Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Quinientos

29

No será empero que el benigno cielo, cómplice fácil de opresión sangrienta, niegue a la patria en tan cruel tormenta una tierna mirada de consuelo. –Andrés Quintana Roo, fragmento del poema 16 de septiembre.

Una mano alzada al aire cuyo índice apunta al cielo, una silla acojinada de piel en un gris opaco, un individuo durmiendo envuelto en una manta con el escudo nacional, un berrinche en tribuna, una lona cuyo mensaje intrascendente le remueve las tripas hasta al incauto enmascarado de culto, un salón de constantes abandonos, una guerra de pandillas coloridas que más que eruditos patricios asemejan a un montón de payasos con corbata. Para muchos, ese es el mapa mental que les viene a la mente cuando se habla de la Cámara de Diputados. Pues no faltaron los bufones que en aras del enaltecimiento personal, de su búsqueda por destacar, sus excesos o su falta de compromiso patriótico hicieron del Congreso una mofa, una costosa burla que sigue siendo cuestionada día con día por muchos mexicanos.

¿Qué fue de la Junta Suprema Nacional Americana de los insurgentes Hidalgo y Morelos? ¿Qué fueron de las grandilocuentes ideas de Fray Servando Teresa de Mier y Miguel Ramos Arizpe de refundar el Congreso? ¿Qué fue del sueño y materialización del Senado instituido por el Presidente Lerdo de Tejada? ¿Dónde quedaron los miles de litros de sangre derramada que hicieron del Congreso la mecedora de la cuna de lo que hoy llamamos orgullosamente Patria?

Con la llegada del mes patrio también comenzó una nueva legislatura, la LXIII Legislatura. Son quinientos mexicanos que tienen en su investidura la solemne responsabilidad de conducir el poder legislativo en México. Son quinientos mexicanos que en sus manos tienen los “sí” y “no” más trascendentales para el desenvolvimiento nacional. Son quinientos mexicanos con distintos orígenes, desde el más humilde al de apellido de abolengo, desde el iletrado hasta el doctorado, pero todos con profundo amor por México. Son quinientos mexicanos que representan la voz de un pueblo que espera de ellos un desempeño digno y responsable. Son quinientos mexicanos que trabajarán codo a codo para de su labor hacer República.

Señoras y señores diputados, de ustedes esperamos una actitud firme y contundente; no subyugar al poder legislativo bajo el poder ejecutivo; ser la voz airada de quienes representan; dejar de lado los entramados facciosos por la unidad republicana en favor de México; olvidarse de las diferencias ideológicas y unificarse en la solución a las carencias coincidentes del pueblo de México; que hagan del recinto legislativo el hogar del debate de las ideas y no una pasarela de improperios e incongruencias; que la tribuna sea para ustedes una herramienta para construir acuerdos y no un receptor de discursos de odio y; sobre todo, que dejen el circo a quienes día a día honrosamente hacen del trabajo de payaso un arte, pues a ustedes, a ustedes les corresponde hacer patria.

Ayer dieron muestra de inmadurez política quienes abandonaron el recinto legislativo al hacer uso de la voz una diputada “antagónica” a sus grupos parlamentarios, pues se negaron a escuchar a la portavoz de millones de mexicanos que también tienen derecho a ser escuchados y que en la LXIII legislatura son mayoría. No quiero hacer juicios apresurados, sólo me limitaré a decirle a los quinientos, que entiendan que su compromiso máximo es con su Nación y no con sus partidos. Sean críticos, democráticos y responsables, pues los sueños y anhelos de todos los mexicanos hoy se depositan en cada uno de ustedes, los quinientos. (@TruGMA)

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo