Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Muro militar de AMLO ahoga el anhelo migrante al cruzar el río Suchiate

79

“Estaban ahí todos los policías y en eso siguieron unas personas para allá y dejaron medio espacio”.

 “Pero está bien cabrón, bien yuca la cruzada”.

“Dios sabe que vamos a cruzar”.

Son las 15:00 horas y un grupito de centroamericanos conversan escondidos tras una gasolinera de Pemex en la carretera que une Ciudad Hidalgo y Tapachula, en Chiapas. Entre ellos se encuentra Wilmer Castellanos, de 25, antiguo albañil de Santa Bárbara, en Honduras. “Quiero dar un futuro a mis hijos. Estamos aquí porque el gobierno es un corrupto”, dice el joven.

Cinco minutos después, Castellanos y el resto de sus acompañantes están corriendo despavoridos. Tras ellos, quemando rueda, una camioneta del Instituto Nacional de Migración (INM), las conocidas como “perreras”. Tienen la misión de detener a aquellos que lograron sortear el cerco impuesto por la Guardia Nacional en la orilla del río Suchiate.

En esta ocasión, el oficial no tiene suerte. No está tan en forma como los escuálidos migrantes y uno de ellos hasta se permite esquivarle quebrándole la cintura con un regate.

Ante la frustración del agente, los migrantes se introducen en los campos que rodean la gasolinera.

Ellos tuvieron suerte y pudieron escapar. Quién sabe hasta cuándo.

El operativo desplegado por el Gobierno mexicano para impedir el tránsito de la caravana no terminó en el Suchiate, donde las hileras de agentes de la Guardia Nacional se convirtieron en extensiones del muro de Donald Trump. La avanzadilla de la marcha migrante, los más aventados, lograron sortear esa primera línea. Así que luego fueron detenidos, uno por uno, por el operativo del INM.

En un comunicado, la institución que dirige Francisco Garduño aseguró haber arrestado a 402 migrantes.

“Con el apoyo de la Guardia Nacional, agentes federales del INM rescataron a 402 personas migrantes que fueron trasladadas a instalaciones del Instituto para proporcionarles alojamiento y servicios básicos de salud, agua y alimentación”, dijo el INM en un comunicado.

“Además, se tiene el registro de 58 personas extranjeras que se internaron por caminos no seguros de la zona selvática de la región, por lo que elementos de los Grupos Beta del INM se encuentran en su búsqueda”, afirmó.

La detención masiva entre Ciudad Hidalgo y Tapachula fue el último episodio de una jornada en la que ocurrió lo que todo el mundo sabía y nadie quiso evitar: el intento desesperado de atravesar la frontera sur mexicana por parte de un grupo de hombres, mujeres y niños que huyen de la pobreza y la violencia y a los que cada vez les resulta más difícil franquear el muro levantado por México.

Por la mañana todo el mundo sabía que la jornada terminaría en el río.

El diálogo entre una comisión de representantes de los migrantes y las autoridades del INM estaba destinado al fracaso desde el minuto cero.

El gobierno mexicano solo hizo una oferta: que los migrantes cruzaran en grupos de 40 por la frontera del puente internacional Rodolfo Robles y tramitaran individualmente sus casos ante la autoridad migratoria. Esto, en la práctica, implicaba acatar las leyes migratorias y aceptar ser encerrado y, previsiblemente, deportado.

Las oferta de empleo que se anunciaban desde las bocinas instaladas en el portón fronterizo que permaneció cerrado tampoco son atractivas para los centroamericanos. Sumarse a los planes Jóvenes Construyendo Futuro y Sembrando Vida supondría recibir un salario de entre 180 y 250 dólares mensuales en Honduras y El Salvador. Unas cifras que ni siquiera llegan al salario mínimo de estos países.

Por parte de los centroamericanos las expectativas tampoco eran realistas. Pedían una especie de permiso de tránsito inexistente en la legislación mexicana. Pedían un permiso para transitar como ilegales con la autorización del gobierno.

“Están diciendo que nos entreguemos de 40 en 40. Si nos dicen que sí, bien. Si nos dicen que no, tenemos un plan B”, dijo Brian Javier Vargas, de 23 años y antiguo policía en Honduras. Él era uno de los encargados de sostener la bandera que encabezaba a la comisión encargada de negociar.

Todos sabían lo que iba a ocurrir.

Todos sabían que el gobierno mexicano no daría permiso de tránsito y que los migrantes no se resignarían.

A las 10:30 de la mañana concluyó el ultimátum.

Sabían que a sus antecesores los habían deportado y, a pesar de todo, intentaron negociar. La representante del INM en Chiapas, Carmen Yadira de los Santos, fue clara: no podían aceptar el libre tránsito.

Así que, como ocurrió en otras caravanas, cuando a los migrantes les cerraron la puerta, ellos decidieron saltar por la ventana.

El río era la única alternativa. En estas fechas el caudal del Suchiate está tan bajo que se puede atravesar caminando, así que el escenario era inmejorable. A las 10:30 alguien agarró el megáfono y pronunció por primera vez las palabras mágicas: “¡al río!”. Pocos minutos después eran cientos de personas las que desembarcaban en la orilla para tratar de cruzar a México.

Una de las características de esta caravana respecto a marchas anteriores es su profundo carácter evangélico. Antes de iniciar la marcha, rezo. Antes de negociar con el INM, rezo. Antes de convertir el Suchiate en el desembarco de la Normandía migrante, rezo. Por eso, caminar sobre el agua como Moisés, aunque esta los cubriera por los tobillos, era una buena metáfora.

La épica, en este caso, se encontró con la “realpolitik”. Y esta tiene forma de Guardia Nacional, desplegada en la frontera sur desde que México y Estados Unidos firmaron un acuerdo para reducir la migración.

Los uniformados no tenían orden de golpear, sino de rebotar. El mandato era que los centroamericanos que huyen lo hicieran para otro lado. Formados con sus escudos, cada uno de los soldados era una pequeña parte de la primera línea del muro acordado por Donald Trump. Frente a ellos, familias desconcertadas que no entendían por qué no les dejaban pasar.

Para frenar el avance de los desarrapados, los uniformados lanzaron algún gas lacrimógeno, pusieron alguna zancadilla y lanzaron algunas piedras que respondieron a las piedras que les lanzaban los migrantes. Más que atacar, lo suyo era rebotar. Puro muro.

Durante hora y media, la orilla del Suchiate se desparramó. Una mujer clamaba contra el miedo y padres y madres con sus hijos corrían como pollos sin cabeza. Los guardias, que ya tenían un plan en la cabeza, formaron una hilera y agotaron a los caminantes, que venían insolados tras varias horas en el puente.

“Nos había dicho que nos iba a dar trabajo. Y ahora parece que se ha arrepentido”, dijo Ronaldo Sánchez, de 33 años, sentado en la orilla mexicana después de la trifulca.

Sánchez dejó claro que no estaba dispuesto a marcharse de la orilla.

Pero se abre la incógnita de cómo responderán las cientos de personas que se han quedado varadas en Tecún Umán, Guatemala, sin un plan para avanzar. Según datos del gobierno guatemalteco, al menos 4 mil personas atravesaron su frontera en dirección a México.

Esta es la caravana que menos ha logrado avanzar. El muro de Trump gestionado por López Obrador funcionó a la perfección.

En 2018, el propio López Obrador escribía en “La Salida”: “Tampoco se detendrá el fuljo migratorio construyendo muros, haciendo redadas, deportando o militarizando la frontera”.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More