Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Permiso para cambio de uso de suelo del Tren Maya tendría que esperar 20 años

El colectivo “Selvame del Tren” advirtió que deberán pasar al menos 20 años para que la Semarnat pueda autorizar el cambio de uso de suelo en el Tramo 5 Sur del Tren Maya, debido a que el terreno está impactado por la tala.

33

El colectivo “Selvame del Tren” advirtió que al menos deberán pasar 20 años para que la Semarnat pueda autorizar el cambio de uso de suelo en el Tramo 5 Sur del Tren Maya, debido a que ya es un terreno impactado por la tala, donde la Profepa tendría que aplicar una clausura total y definitiva a la obra y ordenar la restauración y regeneración del ecosistema, según lo establece el Artículo 97 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable.

El abogado Francisco Torres Landa, explicó que además la solicitud de autorización para la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), tiene que ser rechazada porque está viciada de origen, empezando porque se presentó cuando los trabajos ya habían iniciado y eso es un delito.

Destacó que la MIA no se puede entregar “mañosamente” por partes o fragmentada, sino por la totalidad del proyecto, con el fin de que la autoridad pueda medir los impactos acumulativos.

Aseguró que en el caso del Tren Maya “estamos ante la presencia evidente y confesa de delitos contra el medio ambiente”, y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), tendrían que estar presentado denuncias penales contra los responsables.

“Sí ya se hizo la devastación y la destrucción, porque la evidencia está ahí, ¿Qué es lo que debe proceder conforme al régimen legal?, lo primero es que debe haber una clausura total por parte de Profepa; sabemos que eso no ha sucedido, porque la Profepa es como una especie de fantasma o espíritu, porque por ningún lado vemos que aparezca en este escenario”, lamentó.

Francisco Torres Landa agregó que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, tiene que hacer dictámenes técnicos de los daños, determinar la reparación y ordenar una compensación ambiental, para que más adelante, si fuera el caso, se pudiera presentar una nueva MIA a evaluación.

En tanto, el doctor en Ecología y Conservación, Rodrigo Medellín, reveló que en los siete kilómetros de selva devastada por los trabajos de construcción del Tramo 5 Sur, – en estos momentos detenidos por amparos ciudadanos -, se tumbaron entre ocho millones y 10 millones de árboles.

“Más todos los árboles que se acumularon en los tramos 1, 2, 3 y 4, y esperamos que ahí se quede y que no siga el 6 y 7, porque van a ser, miles de millones de árboles tumbados que México no puede darse el lujo de perder”, manifestó.

El también investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, abundó que en la selva hay miles de especies afectadas por el Tren Maya, incluidos el mono araña, el tapir, el jaguar, y el águila elegante, que se encuentran en peligro de extinción y que, de acuerdo al Código Penal Federal, los responsables pueden ser condenados a una pena de entre nueve y 15 años de prisión.

Dijo que, de acuerdo al último censo, hay dos mil 92 jaguares en la Península de Yucatán, lo que significa que gracias a los esfuerzos de conservación se ha podido mantener hasta ahora su población.

Los comentarios están cerrados.