Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Pifia de la PGJE

29

Con las manos vacías se encuentra la Policía Judicial del Estado (PJE) en el caso del asesinato de María Karen Carrasco Castilla, pues los dos sospechosos que fueron detenidos resultaron sin ninguna relación con el caso. El novio de la joven y el padrastro, también son investigados como presuntos sospechosos, sin que haya algo concreto hasta ahora.

Ayer por la mañana policías judiciales y peritos realizaron una nueva inspección ocular, en el lugar donde fue asesinada la joven universitaria y se aseguraron varias prendas de vestir femeninas y preservativos, que fueron llevados para análisis y determinar si alguna tiene relación con el caso que investigan. 

Sin embargo, la zona no fue asegurada el día de los hechos y fue contaminada cuando los vecinos se dieron a la tarea de limpiarla.

La Procuraduría de Justicia del Estado informó, este viernes, que hasta ahora no existen evidencias que señalen que los hermanos Juan Adalberto y Angel William Jiménez Pablo, tienen relación con el asesinato de la joven María Karen Carrasco Castilla.

Si bien se encuentran relacionados con algunos robos, el Ministerio Público del Fuero Común no podrá fincarles responsabilidad penal por el homicidio.

De igual manera, se dio a conocer que tanto el novio de la joven occisa del que se desconoce la identidad, como el padrastro identificado como Jorge Bacelis Martínez, fueron interrogados como presuntos sospechosos.

Sin embargo, hasta ahora la Policía Judicial del Estado se encuentra prácticamente con las manos vacías, pues al parecer el o los asesinos, utilizaron preservativo al momento de cometer la violación, por lo que no se encontraron residuos de ADN que analizar.

Ayer por la mañana, un grupo de agentes judiciales y de peritos acudieron al lugar donde fue encontrado el cadáver de la joven universitaria, para realizar una nueva inspección ocular.

Esto, aun cuando nadie se preocupó por preservar la escena del crimen y el área no quedó acordonada.

Al otro día de que el cuerpo de María Karen fuera encontrado, los vecinos de la zona se organizaron y comenzaron a limpiar el lugar y quizá con ello, borraron evidencias.

Los peritos aseguraron varias prendas de ropa interior femeninas así como preservativos, que fueron llevadas para análisis y determinar si alguna de ellas tiene relación con el cruel homicidio. 

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo