Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Un nuevo esquema de participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas ||| Por L.C Y L.D DIEGO ARMANDO OROZCO JUÁREZ

153

Un tema controversial que surge a partir de la reforma a la subcontratación laboral es el reparto de utilidades para los trabajadores, pero, alguna vez nos hemos preguntado ¿En dónde tiene su origen?

Formalmente, la participación de utilidades apareció en una legislación en el Estado de Coahuila en 1916 y posteriormente en nuestra Constitución Política en el año de 1917, sin embargo, algunos historiadores indican que desde 1856 Ignacio Ramírez emitió el primer discurso respecto a este tema.

Partiendo de lo anterior, tenemos que hace más de 100 años este derecho ya se encontraba previsto en nuestra Constitución, el cual tiene como finalidad el que las empresas que generen utilidad les otorguen una participación a los trabajadores.

Aquí es importante mencionar, que esta obligación no recae únicamente en las empresas, pues ya ha sido criterio de diversos tribunales que está participación también corresponde entregarla a cualquier persona o entidad económica que genere utilidades objeto del Impuesto Sobre la Renta; está participación corresponde a un 10% de la utilidad que genere la empresa.

Esta repartición deberá efectuarse dentro 60 días posteriores al pago del Impuesto Sobre la Renta declarado de forma anual de conformidad con lo establecido en el Artículo 117 de la Ley Federal del Trabajo.

Sin duda una interrogante que en el sector laboral surge es saber si los trabajadores eventuales también tienen derecho a esta participación, para ello conviene remitirnos al Artículo 127 de la misma legislación laboral, en el cual establece que los trabajadores eventuales también tendrán derecho a participar en dichas utilidades, siempre y cuando, cumplan con 60 días trabajados en el año declarado.

En corolario con lo anterior, y retomando la ya muy sonada Reforma a la subcontratación laboral, una de las determinaciones que a mí criterio favorecen en cierta medida a las empresas, son las limitantes de la Participación de los Trabajadores en las utilidades, pues el monto de utilidades a repartir máximo a cada trabajador es de tres meses del salario del trabajador, o bien, un promedio de participación recibida en los últimos 3 años, de acuerdo con aquello que beneficie más a los trabajadores.

Respecto a este nuevo esquema es fundamental señalar que el pago de la PTU, en términos de la nueva Reforma será aplicada hasta el ejercicio 2022, en la inteligencia que la normatividad para el ejercicio fiscal 2020 sigue vigente, pues las leyes que se reformaron no hacen alusión a ningún cambio, pues en todo caso, se estaría violando el principio de irretroactividad de la ley.

En corolario a lo anterior, desde mi particular punto de vista en materia de Reparto de Utilidades se benefician tanto al patrón como a los trabajadores, pues no debemos olvidar que en muchos casos, los empresarios optaban por un esquema de subcontratación laboral con la finalidad de no pagar cantidades exorbitantes y con esta reforma se topa el monto máximo a repartir.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo