Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Red Sox logran el noveno titulo con temporada de ensueño

24

The Price is right…… y no es por el show mamila en televisión que consiste en atinarle a los precios de diversos artículos. Es David Price, quien junto con Steve Pearce llevó a los Medias Rojas de Boston a su novena titulación en Serie Mundial  en trece apariciones.

Boston, el equipo que estuvo “maldito” por el Bambino (pero más por la ineptitud de sus dueños y gerentes) y que tuvo que esperar entre 1918 y 2004 sin campeonatos, han superado a los Gigantes de San Francisco como el equipo con más títulos en el siglo XXI

David Price, un tipo que se había hecho fama de ganar juegos en temporada regular y perder los buenos, los de la postemporada, gana hoy el bonito, completando una Serie Mundial que podría hacerle pensar en optar por la cláusula de salida del contrato que actualmente tiene. Y le sobran motivos para enamorar, pues aquí trajo a los Dodgers como loros a toallazos pese a que comenzó el encuentro permitiendo un cuadrangular a primer pitcheo a David Freese. Laboró por siete entradas con un bateador de tres hits, cinco ponches y dos bases para apuntarse su segunda victoria del Clásico de Otoño, con score de 5 carreras por una.

Desgraciadamente, el MVP no fue para el, sino que recayó en otro que se quitó maldiciones y de quien si Usted hubiera dicho en la primavera que este sería el final de su temporada, le hubieran dicho a Usted que dejara las drogas. Su nombre? Steve Pearce, que se fue dos veces para la calle, en la primera y en la octava con tres producidas, rubricando una tremenda Serie Mundial en que dió cátedra de manejar como maestro las situaciones durante cada uno de sus turnos.

Alex Cora se convierte en el quinto manager de primer año en conducir a su equipo al campeonato, uniendo su nombre a Bucky Harris, Eddie Dyer, Ralph Houk y Bob Brenly en ese exclusivo club. No fue fácil para el boricua. Tuvo que llegar a recuperar el clubhouse que la indolencia y la afición por las reporteras de la fuente mostradas por su antecesor John Farrell habían podrido completamente. Tuvo que recuperar la actitud de Price, que estuvo a punto de golpearse con los comentaristas del club el año pasado, tuvo que darle confianza a Pearce cuando venía llegando, tuvo que asimilar al grupo a J D Martínez y tuvo que vencer en el camino a la Serie Mundial a dos equipos de cien victorias. No es asunto menor y el oriundo de la Isla del Encanto debe estar orgulloso de lo realizado.

Del otro lado, los Dodgers deberán reconsiderar su desmedida afición al numerito y a controlar al manager desde su oficina. Cada quien se gana 800 mil dólares como puede y quiere, pero creemos que Roberts, por como jugó, es mejor que eso y debe exigir que le suelten la correa y lo dejen ser, aunque para ello deba aprender a dejar de ser un Farinelli.Pese a los resultados que tanto le cacarea la propia oficina, de los que el campeonato del mundo está ausente, Roberts no debe confiarse, pues como dijera Don Fernando Marcos, quien por conservar el empleo pierde la dignidad, termina perdiendo dignidad y empleo y eso puede pasarle, pues si les viene bien a Farham Zahadi y a Friedman, Morocco Topo hará la metamorfosis de títere a chivo expiatorio.

Honor a quien honor merece, el campeonato sabe a langosta y clam chowder y hay que disfrutar a un campeón del mundo que vuelve a la vida un beisbol un poco más tradicional y con menos estadísticas.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy