Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Terror en Misión las Flores y Palmas en Playa del Carmen

561

Karla Patricia Rosas Corona administra las áreas comunes de 8 privadas en Playa del Carmen, en cada una de ellas, roba, comete fraude, confronta a los vecinos y a quien se opone, ordena golpearlos; hay dos asesinatos sin resolver que se relacionan, todo al amparo de la FGE de Playa del Carmen y la policía local

PLAYA DEL CARMEN.- Imagine usted que la administradora de las zonas comunes de su privada comienza a acosarle; golpea su puerta una noche y le exige que la atienda.

Usted decide que no es la hora ni la forma y le responde que no lo hará. En respuesta, la administradora accede a su centro de carga eléctrica y corta el suministro.

Cuando usted sale a revisar, la administradora, el hermano de ésta y el guardia de seguridad le propinan una golpiza que lo manda directo al hospital.

Karla Patricia Rosas y su hermano Jonathan son acusados por los vecinos de diversas cerradas por presuntos actos fraudulentos y violencia. A pesar de las denuncias, algunas autoridades parece que se han asociado con ellos.
LA GENIALIDAD SOCIÓPATA
Ahora, trate de entender cómo, una vecina tiene la facilidad de hacerse pasar por propietaria de cuando menos 12 departamentos en el mismo número de cerradas de manera que en cada una de ellas se auto-designa administradora.

Eso es fácil cuando se tiene un “amigo” en la constructora “ARA”, de quien sólo se sabe su primer nombre: David, quien no sólo le dice qué departamentos están desocupados, cuándo se ocupan; que le regala la información personal de los nuevos dueños (número telefónico, nombre, profesión, ingresos, número de integrantes de su familia, toda la información que una persona entrega a la inmobiliaria para tramitar la compra).

Obvia señalar que, con base en la ley, compartir (traficar) la información personal de alguien es un delito, pero éste es uno de los muchos que, gracias a la corrupción, se pueden cometer sin consecuencias.

Más aún, que un empleado de ARA, le facilite a un tercero las llaves y la información de una vivienda ajena para que pueda simular ser vecino del lugar, suma delitos a la lista.

Karla Patricia Rosas Corona tenía un objetivo claro antes de conseguir encargarse de la primera cerrada: hacerlo en tantas como pudiera; consiguió 12, e ingresos mensuales de seis cifras.

Akumal, Garzas, Menta, Calderitas, Sauco, Kantenah, Palmas Nicao, Palmas Turquesa, Bali, HolBox, Xcalac, Villa Flamenco, Villa Garza son las privadas en las que Rosas Corona consiguió hacerse con la administración, inicialmente, simulando ser vecina, después, declarando que ella, su hermano, Jonathan Rosas Corona y eventualmente alguna de sus parejas, formarían parte de una empresa que unas veces se denomina “Crown” y en otras “Royal Residence”, en unas ocasiones aparece ella como responsable de la prestación de servicios y en otras, el hermano, pero todos los depósitos se concentran en la cuenta de Karla en el banco BBVA.

A pesar de los resultados sumamente violentos, Jonathan Rosas continúa impune, gracias a las omisiones e indolencias del personal de la FGE Playa del Carmen: “no podemos hacer nada”, es la respuesta acostumbrada de los servidores públicos.
NEGOCIO MILLONARIO
Por los servicios que presta, cobra entre 500 y 600 pesos mensuales por vivienda; cada cerrada tiene hasta 138 viviendas y la que menos, 80; promediemos 100 viviendas por cerrada, a 500 pesos, son 50 mil pesos por privada, por 12, le dejan ganancias por 600 mil pesos mensuales.

En el “mundo real”, menos los pagos que evidentemente estaría obligada a hacer como por ejemplo: la energía eléctrica de las zonas comunes, el sueldo de los trabajadores, las prestaciones de los mismos entre otros gastos pero, a decir de los denunciantes, sus servicios son un auténtico fraude, por lo que sus ganancias son mayores.

Recientemente, Karla obligó a los habitantes de una de estas cerradas a pagar 80 mil pesos a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), porque resulta que no había pagado por más de un año el recibo; pero la realidad, no fue por la falta de pago, fue porque la paraestatal encontró el “diablito” que le permitía a Karla robarse la energía, se ubica detrás de la caseta de vigilancia.

Pero también le han hecho auditorías y el resultado fue que, lejos de lo que ella asegura, no paga las prestaciones de los trabajadores y además, el jardinero es también el alberquero, el encargado de la entrada o vigilante.

LAS AMENAZAS, LOS GOLPES Y LA CORRUPCIÓN
Evidentemente, cada vez son más los vecinos que no están de acuerdo con los excesos, el acoso, entre otras irregularidades por lo que, dejan de pagar el mantenimiento.

Para obligarlos, Karla tiene varios remedios. El más usual, es pedirle a su hermano que “escarmiente” a los morosos y a sus detractores; las golpizas han sido de tal magnitud, que Jonathan cuenta ya con denuncias ante la Fiscalía General del Estado (FGE) y a pesar de que es del dominio público el lugar donde vive.

Pero los hermanos Rosas Corona cuentan con la protección del personal de la FGE Playa del Carmen y de la Policía municipal; una grabación en poder de este periodista que fue un mensaje de voz de un policía municipal a Karla evidencian lo dicho, además, coincidentemente, cada vez que existe un problema en alguna de las cerradas por el tema de las inconformidades, es la misma patrulla de seguridad pública la que acude al llamado.

Cuando los vecinos acuden a pedir justicia por los hechos denunciados, en la FGE les dicen que las amenazas, hostigamiento por teléfono, acoso y agresiones vía telefónica, no proceden.

Pero todos los ciudadanos que se inconformaron cuentan con puntual seguimiento de sus casos; hay quien por ejemplo, ya no habita su propiedad, cambió de estado, pero sí la renta, Jonathan acosa, golpea y hasta destruye la propiedad, se trata, de una “venganza”.

UN ASESINATO AL QUE NO SE HIZO JUSTICIA
Los denunciantes lo comentaron, pero ninguno se atreve a asegurar que tenga relación con Karla Rosas; se trata de una mujer asesinada que previo a desaparecer viva y luego aparecer sin vida, sostuvo una pelea con Karla, al grado de que hubo araños y golpes; según la FGE, el asesinato tendría relación con la delincuencia organizada y hasta allí dejaron el tema; no hubo investigación ni detención de responsables.

EL QUID DEL FRAUDE
Existe un ordenamiento, se denomina, Ley de Propiedad en Condominio de Inmuebles del Estado de Quintana Roo; ésta, determina, entre otras cosas, que la máxima autoridad entre los vecinos de propiedades en condominio, es la Asamblea, la cual se compone con los propietarios.

La Asamblea puede designar a un vecino como el administrador, en cuyo caso éste tiene la obligación de presentar reportes periódicos en los que aclare cómo se usaron los recursos que resultan de los pagos de “mantenimiento”.

En ningún caso la ley determina que al vecino que se haga cargo de la administración deba pagarse, es más, también ordena que ningún vecino debe permanecer con el encargo de la administración por más de dos años; el encargo es de un año y sólo se puede designar por un año más.

LOS TESTIMONIOS
Los documentos, testimonios, evidencias y demás en poder de este periodista, fueron proporcionados por vecinos inconformes; algunas entrevistas fueron presenciales, otras vía electrónica y hubo quien no quiso rendir su testimonio, porque temen correr la misma suerte que los golpeados o, peor aún, temen que las amenazas que les ha proferido y las cuales mostramos en este artículo, se cumplan, muchas de ellas son amenazas de muerte. En cualquier caso, han encargado que se diga que si algo les sucediera, hacen responsables a Karla y Jonathan Rosas Corona.

EL MENSAJE AL FISCAL Y A LA PRESIDENTA MUNICIPAL
Los vecinos están hartos por ser ignorados por el personal de la Fiscalía, de que la respuesta de esos servidores públicos sea que no pueden hacer nada, que no existe el delito de amenazas, de que las Carpetas de Investigación no se investiguen, que el personal de la Fiscalía proteja a los hermanos Rosas Corona.

A la presidenta Laura Beristain, que investigue de la venta de alcohol y cigarros al interior de las privadas por parte de los hermanos Rosas en contubernio con policías municipales quienes además les protegen.

Aún hay mucho que escribir, la autoridad tendrá mucho qué explicar sobre las omisiones que representa el sobreseimiento de las Carpetas de Investigación o la colusión de oficiales de policía con hechos delictivos.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo