Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Rotativo Liga ejecución al sindicato de taxistas

22

Según el periódico Por Esto quien se caracteriza por investigaciones del nacotrafico priva todo un desorden en el sindicato de taxistas “Andrés Quintana Roo” bajo el mando de Heidelberg Oliver Fabro, quien ha dejado el paso abierto a la delincuencia organizada para que opere sin freno al interior del sindicato.
La ejecución del contador Manuel Antonio Leal Zapata se encuentra ligada a ese tema y su amante Candy Núñez Santoyo no sólo obtuvo el control de la gasolinera del sindicato, sino que desapareció con todo el dinero, y por un día la estación de servicio no pudo operar por no tener recursos para pagar el combustible.
La tarde del sábado, el cuerpo de Manuel Antonio Leal Zapata fue entregado a sus familiares, después de que se reportara su fallecimiento por la mañana en el hospital del IMSS de la avenida Cobá.
Leal Zapata permaneció hospitalizado cinco días, tras haber sido lesionado con disparos de arma de fuego cuando se encontraba en su domicilio ubicado en la Región 91.
Una de las principales líneas de investigación que sigue la Policía Judicial del Estado (PJE) y que se derivó de la declaración ministerial de la esposa del occiso, es la relación extramarital que sostenía el contador con una mujer identificada como Candy Núñez Santoyo.
Esta a su vez, al parecer, tiene relaciones con personas ligadas a la delincuencia organizada y por ello, es buscada por la policía.
Hasta ahora, la mujer no ha sido localizada después de que desapareciera llevándose el dinero de la gasolinera del sindicato de taxistas “Andrés Quintana Roo”.
Por un día, la estación de servicios no estuvo operando al no haber recursos para el pago del combustible.
La mujer fue designada como encargada de la gasolinera, al ser propuesta por Leal Zapata con quien sostenía una relación sentimental, y él, pasó a ser auxiliar de Heidelberg Oliver Fabro, secretario general del sindicato de taxistas.
El desorden que desde hace tiempo prevalece en el sindicato de taxistas “Andrés Quintana Roo” ha dejado la puerta abierta no sólo a actos de corrupción por parte de la misma directiva, sino que además permitió el libre acceso a la delincuencia organizada para operar dentro del sindicato.
Las unidades usadas para el servicio de taxi se convirtieron poco a poco en el medio de transporte de sicarios y narcomenudistas y varios conductores, se convirtieron en choferes de jefes de células delictivas.
De igual forma, muchas de las unidades emplacadas como taxis son vehículos que cuentan con reporte de robo y pueden circular sin mayor problema.
Lo mismo pasa con los operadores que son dados de alta sin verificar si cuentan con antecedentes penales o si los documentos que presentan son falsos.
Un trabajo del que se sostienen cientos de familias, se vio así manchado por el crimen organizado, sin que el líder sindical Heidelberg Oliver Fabro haga algo para poner un freno a esta situación, sin importarle cómo afecta a sus agremiados

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More