Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Nueva York se prepara para otra nevada “épica”

18

Una nueva ráfaga de nieve con “efecto lago” empezó a azotar Buffalo hoy, agravando la situación de una ciudad que ya está sepultada en una épica y letal nevada que podría dejar zonas con más de 2,4 metros de nieve para cuando termine.

Pero las penurias meteorológicas de la ciudad aún no han terminado. Las previsiones dicen que un rápido aumento de las temperaturas el fin de semana, con termómetros que podrían alcanzar hasta los 15 grados y la fuerte lluvia podría convertir toda esa nieve en inundaciones.

“Esta es una situación extraordinaria”, dijo el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, a periodistas tras realizar una visita por la región ayer y hablar con los transportistas que habían pasado más de 24 horas atrapados en la carretera. “Empeorará antes de mejorar”.

Incluso para Buffalo, un lugar que normalmente se cubre de nieve, esta fue una nevada épica, el tipo de acontecimiento sobre el que se habla a los nietos.

La zona de Buffalo quedó sepultada el ayer por 1,6 metros de nieve y se espera que la tormenta de hoy sume otros 60 centímetros (dos pies) de media a última hora del jueves.

“Este es un acontecimiento histórico. Esta tormenta va a romper todo tipo de récords, y eso es mucho decir en Buffalo”, dijo Cuomo.

La tormenta llegó tan rápido y con tanta fuerza sobre el lago Erie a principios del martes que atrapó a más de 100 vehículos en un tramo de más de 210 kilómetros de la autopista estatal de Nueva York que seguía cerrada ayer.

Tom Wilson, de West Seneca, compartió un filete congelado de Salisbury para cenar con sus compañeros de trabajo e hizo todo lo posible para descansar mientras pasó 36 horas atrapado en un almacén.

“Dormí en un pale. Después dormí sobre unas sillas de oficina y después volví al pale”, dijo. “Más tarde encontré unas esponjas para tirarme. Encontré un paquete de esponjas sin abrir. Me pareció una almohada”.

“Intentamos hacer palomitas con un listones de madera, un barril de soda, algo de carbón y un recogedor”, añadió. “No funcionó”.

Bethany Hojnacki comenzó con trabajo de parto en el peor momento de la tormenta y terminó dando a luz en la estación de bomberos de Buffalo después de que ella y su marido no lograsen llegar al hospital. Tanto la madre como la hija fueron trasladadas más tarde al centro en una ambulancia.

Cuomo dijo ayer por la tarde que todos los viajeros que quedaron atrapados habían sido rescatados de sus vehículos, aunque algunos camioneros prefirieron permanecer en ellos.

Preguntado por los periodistas sobre cómo las autoridades pudieron dejar que algunas personas pasasen más de 24 horas atrapadas en sus coches durante la nevada, Cuomo dijo que se debió a que un tráiler cruzado sobre la vía impidió a las máquinas retirar la nieve que caía con rapidez y a las malas decisiones de los propios conductores.

“Lo que pasó fue que, aunque la autopista estaba oficialmente cerrada, la gente seguía entrando. No bloqueamos ninguna entrada al momento. Esto fue un error”, explicó el gobernador.

“Parte de esto es responsabilidad de los ciudadanos”, añadió. “Si la carretera está cerrada, está cerrada”.

Se cree que la tormenta causó la muerte a siete personas en el oeste de Nueva York, al menos cuatro de ellos por ataques al corazón.

Funcionados del condado de Erie dijeron que hallaron a un hombre de 46 años en su coche, que estaba en una zanja y cubierto de nieve. No estaba claro el motivo de su fallecimiento.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo