Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Morena podrá avalar el Presupuesto y las reformas legales en el Congreso

37

El partido del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) podrá avalar decisiones importantes para el presidente aun cuando el impacto real de la nueva configuración de la Cámara de Diputados está por verse, coinciden analistas políticos consultados por Expansión Política.

Pero, también advierten que si no se logran las negociaciones adecuadas, quedarán rezagos en el intento de lograr la llamada “cuarta transformación”.

La Coalición Juntos Haremos Historia (Morena, Partido del Trabajo y Verde), según el conteo rápido del Instituto Nacional Electoral (INE) alcanzará una bancada de entre 265 y 298 diputados.

El “bloque de contención” de la Coalición Va por México (Acción Nacional, Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática) cuyo grupo será de entre 181 y 213 legisladores, tampoco alcanzó en las elecciones la mayoría calificada de 334 diputados.

Sin esos votos ninguno de los bloques podrá reformar la Constitución, designar a los tres nuevos consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) y al consejero presidente, cuyos mandatos concluyen en 2023, o concretar una nueva reforma electoral sin consenso, entre otras decisiones.

Sin embargo, Morena y sus aliados sí podrán aprobar reformas legales con su mayoría calificada (la mitad más uno de los 500 diputados) y sobre todo, aprobar cada año el Presupuesto de Egresos de la Federación, un tema central para el gobierno obradorista.

Por eso, con sus números, Morena “sí va a poder construir fácilmente una mayoría para aprobar el presupuesto y otras decisiones que le importan” dice Luis Carlos Ugalde, director de la consultora en asuntos públicos Integralia y quien fue consejero presidente del INE en la elección federal de 2006.

Por eso, no vislumbra cambios relevantes a partir de que en septiembre entre en funciones la 65 Legislatura, en la que Morena y aliados no refrendaron la mayoría calificada y la oposición aumentará un poco (hoy son 175 diputados, pero incluido Movimiento Ciudadano).

“El presidente ya no tendrá la capacidad para reformar la Constitución a través de Morena y sus aliados y punto, pero si uno se da cuenta de cuáles han sido los resultados del gobierno, aun con reformas constitucionales como las que hubo en el primer tramo del sexenio se puede concluir que difícilmente ha habido, hay o habrá una transformación verdadera con ellas”, asegura el politólogo.

En todo caso, considera que habrá que ver “la moneda de negociación” que emplearán Morena y el presidente para mantener como aliada a la numerosa bancada del Partido Verde Ecologista de México, que tiene entre 40 y 48 legisladores, según el conteo rápido del INE de la votación del pasado 6 de junio.

“La alianza con el Verde le va a salir muy cara presupuestariamente al gobierno y habrá que ver si López Obrador está dispuesto a regresar a la política de los moches que tanto ha denunciado, pues para aprobar el presupuesto el verde va a pedir dinero. Veremos si el presidente resiste o regresamos al esquema de negociación del presupuesto que tuvo México durante los últimos 20 años”, advierte el politólogo.

San Lázaro, temporada dos

Sergio Bárcena Juárez, profesor-investigador de la Escuela de Humanidades y Educación del Tecnológico de Monterrey, recuerda que aunque Morena no ganó la mayoría calificada necesaria para concretar reformas constitucionales, en 2018 tampoco, y la construyó con sus aliados.

Entonces, subraya: “Hoy, por sí solo, ese partido mantiene mayoría absoluta de 50 más uno, no podemos decir que salió aporreado”.

Mauricio Merino, profesor-investigador en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y coordinador de la Red por la Rendición de Cuentas tampoco ve un impacto de importancia tras la elección.

Así lo expresa: “Si esta fuera una serie de televisión sólo sería una nueva temporada, eso es todo. Esa es una metáfora para expresar que todo quedó igual básicamente, Morena seguirá teniendo una mayoría en la Cámara de Diputados, aunque no calificada, y tendrá que negociar sus reformas con los demás partidos”.

Para Merino, noo hay nada que haga pensar en una nueva etapa para el congreso, para el gobierno o para el país. Sostiene, pues seguirán dos polos y los partidos de oposición tendrán que juntarse para poder, más o menos, sobrellevar la mayoría de Morena y sus aliados.

Trunca, la cuarta transformación

Escéptico sobre lo que es la “cuarta transformación” que el presidente ha encomendado al congreso, Luis Eduardo Medina Torres, académico especializado en procesos políticos en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), indica que si estas son las reformas constitucionales en las que ha sustentado su gobierno, “es casi un hecho que queden truncas”.

Explica: “Al perder la mayoría calificada, Morena y sus aliados no sólo no podrán impulsar nuevas reformas constitucionales, sino que podrían quedarse a medias las reformas que ha impulsado en materia eléctrica, petrolera; las reformas legales sobre uso de la Guardia Nacional en tareas de seguridad pública o las políticas austeridad … Todo lo que el mandatario llama ‘cuarta transformación’”.

La aplicación de éstas está congelada pues su constitucionalidad está pendiente de resolverse en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y en caso de fallos adversos, Morena, ya con bancada disminuida no podrá volver a retomarlos en el Poder Legislativo, según su análisis.

Ejemplifica con la Ley de Hidrocarburos que está suspendida por los jueces de amparo. Medina, quien también es integrante del Centro de Estudios de la Democracia y Elecciones (CEDE) de la UAM, dice que “si es declarada inconstitucional tendrá que regresar al Legislativo para una eventual nueva reforma”. Según el analista, lo mismo puede ocurrir con la Ley de la Industria Eléctrica o el registro de los teléfonos celulares.

Medina vislumbra que la mayoría morenista estará obligada al diálogo y la negociación.

Expone que en la Cámara, Morena dejará de ser grupo hegemónico y ahora, los órganos de gobierno de San Lázaro, la Junta de Coordinación Política (Jucopo) y la mesa directiva, deberán alternarse entre las fuerzas políticas.

Ve otro logro para la oposición que consiste en que ahora habrá doble bloque de contención, uno en la Cámara de Diputados y otro en el Senado, lo que implica que la tarea legislativa deberá ser producto de acuerdos.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo