Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Caminos del Mayab Por Martín G. Iglesias ||| Quintana Roo en el subdesarrollo

12

La calidad de vida del quintanarroense hace dos años que viene en decadencia, no solamente por el tema de inseguridad, sino por la corrupción y la impunidad galopante que se da en las dependencias del gobierno del estado y en algunas de las municipales.

Perdimos nuestra calidad de vida al perder la tranquilidad por el alto índice de participación del crimen organizado en el proceso del crecimiento social; ya no hay paz en las cabeceras municipales, sin que hasta el momento ningún nivel de gobierno y ningún Poder del Estado haya dado resultados.

Una de las características del subdesarrollo es atraso en la construcción social, política y económica que se traduce en una serie de debilidades y consecuencias negativas para la demarcación que lo padece.

Lo podemos observar en las más de 75 mil familias de la zona maya, donde la pobreza es más evidente; pero no solo ahí, sino también en las periferias de los destinos turísticos como Cancún, Playa del Carmen, Tulum y Cozumel, donde la pobreza se observa a cualquier lado de las improvisadas calles que usted recorra.

Los teóricos coinciden que las consecuencias del subdesarrollo son claras y difíciles de controlar, ya que tienden a reproducir el esquema de carencias que las produjo, tales como pobreza, dependencia de factores externos, desigualdad social, inestabilidad política, fragilidad democrática, demagogia y, en los casos más graves, miseria, hambruna, pandemia y violencia extrema.

No se trata de culpar a nadie en específico, sino que cada sector social, cada nivel de gobierno y cada Poder del Estado pueda comprender que si no se unen en un mismo objetivo, el pueblo seguirá padeciendo la desigualdad social, el rezago, la pobreza y principalmente el elevado índice de violencia.

Estos gobiernos demuestran ser incapaces de brindar de manera sostenida, un estado de bienestar socioeconómico y cultural a sus habitantes, lo que no permite a las familias interactuar en condición soberana e independiente con el resto de la sociedad, pues el temor y la desconfianza ya se apoderó de éstas.

Pasemos a Quintana Roo por el tamiz de las características de una región subdesarrollada: sobrepoblación, sobre todo en los estratos más bajos de la sociedad, lo cual conduce a notorias desigualdades sociales y existenciales; bajo nivel educativo, lo cual repercute en democracias más débiles, pueblos manipulables y razonamientos sociales primitivos; desempleo alto y desigual, que se observa específicamente en la zona maya, esto a menudo se traduce en empleos precarios, bajas remuneraciones, escasa movilidad de clase y, por lo tanto, pobreza. Súmele usted estas características, falta institucional, corrupción, anarquía, impunidad y otras fallas en el pacto social de convivencia organizada.

SASCAB

Por el bien de los quintanarroenses, basta que desde los gobiernos se fomente el linchamiento contra los adversarios políticos; basta de tirar la viga cuando es responsabilidad de todos levantarla.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More