Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

“Todavía falta mucho para pacificar al país”: a dos años de gobierno, AMLO reconoció aumento en homicidios y feminicidios

20

La herencia de inseguridad es un capítulo pendiente en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien, a dos años de mandato, reconoció el aumento en homicidios dolosos y feminicidios, delitos que han mostrado cómo la llamada cuarta transformación no ha podido revertir la violencia en el país.

Pese a que en su segundo informe de labores el presidente de la república presumió un avance y arrojó datos de disminución en ocho delitos de alto impacto, así como la percepción de inseguridad, dijo que todavía falta para que los mexicanos vivan en paz.

Sin embargo, López Obrador comparó las cifras de hace dos años, cuando gobernaba Enrique Peña Nieto, con aquellas arrojadas en los 11 meses de su segundo año de gestión. Es decir, no contrastó sus propios resultados obtenidos en 2019.

De enero a noviembre de este 2020, AMLO reportó que el homicidio doloso aumentó 3.8%, en comparación con el mismo periodo de 2018. A su vez, el feminicidio tuvo un incremento de 8.9% en los primeros 11 meses de este año, respecto al lapso referido; mientras que el delito de la extorsión, según la misma marca temporal, registró un alza considerable con 21 por ciento.

Se han registrado 777 feminicidios en el país, aunque es una cifra inferior de los reportado en el 2019, con 937 casos, el número de víctimas será mayor a lo sucedido en el 2018, cuando murieron 794 mujeres (Photo by CLAUDIO CRUZ / AFP)Se han registrado 777 feminicidios en el país, aunque es una cifra inferior de los reportado en el 2019, con 937 casos, el número de víctimas será mayor a lo sucedido en el 2018, cuando murieron 794 mujeres (Photo by CLAUDIO CRUZ / AFP)

De tal modo que la “cuarta transformación” no ha podido disminuir tres delitos de alto impacto respecto a como estaban en el último año de Peña Nieto.

“En mi gobierno, la autoridad no se asocia con la delincuencia, no hay impunidad para nadie y aunque todavía falta mucho para pacificar al país, sostenemos con hechos que se revirtió la tendencia a la alza en la mayoría de los delitos que se cometían”, refirió el mandatario desde Palacio Nacional.

Respaldado en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), AMLO dijo que el año pasado hubo menos homicidios que en 2018, de forma general. Sin embargo, en 2019 se registró el récord de más asesinatos (los homicidios dolosos) contabilizados para 12 meses en la última década con 34,582 casos.

“Informo que en los 11 meses de este año, en comparación con el mismo periodo del 2018, los delitos del fuero federal se han reducido en 30% y en general de 11 delitos de alto impacto del fuero común, ocho han presentado una disminución considerable. Por ejemplo, el robo a casa habitación se ha reducido en 23%, el robo a transeúnte en 30%, el robo en le transporte público colectivo en 42%, el robo en transporte público individual 8%, el robo de vehículo, 35% menos; el robo a transportistas; 26% el robo a negocios 15%; y el secuestro ha bajado 29 por ciento”, destacó.

 López Obrador comparó las cifras de hace dos años, cuando gobernaba Enrique Peña Nieto, con aquellas arrojadas en los 11 meses de su segundo año de gestión. Es decir, no contrastó sus propios resultados obtenidos en 2019 (Foto: Presidencia)López Obrador comparó las cifras de hace dos años, cuando gobernaba Enrique Peña Nieto, con aquellas arrojadas en los 11 meses de su segundo año de gestión. Es decir, no contrastó sus propios resultados obtenidos en 2019 (Foto: Presidencia)

Por otra parte, dijo que en el combate a grupos delictivos se respetan los derechos humanos. Comparó el índice de letalidad de su gobierno con el registrado entre 2011 y 2012, cuando gobernaba Felipe Calderón y se implementaba una estrategia de combate frontal contra los cárteles de la droga, mediante la captura de líderes y operativos constantes hacia células criminales.

Esto, aseguró, mostraba una convicción de justicia y no de exterminio, de modo que para el restablecimiento de la seguridad se respeta la vida.

Las fuerzas federales no cometen masacres ni se remata a heridos; por ejemplo, en 2011 y 2012, en plena guerra contra el narcotráfico, en enfrentamientos con militares y marinos, hubo mil 750 civiles heridos y detenidos, y 2,459 fallecidos en estos enfrentamientos; es decir, un índice de letalidad de 709 personas más que perdieron la vida.”

“En cambio, en los dos años que llevamos en el gobierno, 631 personas han sido heridas y detenidas, pero solo han muerto en esos enfrentamientos 507, o sea, el índice de letalidad es de 124 fallecidos menos; en otras palabras, a diferencia de antes, la proporción de muertos es inferior a la de heridos y detenidos”, explicó el presidente.

México vive una ola de violencia sin precedentes (Foto: EFE/Archivo)México vive una ola de violencia sin precedentes (Foto: EFE/Archivo)

De acuerdo con cifras del gobierno federal, 52% de los 29,182 homicidios acumulados en 2020 están concentrados en seis entidades del país: Guanajuato con 3,821, Baja California con 2,398, el Estado de México con 2,384, Chihuahua con 2,357, Jalisco con 2,181, y Michoacán con 2,011. Destacan además los casos de Tijuana, en Baja California, y Ciudad Juárez, en Chihuahua, que han acumulado 1,513 y 1,233 homicidios, respectivamente.

En lo que va del presente año, hay registro de 32,882 víctimas de homicidios dolosos y feminicidios, en el mismo periodo del 2019 fueron 32,656 personas que perdieron la vida por la misma causa. El acumulado de ambos periodos da un total de 65,539 decesos.

Hasta el mes de octubre, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad (SESNSP) reportó que se han registrado 777 feminicidios en el país, aunque es una cifra inferior de los reportado en el 2019, con 937 casos, el número de víctimas será mayor a lo sucedido en el 2018, cuando murieron 794 mujeres.

Para la administración de López Obrador, el combate a la delincuencia y el crimen organizado se ha centrado en lo que define como atender las causas sociales que posibilitan que las personas se involucren en los ilícitos; por ejemplo, la falta de oportunidades de empleo y educación; para lo cual se han destinado programas como becas o de impulso a la economía local.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo