Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Policías ministeriales y periodistas vinculados a la mesa de “El Español”

90

Eran tres policías ministeriales, no sólo uno, quienes estaban en el restaurante El Emporio, donde el contrabandista Ernesto Alonso de Miguel alias “El Español”, su esposa y un reportero del Diario de Quintana Roo cenaban la noche del sábado 14 de noviembre, cuando un solitario sicario se acercó a él y le disparó a quemarropa, al igual que al agente Agustín Guevara Martínez; hasta el momento la Procuraduría General de Justicia se mantiene hermética y asegura no contar con una línea de investigación.

Fuentes policiales de confianza confirmaron este día que dos elementos ministeriales, uno de ellos comandante del grupo de Homicidios, compartían la mesa con “El Español” en una reunión en el restaurante El Emporio, situado en Carmen Ochoa de Merino con Reforma y calzada Veracruz, en la colonia Centro de Chetumal, siendo uno de ellos el que resultó muerto en la ejecución al intentar repeler al sicario.

El tercer policía ministerial presente había salido del restaurante cuando ocurrió la ejecución, y cuando quiso ingresar de nuevo, el sitio ya estaba acordonado por la cadena de custodia.

En la mesa, con “El Español”, su esposa E.A.D.M, una de sus hijas y el reportero del Diario de Quintana Roo José Adrián González Calderón, estaban reunidos con el policía ministerial Agustín Guevara Martínez, excomandante en la agencia de Subteniente López, y el agente Hugo García Reyes, comandante del Grupo de Homicidios.

De la presencia en el restaurante del policía Hugo García Reyes se supo por declaración del encargado del negocio, M.C.A, pues dijo que estaba en el lugar y fue quien reconoció a Agustín Guevara Martínez como su colega del Grupo de Aprehensiones, pero sin precisar que era parte de los que se encontraban reunidos en la mesa en torno de Ernesto Alonso de Miguel.

No obstante, este día fuentes confiables confirmaron que García Reyes formaba parte de los acompañantes de “El Español”, al igual que Agustín Guevara Martínez, quien resultó muerto al intentar repeler al ataque del asesino.

En el caso del tercer ministerial presente, fue identificado como Guillermo Gerónimo Ramos alias “El Chombo”, policía asignado a la agencia de Calderitas, de quien hasta el momento no se ha precisado si compartía la mesa de “El Español” o si estaba en otra cercana, antes de salir del lugar y suceder el homicidio.

Sólo se precisó que sí estaba en el lugar de los hechos hasta antes del ataque del sicario, puesto que en ese momento se encontraba fuera del lugar, al que quiso ingresar después, pero ya no le fue permitido el paso, por desconocerse entonces que realmente había estado antes en el interior, y se le hizo retirarse del lugar por tener aliento alcohólico.

De esta forma, se amplía la gama de testigos presenciales y posibles implicados en la doble ejecución de “El Español” y el policía Agustín Guevara Martínez.

Habían pasado aproximadamente cinco minutos después que sirvieron sus órdenes de servicio de comida, y apenas iniciaban a degustar los cortes finos, mientras charlaban, cuando un sujeto que portaba una gorra sacó una pistola tipo escuadra, y al cruzar el umbral de la puerta se dirigió hacia “El Español”.

El matón al parecer se colocó a una distancia de entre 40 a 50 centímetros, y a sangre fría y sin decir una sola palabra disparó en repetidas ocasiones, impactos de bala que hicieron blanco a la altura de la nariz y boca del costado izquierdo de “El Español”, con un rozón en la oreja izquierda, e impactos en hombro, clavícula y en la parte media del pecho, que le provocaron una muerte instantánea.

Agustín Guevara Martínez pretendió cubrir a la mujer que estaba a su derecha, de quien se dice es hija de “El Español”, al mismo tiempo que desenfundaba su arma de cargo, y fue cuando recibió un balazo en el antebrazo derecho que provocó que su pistola cayera, y en un intento de protegerse se agachó, pero una bala se incrustó en la sien, y otra en el tórax a la altura de la octava costilla, todos de lado izquierdo.

El sicario continuó haciendo disparos mientras retrocedía para salir del lugar y huyó sobre la avenida Othón P. Blanco, aunque no se ha precisado si rumbo a la calzada Veracruz o la avenida Reforma; mientras los clientes que estaban en el lugar corrían despavoridos buscando refugiarse ante el temor de ser alcanzados por una bala perdida, puesto que el delincuente continuaba disparando desde la calle.

Por su forma de proceder se considera que el sicario, que actuó con sangre fría, sin ningún temor, fue contratado exclusivamente para ejecutar a “El Español”, ya que la precisión con la que actuó hace pensar que se trata de un profesional; mientras que el policía ministerial Agustín Guevara Martínez no estaba en la lista, pero al pretender repeler la agresión fue acribillado.

Mientras, en la PGJE hasta el momento persiste en la postura de decir que no cuentan con una línea de investigación, y será el resultado de las pesquisas que permitan tener una hipótesis concreta del móvil del crimen, así como que trabajan de manera coordinada con las demás instancias policíacas de los tres niveles de gobierno con la finalidad de ubicar al presunto asesino.

Tan es así que policías ministeriales se unieron al puesto de inspección que mantiene la Policía Rural a la entrada del poblado de Huay-Pix, además de otras investigaciones que se realizan de manera sigilosa.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo