Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Una plática con el zar del coronavirus en México

153

Para seguidores de la política en México acostumbrados a que un presidente acapare la atención, el ascenso a la fama de Hugo López-Gatell, un subsecretario de salud que hasta hace poco era prácticamente desconocido, ha sido impresionante. Todas las noches en una conferencia de prensa, López-Gatell revela las cifras más relevantes sobre covid-19 en México y exhorta a todos los mexicanos a quedarse en su casa. Andrés Manuel López Obrador, el presidente populista, a veces se ha parecido a su homólogo Donald Trump al minimizar la pandemia. Por lo tanto, López-Gatell se ha ganado una reputación similar a la de Anthony Fauci en Estados Unidos: un tecnócrata de salud que debe lidiar con un jefe poco útil.

Sin embargo, el propio López-Gatell es controvertido. Sus críticos se preocupan de que no se esté haciendo lo suficiente. El número total de resultados de las pruebas de coronavirus que México ha procesado hasta ahora, 11,357 al 4 de abril, equivale aproximadamente lo que realizan los Estados Unidos cada dos horas. Al igual que muchos países, México utiliza un modelo centinela para rastrear la incidencia de la enfermedad. Este modelo consiste en utilizar solo unos pocos centros de pruebas de alta calidad y emitiendo criterios estrictos para la elegibilidad de las pruebas. Esta es una forma confiable de rastrear las tendencias generales, pero casi con certeza conduce a una subestimación drástica de la verdadera propagación de la pandemia. A diferencia de la mayoría de los países, las medidas de cuarentena en México han sido laxas. Entrevisté a López-Gatell el 3 de abril. A continuación se muestra la versión escrita, ligeramente editada para mayor brevedad y claridad.

Richard Ensor: ¿Cómo equilibran la necesidad de decirle al público la verdad completa sobre la crisis — y quizás catástrofe — que viene, con el deseo de reducir el pánico y mantener la moral pública?

HLG: Es posiblemente uno de los elementos más retadores o más complejos del manejo de una epidemia. Menciono como punto de partida, que en México la salud pública gubernamental tiene una larga tradición de una práctica, yo diría que rudimentaria y política, de la comunicación de riesgos. Esto es algo con lo que lo que yo personalmente he lidiado en los últimos 10 u 11 años, incluso cuando trabajé en el gobierno durante la pandemia de 2009.

Cuando estuve en la academia en el Instituto de Salud Pública, daba un curso sobre seguridad de la salud. Y siempre he enfatizado mucho que, la idea de que a la población hay que ocultarle la información es completamente errónea. No solo en términos éticos—ética individual, ética gubernamental—sino técnicos. Existen manuales y libros de texto que se podrían sintetizar en la idea de que la población, cuanto más rápido le hagas partícipe de un problema, diciéndoles con franqueza, absoluta transparencia y candidez el problema, sumando a la población, a ser parte de la solución, dándole alternativas en que sí puede actuar, esta es la manera más efectiva de trabajar juntos, gobierno y sociedad en el camino de una solución.

Nosotros en México empezamos a prepararnos para esta epidemia de covid-19 desde el 3 de enero. Y muy tempranamente, el 22 de enero, dimos una conferencia de prensa. Y recuerdo que uno de los periodistas nos cuestionó: “¿Por qué nos están dando esta noticia?” E hizo referencia a lo que ocurrió 10 años atrás, con la pandemia de influenza, en donde la primera comunicación [gubernamental] fue una acto muy solemne, a cargo del secretario de salud, para decretar el cierre inmediato de las actividades en la zona metropolitana. Entonces, la pregunta de este periodista es: “¿nos están presentando una situación catastrófica en este momento?”, y se sorprendió al darse cuenta de que le estábamos comunicando algo que todavía ni siquiera llegaba.

El primer caso en México lo tuvimos un mes después, el 27 de febrero. Y mi respuesta fue, se lo estamos diciendo ahora porque queremos que ustedes lo sepan desde un principio, para que la sociedad trabaje junto con nosotros desde la [fase] de preparación. Desde luego, cada día se enfrenta uno al reto, y tiene uno que tener claridad en ese sentido. Pero el principio fundamental es que la transparencia ayuda a sumar.

RE: ¿Pero es posible ser completamente transparente con la población cuando ustedes utilizan el modelo centinela de vigilancia epidemiológica? Usted reconoce que este número [de casos] que está publicando todas las noches no es el número real de casos que existen hoy en México. Cuando este gobierno publica estadísticas de delitos, admite también que los números que recopila no son correctos; para compensar eso, trata de estimar la “cifra negra” que falta en el sistema.

HLG: totalmente.

RE: ¿Por qué su gobierno no está haciendo un mayor esfuerzo para proporcionar una cifra negra para los casos de covid-19, y así aumentar la transparencia?

HLG: Lo hacemos y lo seguimos haciendo. Hoy comunicamos un nuevo indicador de la vigilancia centinela: el porcentaje de confirmación [resultados positivos de la prueba como porcentaje de todos los resultados]. No importa si un país tiene 20 casos, 400 casos o 1,000 casos. La proporción de confirmación es en sí mismo, una revelación de cuál es el patrón. Si empieza a subir la proporción de confirmación de casos de covid-19, entre los casos sospechosos, es un indicador de que las cosas están progresando en la epidemia. En varias ocasiones, aquí en esta misma conferencia y en otras, hemos dicho: usamos el modelo centinela, y en este modelo centinela no todo es visible.

El modelo centinela formalmente empezó a operar cuando pasamos a Fase Dos, el lunes pasado [23 de marzo]. Y ahora estamos haciendo todo el paquete de estimaciones para presentarlo públicamente. No es que nos interese restringirlo, sino que los números del modelo todavía no están disponibles porque apenas empezó a operar.

RE: ¿Entonces no puede poner un número en el número verdadero de casos que están en México? Usted reporta 1,700 casos hoy en total. ¿Cuál es el número real en su estimación?

HLG: En México, todavía no lo tenemos. Este es un tema técnico. En el mundo, ha habido dos o tres publicaciones, algunas más técnicas que otras, que han revelados números, un factor de 10, un factor corrector de 20, un factor corrector de 40. Estas estimaciones no son universales. Porque para cada país, el factor de expansión, o el factor de corrección, depende de varios elementos. Mayormente tiene que ver con la conducta ante el riesgo. Hay segmentos de la población que, al menor estímulo, acuden a atención médica. Hay segmentos de la población que nunca van, o tardan mucho en eso. Entonces, los patrones de demanda son un factor.

En el modelo centinela de vigilancia de influenza, hay un indicador que es muy útil, y es el que formalmente propusieron el CDC con la OPS en el año 2005. Es: la proporción de consultas en una unidad de salud, monitora de influenza, que son atribuibles a una enfermedad tipo influenza. Y a partir de esta proporción, se expande el número cuando se conoce el número de consultas. En este momento, estamos calibrando esto. Y esto tiene que ver con que todavía tenemos influenza, la influenza sigue activa en México. Tenemos cerca de 30% de las infecciones respiratorias agudas—síntomas compatibles con covid-19—que son clínicamente indistinguibles de la influenza, todavía son por el virus influenza. Entonces, insisto, el incorporar el modelo centinela para covid-19 es un asunto que se activó recientemente. Lo teníamos así planeado, porque al cambiar la fase de respuesta [de eliminar la propagación del virus hasta mitigarlo] cambia el modelo de vigilancia que se necesita.

RE: En ausencia una estimación numérica, hay otras piezas de información estadística, que la Dirección General de Epidemiología podría proporcionar al público en las semanas y meses que vienen, que ha sido de ayuda en otros países. Le daré dos ejemplos.

El primero es de Brasil: el número total de hospitalizaciones por enfermedades respiratorias. En las últimas 3 semanas, Brasil ha visto unas 16,000 hospitalizaciones más que durante el mismo período en 2019. Solo 1,000 de estos casos, al 28 de marzo, fueron diagnósticos positivos de covid-19. Entonces, hay 15,000 hospitalizaciones inexplicadas en una fecha en la que el país había diagnosticado a solo 3,784 personas (ver la gráfica abajo). Ahora, en México usted tiene datos similares que podría estar publicando cada semana en ausencia de su propia cifra negra. Un segundo ejemplo: la Secretaría de Salud podría comenzar a publicar semanalmente su base de datos interna de nuevos actos de defunción, desglosados por distrito sanitario.

HLG: Me parece una excelente idea que hemos considerado desde hace 10 años. Estas cifras son muy útiles. Me interesa que usted conozca la calidad del sistema de información que había en México. Tiene grandes virtudes, pero también grandes limitaciones. Este sistema de mortalidad existe desde los años noventa. Es tan rudimentario el procesamiento de la información, que tarda un año, deseablemente, en tener la información. No es un sistema en tiempo real en donde estén automatizadas y convertidas en electrónico las actas de defunción. Ojalá fuera el caso. Y el otro, el de los ingresos hospitalarios, tiene grandes limitaciones y la información tampoco es en tiempo real. Si usted me dice que vio los egresos de ayer, pásemelos.

RE: A veces, en sus conferencias de prensa diarias, muestra estadísticas del modelo de la Secretaría de Salud sobre cuántas camas o ventiladores necesitará México, qué porcentaje de personas terminarán en cuidados intensivos, etc. Cuando muestra estas cifras, no nos dice si este es el peor de los casos del modelo o el mejor de los casos. ¿Podría ser más claro al explicar lo que significan estas cifras?

Una diapositiva de la presentación del gobierno mexicano sobre el impacto proyectado del coronavirus

HLG: Hemos dicho que el parámetro clave es la tasa de incidencia acumulada. Ese es el punto crucial y el parámetro base de lo que puede ocurrir en la distribución de casos en general de 127 millones de mexicanos. De aquellos que tienen atención, es [un desglose de] 80%, 15% y 5% para casos leves, graves, y muy graves y muertos. Tomamos como referencia, primero, Wuhan y Hubei. Y allí, la tasa de incidencia fue de 0.1%. Entonces la sobreestimamos y consideramos 0.2%. Nosotros tomamos un escenario adicional de 0.5% y que lo ajustamos para que fuera nuestro escenario medio. Y todavía estamos considerando el escenario de 1% y de 2%.

Mi énfasis, no solamente en público sino al interior del gobierno, de “quédate en casa”, es desesperadamente buscando quitar la curva hacia abajo, para hacerla más plana. No he querido todavía presentar ninguna formalidad, aunque tengo optimismo de que los datos cualitativamente sugieren que lo vamos logrando, por dos razones. Una, de comunicación. Quiero reclutar más compromiso social a las medidas [de cuarentena]. Si ahorita anuncio: “Estamos logrando”, se desinfla el énfasis. Y la otra razón es técnica. Todavía no tenemos una serie de datos suficientemente robusta para inferir dentro de la banda de confianza de que estamos logrando la supresión de la transmisión.

RE: Una de las preguntas más consecuentes de covid-19 para América Latina es qué sucede si tienes una población no tan vieja como la de Europa, pero donde los adultos jóvenes están mucho más enfermos. ¿Es tan peligroso como tener una población que es mas vieja? ¿Cómo se compara un joven diabético en su modelaje con alguien mayor de 65 años?

Sí, lo consideramos. Tenemos una mediana de edad que es 10 años menor que la mayoría de los países de Europa y 7 años menor que la de los Estados Unidos. Y eso es una ventaja. Tenemos varios modelos. Existe un modelo básico, que hicimos con la técnica de ecuaciones diferenciales ordinarias, un modelo de seguir, compartimentalizado y no estocástico. Tenemos un modelo con la misma característica, un poco más complejo, que considera algunas con posibilidad de recuperarse y otras variantes. Tenemos modelos que nos han llegado de comunidades académicas como el Instituto de Matemáticas de la UNAM, del Centro de Ciencias de Complejidad; otros colegas, incluyendo un colega francés de Marsella, Benjamin Roche, que está trabajando en la facultad veterinaria. Y consistentemente, tienen señales muy parecidas, obviamente con pequeñas diferencias.

Tenemos otros modelos más simples, como el que usamos en la estimación de las necesidades: ventiladores, camas, etc. Y luego hicimos un refinamiento de este, que fue considerando la diferencia en el riesgo de complicación y muerte, con especial énfasis en la edad de 65 y más. Uno sin considerar la comorbilidad y otro considerando la enorme prevalencia de diabetes, y de hipertensión y de obesidad. Obviamente, no hay experiencia previa de cuál es la tasa de mortalidad específica de covid-19 en estas poblaciones. Se sabe que solo son poblaciones de mayor riesgo. Pero todavía no hay estudios comparativos. Eso en algún momento saldrá, pero todavía no existe. Entonces, lo que hicimos fue asumir que tienen riesgos semejantes, con distintos escenarios a la población adulta. Pero estuvimos haciendo varios escenarios y al final nos quedamos con una idea no muy motivante, que es la ventaja en México de la edad se compensa por la desventaja de la enfermedad.

RE: Es decir que, ¿no hay una gran diferencia entre los demográficos de Italia y los demográficos de México?

HLG: Sí. Yo no confío demasiado en wishful thinking, quisiera pensar que estos 10 años de juventud media nos ayudan, pero con la monstruosa carga de enfermedad de la diabetes, 14% a nivel poblacional, 25% de hipertensión y 75% de sobrepeso y obesidad, es difícil pensar que 10 años de juventud nos van a ayudar.

RE: La fragmentación del sistema de salud pública de México es una gran fuente de desigualdad en este país. También las discrepancias regionales que vemos entre las zonas urbanas y rurales, y entre los estados. Una pandemia empeorará estas desigualdades. A este gobierno le importa mucho la desigualdad. ¿Cuál es su plan para minimizar las desigualdades que vamos a ver en el próximos meses?

HLG: Lo veo esto en dos etapas, comenzando con la etapa aguda. Tenemos que ser muy realistas. Una es una desigualdad que se construyó en México a la largo de décadas, 50 años. No la podemos resolver en dos semanas antes de que venga covid-19. Es estructural. Lo que si podemos hacer es mitigar el impacto. En el tema de salud, lo estamos haciendo a partir de la infraestructura y la organización de los programas sociales del gobierno, [que] cubren 20 o 25 millones de personas. Y esto también tiene además una red de participación ciudadana, pero son mecanismos de vinculación de los ciudadanos para que tengan pronto acceso a ciertos recursos: dinero, pero también información, vinculación interna en las comunidades. Sobre eso montamos la logística de la distribución de los insumos.

Ahora que tenemos la participación de las fuerzas armadas, en su componente de apoyo civil, no militarizado. Estamos definiendo las rutas de acceso a ciertos alimentos críticos. Entonces, en un momento dado, si la inmovilización que provoca la pandemia o las disposiciones sanitarias del gobierno implica desabasto, tenemos mecanismos planeados. Todavía no están en el campo, porque todavía no se necesitan. Pero [está] planeado para tener abastecimiento de granos básicos, leche, etc. Están ya planeados, para que ocurran en el campo de acuerdo con lo que vaya ocurriendo con la epidemia.

Otra [cosa] que no debe de ser pasada de largo, todavía estamos trabajando en unos detalles: ¿qué pasaría si necesitamos por ejemplo evacuar pacientes de una comunidad donde no hay suficiente acceso a los servicios? Y aquí también ha sido muy útil poder confiar en que tenemos el apoyo de las Fuerzas Armadas. A través de los militares tenemos a nuestra disposición la posibilidad de traslados aéreos y demás. Pero aún en la parte civil, estamos haciendo un inventario de ambulancias que dependen de los gobiernos estatales y municipales, y las ambulancias privadas. Lo que queremos es tener un mecanismo de organización para poder optimizar el uso de ambulancias.

RE: En enero usted le decía a algunos periodistas muy confundidos que iba a haber una catástrofe mundial de salud. Ahora, esos periodistas podrían preguntarle por qué todavía no ha comprado equipo médico como guantes, máscaras y ventiladores.

HLG: Porque el mercado global se vició inmediatamente. No perdamos de vista que los dos proveedores grandes de PPEs [equipo de protección personal] son ​​México y China…

RE: [Empresas en] México vendió una gran porción de sus mascarillas a China en febrero. Ahora está comprando esas mismas mascarillas en el mercado chino a 30 veces el precio. ¿Debería haber frenado esas ventas?

HLG: Quizás debimos haberlo hecho en retrospectiva. No lo hicimos. No hubo una consideración de “tenemos que hacerlo” y, efectivamente, China tuvo la necesidad, China tuvo la potencia, es decir, de localizar los suministros. Y no es 30 veces, es menos. Que hubiera implicado tomar decisiones que hubieran sido extremadamente disruptivas en Febrero. Por ejemplo, hubiéramos tenido que tener una disposición gubernamental de declarar estado de emergencia en febrero, en previsión a un escenario que iba por venir, y afectando completamente la dinámica social, económica y política. Entonces, en todo momento, pensar en lo contrafactual a partir del cómo vivió siempre tiene sus consecuencias.

RE: Se considera bueno ser el último en la linea para una pandemia. Se tiene tiempo para ver las respuestas en otros lugares, aprender las lecciones y para que su población tenga conocimiento de lo que está sucediendo. ¿Existe también una desventaja en venir después de Europa? Estoy seguro de que ninguno de los fabricantes de ventiladores se ha dicho a sí mismo: “Necesitamos ahorrar un 5% de estos para enviarlos a América Latina”. Por lo tanto, debe unirse al final de la fila en esta lucha global de todos contra todos para conseguir insumos.

HLG: Definitivamente ha sido todo un reto conseguir los distintos supplies y cada uno tiene su especificidad. Los que son de baja tecnología pero consumo masivo, como los PPEs, o los que son de alta tecnología pero de un consumo no tan masivo. Hemos sufrido muchas dificultades para encontrarlos, al grado que los hemos tenido que obtener en pequeñas proporciones. ¡Esta compañía tiene 50, aquella tiene 120, aquella tiene 10, aquella tiene 2, aquella tiene 1,000! Bueno, 1,000 en ningún caso, lo más que hemos tenido de una sola fuente han sido 200. Mañana (4 de abril), se van dos aviones a China a traer mayormente PPEs. En un par de días se van a traer ventiladores. Hoy tuvo una teleconferencia el presidente mexicano con el presidente chino. El canciller, Marcelo Ebrard, está haciendo una búsqueda exhaustiva por todo el mundo [de ventiladores]. Estamos trabajando desde hace 10 días en utilizar los prototipos tecnológicos no solo en el MIT, sino otros que había en México. Descubrimos que hay siete prototipos [de ventiladores] en México en un avanzado estado de desarrollo, pensando en la posibilidad de que durante las diferentes fases podamos obtener más ventiladores.

RE: México es uno de los pocos países de América Latina con el tipo de infraestructura de fabricación que se podría reutilizar para la manufactura de estas máquinas. Muchos estadounidenses tienen optimismo de que estas fábricas mexicanas produzcan ventiladores para los Estados Unidos. ¿Debería el gobierno mexicano tener un problema con esta posibilidad de que las fábricas en México produzcan ventiladores para otros países cuando este país no tiene suficiente?

HLG: Una vez que logremos nuestra necesidad, no veo el problema. Pero obviamente vamos a priorizar nuestro consumo interno. Todavía no tenemos una masiva respuesta del sector industrial, pero hemos tenido algunos positivos. Los fabricantes de automotores, Volkswagen, Audi, están ofreciendo la ayuda. Otros en menor escala, como los maquiladoras de la zona norte, están ofreciendo ayuda. Hay una empresa que ya fabricaba ventiladores, una empresa francesa, que está en Tamaulipas.

RE: ¿Piezas de ventiladores?

HLG: Ensamblarlo, a partir del prototipo, ensamblarlo. Hasta donde llega mi entendimiento, la parte tecnológica de los microcomponentes no es un gran reto, sino luego ya ensamblarlo. En este momento, como digo, tenemos siete prototipos en estudio. Uno de ellos es el del MIT. Hemos involucrado a universidades públicas, universidades privadas. Las propias instituciones de salud, el instituto de nutrición, el Instituto Mexicano de Seguridad Social están corriendo simulaciones, hay experimentos en animales, en las últimas 72 horas ya hay experimentos en modelos porcinos, ya para el fine-tuning del último asunto.

RE: ¿De dónde vendrán los médicos y enfermeras adicionales que México requiere?

HLG: Se abrió una convocatoria, que se llama “médicos para el bienestar” pero también incluye enfermeras, incluye personal de psicología y químicos. Ese proceso de reclutamiento empezó. Asumimos que vamos a tener el influjo de dos clases: el joven que acaba de graduarse y a quien le damos un progreso rápido, no a la graduación pero sí a la especialización, y el retirado que quiere regresar ayudar el país. Hicimos esta llamada antes de que comenzara covid-19, y ya teníamos cerca de 3,500 reclutas, la meta es 45,000. Y ahorita lo aceleramos con covid-19. Hoy me preguntaron qué pasaría con los veteranos, siendo población de más riesgo de complicarse por covid-19. La visión es que vengan, pero obviamente no pueden estar en la línea frontal de covid-19, pero si pueden reemplazar a alguien más joven y liberar a ese alguien para que atienda a pacientes de covid-19.

RE: ¿Y los médicos cubanos?

HLG: No lo descartaría yo. No hay un plan específico en este momento, pero no lo descartaría. Seguramente se va a prestar a la controversia política si la implementamos, pero no descartaría la asistencia de Cubanos o cualquier otra parte del mundo que podría asistir. Medicos del Mundo, Médecins Sans Frontières, no lo descartaría.

RE: Muchos países siguen un camino similar hacia la cuarentena total. Comienzan pidiendo a los ciudadanos que hagan lo correcto y se queden en casa, y terminan obligando a los ciudadanos a hacer lo correcto. México está en la etapa de pedir amablemente a sus ciudadanos “quédate en casa”. ¿Qué pasa después? Seguramente tiene otros planes si esto no es suficiente.

HLG: Formulamos nuestra recomendación para que no fuera dirigida al ciudadano, fue dirigida al sector económico. Y eso hace una gran diferencia. Nuestra orden por parte del secretario de salud es suspender temporalmente la actividad laboral. Eso tiene dos o tres elementos detrás. Uno: si uno se dirige al ciudadano, uno tiene que asumir que hay una historia previa de apego a la ley. Y sabemos que México es un país que en los últimos 30 años ha estado muy afectado por fenómenos de criminalidad que surgen de la desigualdad socioeconómica, la funesta guerra contra el narcotráfico que decretó un presidente hace dos mandatos. Eso totalmente ha distorsionado el sentido del cumplimento de la ley. No perdamos de vista la corrupción también como un fenómeno histórico que ha minado la capacidad pública de ejercer la ley. A diferencia de quizá, no sé si soy demasiado optimista, la mayoría de los países europeos de occidente.

Ese es un factor, el otro factor es la enorme desigualdad económica en el país. Entonces, si uno hace la medida dirigida al ciudadano, uno es igualmente astringente con el vendedor ambulante, el taquero de la esquina y la señora con sus elotes, que con el dueño de una empresa multinacional, el que va a sufrir las consecuencias peores es el primero no el segundo. Entonces, diseñamos la intervención para que se fuera destinada a los sectores productivos, porque los sectores productivos, al suspender actividades, en cascada van teniendo una desmovilización masiva. Estrictamente hablando, no hay que perder de vista que la meta es mitigación, no contención. Y entonces, la intervención se erosiona, porque el taquero de la esquina, si no sale, se muere de hambre él y su familia. Y va a haber un cierto número de personas que van a permanecer en movilidad, además de los que son esenciales. Pero la suma de suspender las escuelas, suspender los trabajos formales, y suspender los trabajos del gobierno, da un volumen muy grande poblacional. Lo habíamos estimado en 65m de inmovilidad. Eso tiene un efecto positivo.

RE: ¿Eso será suficiente? Muchos países están concluyendo que no se puede alcanzar un nivel suficiente de “desmovilización” sin tener un nivel suficiente de compensación financiera para mantener a todos en casa.

HLG: Es un excelente planteamiento, yo creo que en las próximas fechas vamos a empezar a ver las acciones económicas de mitigación. Ayer el presidente se reunió con Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo de Coordinación Empresarial. No conozco los específicos de lo que sea acordó, pero estoy en conocimiento que Secretaría de Hacienda, Secretaría de Economía, ya tienen planes para la compensación en el sector productivo.

RE: Muchos países emergentes del mundo también están preocupados de que esta desmovilización provoque un éxodo de las ciudades de migrantes, quienes regresarían a las aldeas, posiblemente con covid-19. ¿Le preocupa que este tipo de movimiento de población pueda propagar el virus más allá de los centros urbanos?

HLG: Sí, lo consideramos. De acuerdo a las estadísticas demográficas, en los años setenta y ochenta, la sociedad campesina empobrecida que mandó a la gente a vivir a las ciudades fue un fenómeno relativamente reciente que tenía un fenómeno de retorno muy grande. Desde los años ochenta hasta la fecha, ya se volvió una migración estable en las ciudades, en México o hacia el exterior. Internamente es improbable que [veremos], en grandes números o en una proporción pequeña, los que regresan al origen rural desde ciudades en México, incluida la Ciudad de México. Lo que sí puede ser un fenómeno es el retorno migratorio de los paisanos en los Estados Unidos que, expulsados por el temor a la epidemia allá, la falta de servicios que necesitan, y la necesidad de regresar al origen les haga venir a México.

RE: Con el máximo respeto al gabinete mexicano, ¿por qué es el gabinete y no el presidente el que anuncia algunas de las medidas más importantes que México ha visto en muchos años? ¿Es eso un reflejo del nivel de interés que tiene el presidente de este país en este tema?

HLG: Desde un inicio, el presidente quiso dejar muy clara una perspectiva que en otros países, nos parece, ha sido muy desafortunado que se haya desdibujado. Indudablemente, el Reino Unido, los Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania y Dinamarca tienen unas robustísimas comunidades científicas y técnicas en el área de salud, fuera del gobierno en las universidades pero dentro del gobierno las agencias de salud pública: CDC, Salud Pública de Canadá, Public Health England, etc. Como especialista en salud pública, me parece lamentable ver que comunidades técnicas, científicas tan robustas hayan sido desplazadas del espectro de toma de decisiones. Para dar paso a decisiones políticas que han gobernado, en no todos pero en muchos de estos países, el ritmo de las decisiones o incluso el contenido técnico de las decisiones.

En México me siento muy estimulado por el hecho de que tenemos un presidente que desde el inicio dijo: estas decisiones son científicas, son técnicas, y las toman los técnicos. Tuvimos la reunión del G20 hace una semana, tuve el privilegio de acompañar al presidente en la videoconferencia. Abrió su intervención diciendo: “Les comparto que en México las decisiones son de los técnicos.” No dudo que en los demás países se haya tenido en cuenta a los técnicos, pero si uno ve el resultado final tanto de la instrumentación de las medidas o su diseño, como del posicionamiento público, lo que ha privado es la dinámica política. Es la razón principal por que el presidente mantuvo: “Quiero dejar muy claro que esta es una decisión técnica y no política”. A su vez, estimamos que este enfoque tiene consecuencias positivas con respecto a la dinámica social y económica de las nuevas medidas. Y cierro con un ejemplo.

La medida, como conoce, dice que permanecerán abiertas las actividades esenciales. ¡Todo el mundo asume que es esencial! Entonces viene el sector siderúrgico, viene el sector de construcción, ¡la cerveza! En las últimas 72 horas los cerveceros se defendieron. La mejor defensa frente esas presiones ha sido mantenernos en lo técnico. No es una decisión política para marginar o discriminar a un sector o al otro. Es una decisión técnica y lo que queremos es que haya menor número de personas en el espacio público. Entonces, cualquier sector lo que puede es comprometerse con reducir sus operaciones al mínimo, entonces sería factible que permaneciera funcionando. Pero si un sector solo porque tiene poder económico, dice: “Yo quiero permanecer abierto aunque no quité las actividades administrativas superfluas, la mercadotecnia, etc.” bueno, no. Lo que nos ha defendido es lo técnico.

Soy el corresponsal en México con The Economist. Puedes seguirme en Twitter aquí.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More