Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Nerviosismo empresarial

44

El proyecto Malecón Tajamar está congelado. A pesar de que la oficina de Cancún del Fondo Nacional de Fomento al turismo, Fonatur, ingresó de nueva cuenta los trámites para continuar con los trabajos de desmonte de la zona de manglar y cuyos trabajos fueron clausurados el pasado 12 de agosto, mientras que un tribunal judicial en el centro del país concedió un amparo al movimiento ciudadano Salvemos Tajamar, por la firma de cien niños.El amparo es en contra del desmonte de los predios de la zona de malecón y se trata de un hecho histórico y sin precedentes en la historia del país. 

De acuerdo con fuentes oficiales de la oficina de Fonatur en este destino turístico, los permisos no sólo se tratan de la empresa Bi&Di, sino también de dos empresarios más propietarios de terrenos en Tajamar – uno de ellos Francisco Córdova Lira – para poder llevar a cabo el desmonte. 

A esto se suma el hecho de que el primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito concedió, de inicio, a más de 100 niños de Cancún un amparo en contra de los trabajos y desmonte de manglar en la zona conocida como Malecón Tajamar, en este centro vacacional.
Proyecto congelado 
A raíz de esto, por ahora el proyecto no ha sido ni siquiera reevaluado como se estableció tras la clausura. Aunque ya se fijó una multa para Bi&Di (socio directo de Germán Orozco de Ultramar), por el desmonte ilegal, la cual rondó en los dos millones de pesos.

Asimismo, por órdenes del nuevo titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Semarnat, Rafael Pacchiano, – quien fungía desde 2012 como subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental -, el proyecto está congelado hasta nuevo aviso.

Lo anterior se debe a que los procesos legales de grupos ambientalistas en contra de que se construyan ahí los dos conjuntos residenciales de torres, así como un restaurante de lujo con piscina, se mantienen 

Tanto la Semarnat como la delegación estatal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Profepa, le apuestan a que no exista rechazo ciudadano y que los manifestantes que semana a semana revisan los predios, simplemente se “cansen”.

El problema es que la reactivación urge y la presión empresarial ha comenzado a sentirse en Fonatur, debido que en febrero del 2016 vencen los permisos vigentes de la Manifestación de Impacto ambiental, MIA, de Malecón Tajamar.

La presión va encaminada a que se ponga en marcha de nueva cuenta el desmonte lo antes posible. De hecho por eso Fonatur ingresó de nueva cuenta todos los trámites a la Semarnat.

Mientras tanto, la dependencia federal revisa el primer Programa de Ordenamiento Ecológico Local y actualizado el año pasado, aprobado por los tres órdenes de gobierno y cuerpos colegiados, en el cual Malecón Cancún o Tajamar está considerado como polígono dentro de la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) urbana y no como un Area Natural Protegida (ANP).

De igual forma se revisan los cambios de uso suelo de forestal a urbano de los proyectos, los cuales es competencia exclusiva del ámbito federal, es decir, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Dentro del Programa de ordenamiento, el polígono conocido como “Malecón Tajamar”, con extensión de poco más de 70 hectáreas, cuenta con un antecedente urbano desde el primer Plan Maestro de Cancún y aparece también como polígono para desarrollo en el Plan Director de Desarrollo Urbano de Cancún 1993, así como figura en el mismo instrumento actualizado en el 2005.

En la zona, los predios están rellenados a un 80 por ciento y se espera que las construcciones de edificios de hasta 14 niveles inicien por lo menos antes de final de año.
El amparo a cien niños
Respecto al amparo concedido por el primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito, abogados del movimiento Salvemos Manglar Tajamar y ambientalistas explicaron que la demanda se basa en la Constitución Política Mexicana, la Convención sobre los Derechos del Niño y la Ley para la Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes principalmente.

“Como sabemos, los manglares son ecosistemas valiosos que no sólo nos protegen de huracanes, sino que son claves para reducir el cambio climático y son el hábitat de fauna protegida”, explicaron.

Asimismo, agregaron que en agosto pasado se ingresó en los Juzgados de Distrito una demanda de amparo indirecto, con número de expediente 1194/2015, en cuyos términos 113 firmas de menores demandaron el derecho a ser escuchados, que se vigile su derecho a un medio ambiente sano y específicamente se detengan los trabajos de tala y desmonte del manglar ubicado en la zona conocida como Malecón Tajamar.

Añadieron también que adicionalmente se presentó este 24 de septiembre una segunda demanda firmada por 900 menores de edad que se suman a la petición de amparo y que pretenden se anexe a la primera, por lo que con la firma y huella de mil 13 menores cancunenses se busca la suspensión definitiva de las obras de desmonte de manglar en Malecón Tajamar.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo