Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Peligra nuevo emblema turístico por sobre-explotación Por Antonio Callejo  

30

El éxito de Cancún ha sido, en algunos casos específicos, la causa de algunos problemas que sobrevienen por la sobre-explotación de determinados productos o servicios. La falta de una regulación a tiempo, de una intervención para administrar los recursos con visión de largo plazo, nos ha sorprendido en más de una ocasión con resultados contraproducentes. Los ejemplos sobran.

Sin embargo y para entrar en materia, hoy resulta necesario poner mucha atención con lo que está ocurriendo con el tiburón ballena en Isla Mujeres, Hol-Box y desde luego en la zona de influencia en el Mar Caribe, donde se realiza el “Aprovechamiento no extractivo a través de la observación y nado”, de acuerdo con el propio “Plan de Manejo” expedido por la Secretaría de Medio Ambiente Recursos Naturales”.

Una observación sencilla del número de agencias que ofrecen este servicio, tan sólo en Isla Mujeres, (sin contar la salida de Hol-Box), nos revela que se trata de un negocio en auge, que deja una derrama aproximada de 500 mil pesos diarios en promedio en este sector, sólo por el flujo de turistas que contratan un paseo en esta temporada alta que va de mayo a septiembre.

Unos 500 turistas pagan mil pesos por persona por paseo, y de acuerdo con un sondeo en la propia isla, cada día se suman otras empresas y más lanchas con permiso para hacer esta observación y nado, en un negocio floreciente que tiene, y con toda razón,  muy contentos a los isleños.

Tramitar un permiso es relativamente fácil porque hasta ahora no hay un número limitado para solicitantes. Sólo se requiere llenar el formato, pagar el derecho, firmar el acuerdo para cumplir el Plan de Manejo y entregar los reportes y bitácoras de cada tour.

Este relativamente nuevo producto turístico en el estado, el  nado con el “Rhincodon typus”, es muy atractivo para los visitantes extranjeros, sobre todo para los europeos que tienen más interés en relacionarse con el entorno y por participar en estas actividades que les permiten conocer a los habitantes de la zona y sus atractivos naturales. La experiencia de ver a uno de estos ejemplares es formidable e impresionante, de modo que es un poderoso imán para este segmento de turistas.

Aquí en Quintana Roo las autoridades no tardaron en caer en la cuenta de esta moda y de su rentabilidad económica, y adoptaron la imagen del tiburón ballena como un emblema estatal. Su imagen retoza no sólo en las aguas del Caribe, sino también en las calles, avenidas y carreteras del estado, impresas en las placas de circulación de los vehículos con registro local.

Sin embargo, hay un par de hechos coyunturales que deberían alertar a la autoridad encargada de la protección de esta especie.

Ejemplares con cicatrices por embarcaciones

El estudio que citamos, realizado por el Centro de Investigaciones Biológicas del Noreste (CINBOR), revela que en Isla Holbox, Quintana Roo el porcentaje total de cicatrices en ejmplares de tuburón ballena, debidas a embarcaciones, ha fluctuado del 13% al 33% por año del 2005 al 2008 . Estas diferencias se deben posiblemente a la falta de difusión de los códigos de conducta para la observación y nado y a una mayor inspección y vigilancia por parte de la PROFEPA.

El trabajo de investigación (Rámirez-Macías, 2011) realizado en el CIBNOR mostró que en el caso de la Bahía de la Paz el problema es más grave, pues de noviembre del 2004 a mayo del 2010 el porcentaje total de tiburones ballena dañados por las embarcaciones ha fluctuado entre 31% al 67% de los organismos por año.

De acuerdo con este estudio, las normas descritas por el Plan de Manejo, que se refieren a la dimensión de las lanchas, al número de turistas por embarcación y a la distancia de observación y nado, no han sido suficientes para disminuir los daños directos a los ejemplares de tiburón ballena, sino por el contrario. Los ejemplares dañados son cada vez más.

Ejemplos en el mundo

Este mismo estudio indica que es posible hacer un buen negocio con este producto, siempre y cuando se establezcan lineamientos más estrictos para su cuidado. Es decir, para su sustentabilidad : “En el mundo, el aprovechamiento del tiburón ballena a través del turismo es una actividad económicamente muy importante. Por citar un ejemplo, en el Parque Marino Ningaloo, en la costa occidental de Australia, esta actividad genera una derrama económica para la región valuada en $16 millones de dólares australianos por año, con 8 mil turistas visitan la zona para nadar e interactuar con la especie. “El éxito de la actividad en Australia se deriva de la rigurosa protección a la especie y a su programa de manejo sustentable que incluye la exclusividad en el uso del recurso”.

Moody’s sube la nota de Cancún

Enderezar las finanzas del municipio no fue una tarea fácil. Tampoco de recetas secretas. Se requirió de un estricto control del gasto y de un adelgazamiento de la nómina que no tuvo que ser aplaudido por los que tuvieron que salir, que eran mucho pero que tampoco eran indispensables.

Moody’s de México, la entidad financiera calificadora, modificó al alza las calificaciones del municipio de Benito Juárez y le adjudicó una perspectiva positiva, cuando la anterior era solamente la de “estable”, como si se tratara de un enfermo en terapia intensiva.

La evaluadora internacional informó que elevó las calificaciones de emisor del municipio de Benito Juárez (Cancún) a Baa1.mx en Escala Nacional de México y a B1 en Escala Global, moneda local, de Baa3.mx y B2, respectivamente.

El alza de las calificaciones de Benito Juárez, indicó: “refleja que su perfil crediticio mejoró en comparación con sus pares nacionales, como lo muestran los fuertes ingresos propios generados por su sólida base económica”.

El comunicado de la calificadora indicó que:

“Este nivel de ingresos propios ha respaldado sus balances operativos positivos, pues Benito Juárez registró balances operativos brutos equivalentes a 5.2% de sus ingresos operativos durante el periodo 2011-2013, generando financiamiento para sus proyectos de infraestructura. Moody’s comentó que en 2013, los balances operativos fueron equivalentes a 0.1% de los ingresos operativos a pesar de haber enfrentado un año electoral.

“Como resultado, Benito Juárez registró resultados financieros consolidados positivos en 2011-13, promediando 4.7% de los ingresos totales y, como consecuencia, los niveles de endeudamiento, aun cuando son elevados, han mostrado una disminución”. Se trata de la serie de medidas instruidas por el presidente municipal, Paul Carrillo de Cáceres, quien demuestra así que también tiene cualidades de administrador. (@Antoniocallejo)

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo