Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Que no se nos olvide las reformas penales fiscales ||| Por el L.C y L.D Diego Armando Orozco Juárez.

43

Si bien la reciente reforma en materia de subcontratación preocupa, lo contribuyentes no deben olvidar que hace más de un año, se instauraron en diversas legislaciones, una serie de reformas a efecto de perseguir delitos fiscales, pero lo más alarmante es que, bajo ciertos parámetros se estableció que diversas infracciones a las normas fiscales pueden ser constitutivas de amenaza a la seguridad nacional, al ser calificadas como delincuencia organizada.

Ante la actual vigencia de estas normas, es importante recordar cuales son las conductas en materia fiscal que pudieran derivar en esta situación y las recomendaciones para evitar incurrir en esta problemática.

Atendiendo a lo anterior, como primer punto, se enlistan de forma genérica cuales son los delitos fiscales más trascendentales:

  • Usen documentos falsos.
  • Proporcionar datos falsos para obtener devoluciones.
  • No lleven registros contables.
  • Omitan enterar retenciones.
  • Manifiesten datos falsos para compensar o acreditar.
  • Declaren pérdidas fiscales inexistente.
  • Defraudación fiscal.
  • Enajenen o Adquieren comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes

Si bien es cierto que las conductas realizadas por los contribuyentes pudieran derivar en este tipo de delitos, también es cierto que para que se tipifique como delincuencia organizada, el monto de lo defraudado deberá exceder de los 7.8 millones de pesos.

Es importante traer a colación las consecuencias más gravosas por ser sujeto a un procedimiento de delincuencia organizada como lo pudiera ser, la prisión preventiva oficiosa, la negativa a salidas alternas y la aplicación de la ley de extinción de dominio.

RECOMENDACIONES.

  1. Datos falsos para obtener devoluciones, compensaciones o acreditamientos: Se les recomienda a todos los contribuyentes que se abstengan de declarar información falsa en sus declaraciones para posteriormente iniciar tramites de devolución, así mismo en dado caso de haber ocupado alguna esquema de outsourcing o compra de facturas, las operaciones no podrían ser consideradas para cualquier tema de devolución de impuestos, misma situación que sucede con la compensación y/o acreditación.

  1. No llevar registros contables debidamente y/o omitir el entero de retenciones: Es fundamental que todas las empresas realicen sus declaraciones fiscales de forma correcta y oportuna, pues no debemos pasar inadvertido que con los nuevos sistemas que tienen al alcance las autoridades fiscales, pueden comparar de forma automática los datos manifestados en las declaraciones con los comprobantes fiscales emitidos y recibidos.

En razón de lo anterior, sugerimos que no se realicen declaraciones de ingresos inferiores que no coincidan con las facturas emitidas y/o Ingresos recibidos en cuentas bancarias; de igual forma no deberán declarar mayores deducciones a las amparadas en los comprobantes fiscales emitidos.

 

  1. Pérdidas fiscales inexistentes: Actualmente la autoridad tiene la facultad de presumir la trasmisión indebida de pérdidas fiscales por lo que con base al artículo 69 – B bis podría sustentar una querella cuando el contribuyente no pueda acreditar se obtuvieron las perdidas declaradas, por lo que recomendamos que bajo ninguna circunstancia se declare un perdida en falso con la finalidad de erosionar la base gravable, por qué esta conducta es constitutiva de delitos fiscales y si el monto excede de 7.8 millones será tratada con las consecuencias que trae la delincuencia organizada.

  1. Simulación de operaciones, Compra y venta de Facturas que amparan operaciones inexistentes (EFOS/EDOS): Sin que medie un proceso de revisión formal, el fisco puede presumir que una empresa esta facturando operaciones inexistentes a través del uso de sus tecnologías, pues haciendo un análisis a sus bases de datos, puede verificar que un contribuyente ha expedido comprobantes fiscales sin tener activos personal o infraestructura para prestar los servicios o enajenar bienes contenidos en los comprobantes fiscales.

Lo alarmante de esta situación es que si alguno de los proveedores aparece en alguna de las listas que emite el SAT a través de su portal o en el Diario Oficial de la Federación y no se atiende de forma debida y oportuna, puedes ser sujeto a una revisión fiscal en donde la autoridad rechace las deducciones y consecuentemente determinar un crédito fiscal.

Retomando el tema medular, es de recalcar que tanto el comprador como el enajenante de las facturas, podrían ser sujetos a delincuencia organizada cuando el monto de las operaciones  rebase los 7.8 millones de pesos, por lo que se sugiere verificar constantemente si su proveedor es fiscalmente confiable.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo