Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Negligencia de Grupo Oasis cobra la vida de dos personas

91

Con tan sólo dos años de edad, la pequeña Renata Turrubiates Calderón, perdió la vida al ahogarse junto a su padre Enrique Manuel Turrubiates Calcáneo, de 41 años, ambos turistas, originarios de Tampico, cerca del muelle “El Embarcadero”, en donde ambos cayeron de la embarcación “Sea View” del grupo Oasis, sin portar el chaleco salvavidas obligatorio.

Junto con sus familiares realizaban un recorrido turístico, cuando ocurrió el trágico accidente que enlutó a la familia conformada por 5 integrantes, tres menores y dos adultos.

En el incidente, el cual se pudo evitar de haber cumplido con las medidas de seguridad necesarias, también resultaron lesionados otros dos menores de edad, hermanos de la ahora occisa y la madre de la pequeña, Claudia Calderón Ramírez, la cual a pesar de presentar una lesión de más de siete centímetros en la ceja, se quedó a lado del cuerpo de sus familiares.

Mientras que las autoridades hablaban con el capitán de la embarcación, la turista que perdió prácticamente la mitad de su vida en este fatal día, se despidió de sus seres queridos con un beso en la frente, para después acariciarlos y decirles adiós.

Aunque muchas personas se reunieron en el lugar para observar el preocupante hecho, elementos de la Policía Municipal arremetieron contra ellos y contra la prensa, tratando de encubrir la omisión de la reglas de seguridad en alta mar por parte del consorcio hotelero español Oasis.

Los hechos se registraron alrededor de las 04:10 de la tarde de ayer jueves cuando las diferentes dependencias de seguridad recibieron una alerta del número de emergencias 066 para verificar el reporte del hundimiento de una embarcación frente al muelle “El Embarcadero”, Puente Calinda, ubicado en el kilómetro 4.5 de Zona Hotelera.

De inmediato, elementos de la Policía Turística, Bomberos, Protección Civil, Capitanía de Puerto y paramédicos de la empresa Life y Cruz Roja Mexicana se trasladaron al lugar, en donde al arribar encontraron a dos personas, una de ellas menor de edad, recostadas sobre el muelle.

Asimismo, a unos cuantos metros, las autoridades vieron a una mujer que tenía una lesión en la frente con sangrado y a dos menores en estado de shock, por lo que procedieron a administrarles los primeros auxilios.

Desafortunadamente, después de revisar el cuerpo del turista y de su hija, las autoridades se percataron de que ambos ya no presentaban signos vitales, a pesar de sus intentos de reanimarlos, motivo por el cual dieron aviso a las autoridades correspondientes.

A su arribo, los agentes de la Policía Judicial del Estado (PJE) se entrevistaron con el capitán de la embarcación “Sea View”, con matrícula 2301482 424 – Puerto Juárez, Quintana Roo, quien después de identificarse como Miguel Angel Burgos Erosa, de 39 años, señaló que todo fue un accidente.

Manifestó que minutos antes recogió a la familia en el hotel Oasis Palm Beach, ubicado en el kilómetro 9.5 para realizar el tour en la lancha con fondo de cristal por el mar Caribe, ¡sin chalecos salvavidas!, pero al trasladarse a 50 nudos, otra embarcación se le atravesó y la tuvo que esquivar dando un brusco giro.

Señaló que por esta maniobra, él y la familia que traía a bordo, salieron disparados de la embarcación, motivo por el cual comenzaron a nadar para dar aviso a personas cercanas y así recibir ayuda.

Para finalizar, refirió que sólo él, una mujer y dos niños pudieron ser auxiliados de forma inmediata pero fue minutos después que la lancha “Taxi Parasail” logró sacar al padre de familia y a la pequeña.

Ante las declaraciones, los agentes intentaron entrevistar a la madre de familia, Claudia Calderón Ramírez, la cual no pudo dar la relatoría de los hechos porque estaba en shock, con una seria lesión en la frente y protegiendo a sus otros dos hijos.

Mientras que las autoridades daban fe de los hechos, en la zona se vivió una escena de tristeza, temor e impotencia, pues aún llorando y desesperada, la madre de familia besó y acarició los cuerpos inertes de su esposo e hija, para decirles adiós.

En ese momento, la mujer logró decir que los ahora occisos eran su hija de dos años Renata Turrubiates Calderón y su esposo Enrique Manuel Turrubiates Calcáneo, de 41 años, quienes junto a sus otros dos hijos, pasaban unas vacaciones en el Oasis Palm Bech, donde compraron el fatal tour.

Aunque nadie daba crédito al terrible accidente, las autoridades, principalmente la Policía Municipal, tomaron una actitud hostil con los presentes e incluso jalonearon y arremetieron contra la prensa, pues el incidente fue fatal, claramente, por la falta de medidas de seguridad.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo