Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Ocho bombas explotan en una sede regional del Partido Comunista Chino

18

Varias bombas caseras cargadas con bolas y clavos de metal han explotado esta mañana a las 07:40 hora local frente a la sede provincial del Partido Comunista en Taiyuan, la capital de la región interior de Shanxi. Al menos una persona ha muerto y ocho han resultado heridas -una de gravedad-, de acuerdo a la agencia estatal Xinhua.

Los artefactos explosivos, hasta ocho según el cómputo de los medios locales, estaban escondidos en floreros situados en la acera de la calle Yingze, una de las avenidas centrales de la ciudad. La detonación ha dañado también decenas de vehículos aparcados en los alrededores.

Ni la policía ni los medios estatales han hecho todavía ninguna referencia a la posible causa del suceso. En Sina Weibo -el servicio de microblogs más utilizado del país- el incidente se ha convertido pronto en el tema más popular. Numerosos internautas especulan con la posibilidad de que se trate de la venganza de algún ciudadano agraviado por los cuadros comunistas locales.

“El resentimiento necesita una válvula de escape, es imprescindible un sistema judicial independiente”, ha comentado hoy en su cuenta de weibo Xu Xin, académico del Instituto Tecnológico de Pekín.

En los últimos años se han producido en China numerosos ataques cometidos por ciudadanos desesperados. Hace unos meses, por ejemplo, un hombre en silla de ruedas, que quedó paralítico de una paliza de las fuerzas de seguridad, hizo explotar un petardo en el Aeropuerto Internacional de Pekín.

La provincia de Shanxi está plagada de explotaciones mineras de donde se extrae el carbón que alimenta las centrales térmicas del país. Los explosivos son abundantes en la zona. Aún así, la coordinación y planificación del ataque de hoy en Taiyuan lo aleja de otros gestos espontáneos que se han visto en el pasado.

El suceso llega nueve días después de que un todoterreno arrollara a numerosos turistas y policías en la plaza de Tiananmen de Pekín y acabara ardiendo bajo el retrato de Mao Zedong a la entrada de la Ciudad Prohibida.

Cinco personas murieron entonces -incluidos los tres ocupantes del vehículo- en lo que el Gobierno chino calificó como un atentado terrorista incitado por el Movimiento Islámico del Turquestán Oriental, un grupo islamista y terrorista uigur que lucha desde los años 90 por la independencia de la provincia de Xinjiang.

Se desconoce, sin embargo, si el ataque de hoy guarda alguna relación con el suceso de Tiananmen.

El presidente chino, Xi Jinping, inaugura este mismo sábado, además, una reunión clave de la cúpula política del país, el Tercer Pleno del Comité Central del Partido Comunista, de la que se esperan reformas económicas “sin precedentes”.

(El mundo)

20131106-110439.jpg

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More