configuración actual de la aeronave impide su utilización con fines comerciales, López Obrador ha insistido que planea ofrecer el avión en renta mientras se encuentra en proceso de venta y que incluso “ya hay un contrato de renta de un año”, aunque su gobierno no ha revelado qué empresa o empresario está detrás del convenio mencionado por el Presidente.

 “El avión lo conserva la Fuerza Aérea en tanto se vende y al mismo tiempo se puede rentar”, dijo el presidente en su rueda de prensa del 7 de febrero.

Un día antes, también frente a medios, sostuvo que ya existían interesados en rentar la aeronave, pero no explicó si su gobierno pagará por las modificaciones necesarias para arrendar el avión a potenciales clientes privados. “Ya hay quien quiera rentarlo un año, y es un estimado de 200 millones de pesos, pero ya hay una oferta,” expresó el Presidente.

En entrevista para Aristegui en Vivo, el vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez, indicó que el empresario interesado en utilizarlo bajo arrendamiento es de nacionalidad mexicana, pero declinó dar mayores detalles.

Sin embargo, en un reporte llevado a cabo en diciembre 2015 a solicitud del gobierno de Peña Nieto por la empresa aeronáutica británica Ascend al que Aristegui Noticias tuvo acceso, concluyó que no era recomendable destinar la aeronave para fines comerciales.

El análisis, llevado a cabo por el experto Daniel Hall, de Ascend, fue realizado ante el interés del gobierno de Peña Nieto de ofrecer el avión en venta incluso antes de haberlo recibido.

Pero desde 2015 Ascend concluyó que esto no era factible ante los costos que implicaría reconvertir el interior de la aeronave para hacerlo atractivo a potenciales compradores.

Incluso, la empresa sostuvo en su reporte que, en caso de decidir vender el avión para su uso con fines comerciales, “la aeronave no podría ser utilizada durante al menos un año mientras el trabajo de reconfiguración es concluido”.

La reconversión del avión para uso comercial costaría entre 10 y 15 millones de dólares, de acuerdo con el reporte de Ascend.

Además, la empresa sostuvo que, si el gobierno decidiera reconvertir el avión para uso comercial y venderlo, el valor de la aeronave se reduciría en al menos 128.2 millones de dólares, por lo que podría ser ofrecido en solo 90.5 millones de dólares.

También, el estudio señalaba los riesgos de que no fuera posible vender el avión en un periodo de 12 meses, por las dificultades de atraer clientes ante la necesidad de reconvertirlo, y que, en caso de que la venta se extendiera por un periodo de entre 24 y 36 meses, el valor de la aeronave podría reducirse en 65.96 y 76.26 millones de dólares, respectivamente.

“En conclusión, Ascend recomienda recibir y retener para su operación el avión Boeing 787-8, MSN 40695, para el servicio de la Fuerza Aérea Mexicana y el gobierno en el futuro”.

Costos y desactualizaciones en Victorville

Tras permanecer más de un año bajo resguardo en un hangar en Victorville, California, el avión presidencial sufrió desactualizaciones en al menos 100 de sus componentes que el gobierno federal ha tenido que ajustar de manera gradual, explicó el informante.

De los 100 componentes desactualizados, al menos 50 ya han sido reparados, reveló la fuente.

Estas actualizaciones son adicionales al costo de mantenimiento anual que una aeronave de este tipo requiere y que, de acuerdo con el informante, asciende a al menos 1 millón de dólares anuales, independientemente de si el avión es utilizado o no para vuelos, sostuvo el informante.

Además de este costo mencionado por el funcionario, el gobierno ha pagado una renta de unos 60 mil dólares mensuales por el hangar en el que ha permanecido el avión en California.

En tanto, López Obrador dijo en febrero pasado que el gobierno prevé traer el avión de vuelta a mediados de abril en tanto se realiza una “revisión completa” de la aeronave luego de permanecer en territorio norteamericana por más de un año.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo