Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Raúl González, ex fiscal del Caso Colosio es nuevo presidente de la CNDH

44

El pleno del Senado de la República aprobó por mayoría calificada a Luis Raúl González Pérez, esto es con 97 votos a favor, de los 107 senadores presente -26 sufragios por encima de lo requerido-, como nuevo presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a partir del 15 de noviembre del 2014 hasta el 14 de noviembre del 2019.

Inmediatamente, el presidente de la Mesa Directiva, el senador Miguel Barbosa Huerta le tomó la protesta de ley. Lo flanquearon las senadoras Arely Gómez y Diva Gastélum del PRI, Adriana Dávila, del PAN y Angélica de la Peña, del PRD, de las comisiones dictaminadoras.

El plenario prorrumpió en aplausos. Luego subió a la tribuna y saludó a los integrantes de la Mesa Directiva con quienes se tomó una foto. Al bajar, fue escaño por escaño para agradecerles a los legisladores, quienes le desearon parabienes. No hubo entrevista.

El nuevo ombudsman es licenciado en Derecho por la UNAM, con posgrado de Estudios Avanzados en Derechos Humanos, en Madrid. Cursa actualmente el doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de España.

Se desempeñó como director general de Gobierno en la Secretaría de Gobernación y subprocurador en la Procuraduría General de la República. Fue el último fiscal en el caso Colosio. Se desempeñaba como Abogado General de la UNAM. Pidió licencia para contender por la presidencia de la CNDH.

También trabajó durante 12 años en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos donde ocupó diversos cargos: Primera y Segunda Visitaduría General; como secretario técnico del Consejo Consultivo; en la dirección general de Asuntos Indígenas; director general del Programa de Agravios a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos.

Previo, en las comisiones unidas de Derechos Humanos y Justicia del Senado de la República se aprobó el dictamen en el que se propone a Luis Raúl González Pérez, Mauricio Farah Gebara y Sara Irene Herrerías Guerra, como candidatos para ocupar la presidencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para el lustro 2014-2019.

Esta terna avalada en las comisiones que encabezan los senadores Angélica de la Peña y Roberto Gil Zuarth, se sometió minutos más tarde la consideración del pleno senatorial en su sesión ordinaria de este jueves.

El debate se inició a las 13:16 horas con la presentación del dictamen por los dirigentes de ambas comisiones senatoriales: Angélica de la Peña y Roberto Gil Zuarth, respectivamente. Concluyó este debate a las 15:35 horas con la toma de protesta del nuevo defensor de las garantías individuales para el próximo quinquenio. Tomó dos horas con 39 minutos, el cambio de estafeta en la CNDH.

En la reunión de comisiones unidas, la senadora priísta Diva Hadamira Gastélum informó que Miriam Cárdenas Cantú, candidato de su bancada decidió retirarse de la contienda por lo que su grupo parlamentario se sumó a la propuesta de PAN y PRD.

Posicionaron a sus respectivas bancadas Layda Sansores, del PT; Pablo Escudero, del PVEM; por el PRD, Dolores Padierna y por el PRI, Diva HadamiraGastélum.

Participaron en la discusión los senadores Fidel Demédecis, del PRD; David Monreal, del PT, Mely Romero, del PRI; Zoé Robledo, del PRD; Mariana Gómez del Campo, del PAN y Arely Gómez, del PRI.

Pasadas las 15 horas se aprobó en votación económica el dictamen con la terna y se procedió al escrutinio de las cédulas.

Se recibieron 107 votos de los cuales 2 fueron para Mauricio FarahGebara; 97 a favor de Luis Raúl González Pérez; 2 para Sara Irene Herrerías Guerra; 4 nulos y dos en contra de la terna, cantó la secretaria de la Mesa Directiva, la senadora priísta Lilia Merodio Reza a las 15:23 horas.

Y doce minutos después, se le tomó la protesta al nuevo presidente de la CNDH.

Capaz de privilegiar el diálogo

Al presentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, senadora Angélica de la Peña, comentó que a quince años de que se constituyó como organismo autónomo la CNDH, todavía tiene pendiente muchas situaciones que llevan a la afrenta de los derechos humanos, a violaciones graves: desaparición forzada de personas; ejecuciones extrajudiciales, problemas en los que queda mucho por caminar antes de lograr que entre en pleno vigor el nuevo sistema penal.

Consideró preocupante las situaciones que viven los migrantes; también los desplazados en el propio territorio; la persecución de periodistas y defensores de derechos humanos; la violencia contra mujeres y niñas y los derechos de los pueblos indígenas que siguen sin cumplimentarse.

Del nuevo ombudsman dijo que debe ser capaz de privilegiar el diálogo respetuoso con sus homólogos en las 32 entidades federativas y con las organizaciones defensoras en toda su diversidad.

“Debemos pensar la CNDH como una defensoría del pueblo y desde el primer día de la asunción de quien vayamos a elegir en unos momentos más, debe trabajar por la construcción de la legitimidad social que requiere para que está a la altura de la crisis que vive el país”.

Escrupuloso proceso

Y el presidente de la Comisión de Justicia, el senador Roberto Gil Zuarth, de este proceso dijo que fue no solamente escrupuloso sino cuidado en todos sus aspectos: constitucional y legal de la publicidad en cada una de sus fases; el rigor para analizar los perfiles; la objetividad para tratar a todos por igual y sobre todo, la necesidad de privilegiar un perfil en la toma de decisiones sobre la persona que resulte electa.

Subrayó que quien resulte electo esta tarde, “recibe un mandato claro de consenso, cargado de esperanza del pueblo de México en la mayor crisis que ha vivido el país en materia de derechos humanos”. Tendrá la encomienda inmediata de atender los casos que lastiman a México.

De Ayotzinapa y Tlatlaya, comentó que deben ser la prioridad del nuevo titular para encontrar la verdad, reparar el daño, fincar las responsabilidades y sobre todo, garantizar que nunca más se repitan hechos como estos.

Recibe una CNDH dañada

Al fijar la posición del Grupo Parlamentario del PRD, la senadora Dolores Padierna Luna dijo que el nuevo titular de la CNDH recibe una institución seriamente dañada en su credibilidad e incapaz de cumplir la encomienda que tiene asignada en nuestra democracia.

Enfatizó que los más reputados organismos de derechos humanos en el mundo cuestionaron seriamente el papel de la Comisión, sobre todo en los últimos tiempos en que vivimos una verdadera crisis humanitaria.

“Sobran ejemplos del comportamiento mediocre, omiso y hasta cómplice de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos encabezada por Raúl Plascencia Villanueva”. Mencionó el caso del menor Luis Alberto Tehuatli, en Puebla y el de Tlatlaya, este último, una prueba más de su supeditación a los poderes federal y estatales y de su obsecuencia frente a los abusos de autoridad además de un claro incumplimiento de su mandato constitucional.

Observatorio Legislativo

Por el Grupo Parlamentario del PAN, la senadora Adriana Dávila Fernández destacó que en un complejo difícil y crispado marco social, el Senado se dispone a elegir al nuevo titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Resaltó que la CNDH no arranca de cero. Hay trecho recorrido, camino construido. Quien asuma el cargo no debe descalificar sino rescatar los aspectos positivos de la administración saliente.

Urgente corte de caja

Por el PRI, la senadora Diva Gastélum Bajo, resaltó que México vive un momento muy difícil, en donde no se debe endosar solamente a una persona el resolver una de las problemáticas más serias que vive el país.

Habló de la responsabilidad del Senado en ser el observador permanente de la conducta que asuma a quien con su voto le dará la mayoría de los partidos representados en la Cámara Alta.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo