Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Platea | Un segundo respiro | Julio César Silva Cetina

34

Luego de muchos años de estar abandonado, finalmente todo parece indicar que el polémico centro comercial “Party Center” será rescatado con un proyecto que, al parecer, podría ser un elemento importante no sólo para mejorar la imagen urbana de Punta Cancún, sino incluso para atraer a esa zona otro tipo de turismo.

Durante los años 90 el “Party Center” albergó negocios de todo tipo, hasta que la decadencia que atacó a la zona de Punta Cancún y otras áreas de la zona hotelera le llegó y terminó siendo una ruina, nido de malvivientes.

Aún cuando el “Party Center” colabora de manera importante en la mala imagen de Punta Cancún, no es el único edificio en deplorables condiciones que afean una zona que debería estar impecable por ser el corazón de este centro vacacional.

Allí está también plaza Zócalo, que según se ha dicho pronto empezará también a ser demolido para albergar otro proyecto; la propia Plaza Caracol, Costa Blanca, Terramar y por lo menos dos complejos más que alguna vez fueron muy exitosos y que hoy están prácticamente en el abandono.

En otras zonas de Cancún hay también edificios convertidos en auténticos lunares, como el que albergó el restaurante “La Farándula” y donde estuvo en los años 80 y parte de los 90 el restaurante “Jalapeños”, una construcción que asemeja una hacienda que es un caso curioso, pues por fuera refleja abandono, pero en su interior trabajan unas 300 personas que atienden un “call center” y otras oficinas, que cuentan hasta con servicio de comedor. Incluso, su estacionamiento es insuficiente para la actividad que allí se desarrolla, pero sus propietarios no se preocupan en mejorar la imagen del edificio.

Pero la zona más preocupante es Punta Cancún y allí es donde la autoridad municipal ha dirigido la mirada, con acciones para promover la reactivación de esos edificios abandonados, pero más allá de la decisión de los propietarios de “Party Center” y Plaza Zócalo por demoler sus edificios para desarrollar otros proyectos es urgente buscar mecanismos para hacer mover a los dueños de los otros centros comerciales también en el abandono.

Los rescates de Party Center y de Plaza Zócalo no serán suficientes para mejorar el corazón de la zona hotelera, si no se impulsan acciones similares para sus vecinos y  se buscan alternativas para mitigar la saturación de la zona que vino a empeorar con la tienda que construye Chedraui, por cierto con materiales que desmerecen la calidad del mencionado tramo.

El año pasado Cancún superó todos los récords en materia turística. Todo parece indicar que este año ocurrirá lo mismo y los pronósticos para los próximos calendarios son positivos. Sin embargo, al destino hay que agregarle “atractividad”.

Ojalá lo entiendan así los empresarios y decidan aprovechar ese futuro halagüeño invirtiendo un poco de lo mucho que les dio esos edificios que ahora tienen en el abandono. Un segundo respiro vendría bien a todos.

Luneta
La dirigente del sindicato de trabajadores del ayuntamiento Benito Juárez, Delia Alvarado Casanova, hace todo por mantenerse en el cargo, a pesar de la fuerte oposición que tiene, como consecuencia de los abusos cometidos en contra de la planta laboral.

Los intereses de los trabajadores no han sido defendidos por la líder, que permitió abusos en las administraciones municipales pasadas y para evitar voces discordantes que le exijan cuentas, ha decidido expulsar a sus críticos, como Felipe Pech.

¿Prosperará la nueva oleada de inconformidad contra la líder sindical, que opera con un estilo anacrónico? El tiempo lo dirá.

Correo: jsilva@palcoquintanarroense.com

Twitter: @PalcoQRroense y @JulioCsarSilva

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo