Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Ramón Ramírez, el jugador que volverá al fútbol a los 50 años

268

Ramón Ramírez es el gran fichaje del Atlético Ensenada y la carta relevante de la nueva Liga de Balompié Mexicano (LBM); una competición con miras de ser alterna a la Liga Mx, contraparte que lleva 77 años en el negocio.

El ex futbolista será director deportivo del club bajacaliforniano y figura como la contratación más atractiva de un proyecto cuestionado por su solidez económica e infraestructura deportiva.

Para el “Nayarita”, que tiene 50 años y 13 de haberse retirado; es una oportunidad de recomenzar en el deporte que lo consagró.

Ramírez tuvo sus mejores días con las Chivas del Guadalajara (Foto: Twitter@HistoricosGDL)

Ramírez tuvo sus mejores días con las Chivas del Guadalajara (Foto: Twitter@HistoricosGDL)

Este es un recorrido por su trayectoria:

Jesús Ramón Ramírez Ceceña jugó 5 finales de Primera División y sólo ganó una.

Jugó su primer partido con la Selección a los 22 años, pero le fracturaron la rodilla 11 días después.

Solo lo expulsaron una vez con el representativo nacional, pero fue en un mundial.

Se consagró en el Guadalajara, pero lo vendieron al América.

Probó suerte en Tigres de la UANL, pero no figuró. A su paso por el club norteño fue su participación en un accidente automovilístico donde murieron 4 integrantes de una familia.

Regresó a Chivas, intentó recuperar su nivel y llegó a una final, pero la perdió contra Pumas.

Fue elegido para capitanear el proyecto de Chivas USA, pero el equipo tuvo la peor temporada, él se lesionó y ya no volvió sino para anunciar su retiro.

Todos esos momentos difíciles fueron claves en la destacada carrera del deportista, a lo largo de 19 años.

 

El jugador tuvo el peor momento de su carrera cuando participó en un accidente de auto en el que murieron cuatro personas (Foto: Cuartoscuro)

El jugador tuvo el peor momento de su carrera cuando participó en un accidente de auto en el que murieron cuatro personas (Foto: Cuartoscuro)

 

De Nayarit a la Comarca Lagunera

Ramón Ramírez debutó profesionalmente a los 19 años en el Coras de Tepic, equipo de segunda división donde jugó las temporadas de 1988-1990. Así, participó en el club de su estado, Nayarit; tierra que lo vio nacer el 5 de diciembre de 1969.

Su primer equipo en Primera División pudo ser Cruz Azul o Monterrey, pero el club que más se interesó fue el Santos Laguna, que para finales de 1980 y mediados de 1990, pasaba una crisis futbolística y buscaba no descender.

En la Comarca Lagunera debuta de local en un torneo de copa, el 22 de agosto de 1990. Su rival, el club que años más tarde sería su favorito y donde se consagró: las Chivas Rayadas del Guadalajara.

En el torneo de 1990-1991, Ramón Ramírez marcaría su primer gol contra el América al minuto 38, para igualar momentáneamente el marcador a 2 dianas; en un juego de la jornada 5 que terminaría empatado a 3 tantos. Según datos de la Rec.Sport.Soccer Statistics Foundation (RSSSF).

Un día antes de su cumpleaños 22, el “Hijo de Tepic” jugaría 21 minutos vistiendo por vez primera la camiseta de la Selección Nacional. En aquel amistoso disputado en León, Guanajuato, México ganó 3 a 0 frente a Hungría.

 

La primera vez que vistió la camiseta del seleccionado nacional fue un día antes de su cumpleaños 22 (Foto: Twitter@futbolsapiens)

La primera vez que vistió la camiseta del seleccionado nacional fue un día antes de su cumpleaños 22 (Foto: Twitter@futbolsapiens)

 

La lesión que lo dejaría fuera 9 meses fue una barrida a su rodilla izquierda, propinada por el americanista Carlos Alberto Carrillo. Eso le impidió participar en las Olimpiadas de Barcelona 1992, después de que había cumplido todo el ciclo olímpico.

El jugador declaró en una entrevista a JugoTv que una motivación para recuperarse era la promesa que había hecho por su madre, “yo me hice la promesa de que no volvería a ver a mi mamá ni iba a regresar hasta que no me viera nuevamente en las canchas”, mencionó.

En el tiempo de recuperación evitó encuentros y mantuvo una comunicación distante con ella, hasta que finalmente volvió a las canchas más fortalecido que antes.

Tal vez a ese espíritu de lucha se deba qué 1993 fue su año más fructífero con la Selección Mexicana, pues marcaría los 5 tantos que representan el mayor número de goles por año con el representativo de su país.

Con Santos, Ramón Ramírez clasificó ese mismo año del 93′ en la primera liguilla para el club y llegó a la final que perdieron 2 a 1 contra Tecos, en tiempos extra. En esa generación jugó con destacados referentes como Héctor Adomaitis, Richard Zambrano, Daniel Guzmán y Rubén Martínez Núñez .

Después de llegar a la final en la temporada 93-94, los directivos del club lagunero le propusieron ir al “draft” sin que ello representara una salida obligatoria. Al principio le comentaron que su traspaso estaba casi concretado con el América, pero, finalmente, su destino estuvo en Guadalajara.

Como seleccionado, Ramírez Ceceña participó en la Copa América de Ecuador 1993, ahí, marcó el segundo gol en semifinal frente al anfitrión, al minuto 54. México ganó 2 a 0, pero perdería la disputa por el título por marcador de 2 a 1 contra Argentina.

 

Su llegada a Chivas lo cubrió de gloria (Foto: Twitter@HistoricosGDL)

Su llegada a Chivas lo cubrió de gloria (Foto: Twitter@HistoricosGDL)

 

El zurdo que cayó con el pie derecho en las Chivas

Ramón Ramírez llevaba 107 partidos y 13 goles en Primera cuando arribó a Guadalajara. Llegaba como una contratación bomba y era la pieza faltante al grupo conocido como las “Super Chivas”.

El nayarita jugaba de medio por izquierda y su estatura de 1.72 no le había impedido abrirse paso ante cualquier rival. Llegar a uno de los clubes más populares de México, sin embargo, le imponía respeto.

En 1993, el club tapatío atravesaba por una crisis económica severa. Eso le impedía contratar jugadores y cimentar sus fuerzas básicas.

Entonces, llegó Salvador Martínez Garza, un empresario de aceites y lubricantes. El aficionado chiva firmó un arrendamiento que significó un rescate al club y pudo conformarse un equipo con buenos jugadores.

Estaban figuras como Eduardo Fernández, portero de selección nacional; Carlos Turrubiates, defensa figura en León; en la media: Alberto Coyote, Alberto Guamerú García, y José Manuel de la Torre. Y en la delantera: Missael Espinoza y Luis Flores.

Todos dirigidos por Alberto Guerra, quien ya había dado un título al club en la temporada 1986-1987.

Pese al gasto millonario, el equipo no rindió frutos. Solo clasificaron al repechaje y fueron eliminados por Morelia.

A ese grupo llegó Ramón Ramírez como refuerzo estrella junto con su compañero santista Daniel Guzmán. Lograron acceder como líderes a las semifinales del torneo 1994-1995. Según consignó Omar Fares de El Diario NTR en 2015.

 

Con Cuauhtémoc Blanco protagonizó uno de sus momentos más célebres en la selección (Foto: Cuartoscuro)

Con Cuauhtémoc Blanco protagonizó uno de sus momentos más célebres en la selección (Foto: Cuartoscuro)

 

Para la temporada 1994-1995, el “hijo de Tepic” marcaría 6 tantos en 36 partidos y empezaría una gran asociación con Alberto Coyote.

De a poco, el jugador que se volvió referente con su número 7 y empezó a congeniar con la afición chiva. Pues no solo se distinguía por su técnica, sino por su pasión a la camiseta.

Esa pasión la mostraría en el clásico del 13 de noviembre de 1994, contra el cuadro americanista de Leo Beenhakker.

Aunque el partido quedó 4 a 3 a favor de los de Coapa, Ramón Ramírez anotó en dos ocasiones y tiempo después confesaría que esa derrota lo hizo estar más cerca de la afición, porque ambos se entregaron en el juego.

Si bien, Ramón Ramírez sería convocado al mundial de Estados Unidos 1994, este no tendría una participación relevante. Ese año solo marcó un gol en 10 de los 12 partidos en que participó. No obstante que el técnico nacional lo usaba como defensa izquierdo y no como centrocampista, posición donde figuraba y le valió el llamado a la selección.

En la temporada de 1994-1995 sería nombrado mejor centrocampista de la Primera División Mexicana de Fútbol.

Para 1995, destaca la participación del nayarita con 12 partidos como seleccionado nacional, marcando un solo tanto. Habría jugado en la copa América de Uruguay 1995; y la Copa Confederaciones en Arabia Saudita, donde México quedó en tercer lugar. Un año después sería campeón en la Copa Oro disputada frente a Estados Unidos. En la temporada 1995-1996, el jugador participaría en 43 juegos y marcaría 3 tantos con las Chivas.

La llegada de Ricardo Ferreti al club Guadalajara mejoraría el rendimiento del club.

Un ejemplo fue la revancha del clásico jugado en agosto de 1996. Las chivas golearon 5 a 0 a las águilas, lo que costó la salida del entrenador americanista, Ricardo La Volpe.

El mismo año, Ramón Ramírez sumó cuatro goles con el cuadro de la Selección Mexicana en 15 juegos convocados.

Para 1997 llegaría el primer título como entrenador para Ferreti, el primero para Ramón Ramírez y, el primero para el club en diez años de sequía.

El cuadro comandado por el “Tuca” disputaría la final a Toros Neza y las Chivas se impondrían con un marcador global de 6 a 1.

Así, Guadalajara conseguiría su décima estrella con el grupo de las “Super Chivas”.

 

De los 52 goles que marcó el nayarita en su carrera del fútbol mexicano, 11, los hizo en la temporada 1997-1998.

En el torneo de invierno 1998, el rebaño sagrado también llegó a la final.

El cuadro que entonces comandaba el “Tuca” tenía figuras como Luis García y Ricardo Peláez, delanteros sobresalientes en esa época. También estaban Marco Antonio Chima Ruiz, Claudio Suárez, Joel Sánchez, Jesús Cabrito Arellano. Además de Ramón Ramírez.

Las “súper chivas” llegaron en tercera posición con 34 puntos. Sus delanteros habían tenido un desempeño destacado, Luis García estaba en cuarta posición de goleo con 11 tantos y Ricardo Peláez en el sexto, con 9 dianas convertidas durante el torneo.

Pero Guadalajara perdió contra Necaxa en el estadio Jalisco en el partido de vuelta. El del llamado “jaliscazo” fue el último título de liga que conquistaron los hidrorayos.

Luego de la derrota ante Necaxa, el Guadalajara vendió a Ramón Ramírez al equipo que fue su rival:las águilas del América.

En términos numéricos solo disputó 18 partidos y anotó 3 goles con el conjunto azulcrema. En términos simbólicos se trataba de un acto de traición futbolística. El jugador ha dicho que el traspaso fue contra su voluntad.

Francia 1998 es el mundial donde Ramón Ramírez llegaría con más protagonismo. Ese año, el nayarita jugó 11 partidos y marcó un solo gol como seleccionado.

Aunque peleó durante los enfrentamientos de México, sus momento más marcados son dos.

Uno, el centro que da a Cuauhtémoc Blanco por la lateral izquierda y que el delantero marca en una especie de tijera horizontal y vence al portero de Bélgica. Con ese pase y ese gol, México ganaría su segundo encuentro de primera ronda, luego de la derrota 1 por 0 frente a Corea del Sur.

Dos, la expulsión frente a Holanda, cuando se le cruzó al árbitro, acción que el silbante interpretó como una agresión y le mostró la tarjeta roja. El equipo Europeo iba arriba por un gol, pero Luis Hernández terminaría empatando y, en consecuencia, México jugaría y perdería contra Alemania.

Del América, Ramón probaría suerte en Tigres, otro paso intrascendente, pues jugó 64 partidos hasta el 2001 y sólo marcó 2 tantos.

 

El 11 de diciembre del 2000, Ramón circulaba por el kilómetro 12.5 de la carretera Chapala en compañía de su esposa y su hija, procedentes de Tepic. Presuntamente, más de 100 kilómetros por hora en una vía donde eran permitidas 60 Km/h.

El futbolista iba rumbo al Aeropuerto Miguel Hidalgo de Guadalajara, para tomar el avión que lo llevaría a Monterrey a dejar a su familia y reportarse con la Selección Mexicana.

A las 08:25 horas, el Grand Voyager 99 que conducía habría impactado un Dodge Coronet 66 y lo partió a la mitad. En Dodge quedaron prensados Guillermo Efraín y Adonella Berenice Cazares, de 9 y 5 años, y su padre, Efraín Cazares Barbosa, quien falleció horas después.

Mientras que Evangelina Rodríguez de Cazares, madre de los menores y esposa del conductor (quien estaba embarazada), salió expulsada del Dodge, se proyectó contra el pavimento y fue atropellada por un Volkswagen Sedán blanco, muriendo al instante. Según consignó el periódico Reforma.

Aunque el jugador pagó una multa de 385 mil pesos, quedó en libertad, pero sujeto a juicio.

Finalmente, Ramón Ramírez fue absuelto en febrero de 2002.

El jugador sufrió lesiones en el tendón de aquiles y poco a poco se fue recuperando.

Después del accidente y de jugar con Tigres, el nayarita volvió al rebaño sagrado. Llegaría a otra final de Liga pero perdería en penales frente a Pumas en 2004.

En 2005 es enviado a comandar el proyecto de Chivas en Estados Unidos (Chivas USA); un cuadro que pretendía captar a la afición mexicana migrante con los colores de un representativo mexicano en la liga de fútbol de ese país.

Ese año jugó 31 partidos y anotó dos goles. Luego sufre una lesión y se pierde la temporada 2006.

En mayo de 2007 el “hijo de Tepic” anuncia su retiro de las canchas.

Diez años después, es Investido en la categoría Nacional y séptima generación del Salón de la Fama del fútbol.

Ramón Ramírez jugó 552 partidos en 6 equipos profesionales diferentes. Anotó 52 goles. Fue parte del equipo que ganó el campeonato de la copa Confederaciones en 1999.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo