Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Millones de empresas chinas colapsarán por coronavirus si los bancos no actúan rápido

165

Brigita, director de uno de los concesionarios de automóviles más grandes de China, se está quedando sin opciones. Los 100 puntos de venta de su empresa han estado cerrados durante aproximadamente un mes debido al coronavirus, las reservas de efectivo están disminuyendo y los bancos son reacios a extender los plazos de vencimiento de los miles de millones de yuanes en los próximos meses. También hay otros acreedores en los que pensar.

“Si no podemos pagar los bonos, será muy, muy malo”, dijo Brigita, cuya compañía tiene 10 mil empleados y vende marcas de automóviles de gama media a alta, como los BMW. Ella pidió que solo se usara su primer nombre y que su firma no fuera identificada porque no está autorizada a hablar con la prensa.

Con gran parte de la economía de China todavía inactiva mientras las autoridades intentan contener una epidemia que ha infectado a más de 75 mil personas, millones de compañías en todo el país están en una carrera contra el reloj para mantenerse a flote.

Una encuesta de pequeñas y medianas empresas chinas realizada este mes mostró que un tercio de los encuestados solo tenía suficiente efectivo para cubrir los gastos fijos durante un mes, y otro tercio se agotó en dos meses.

Si bien el Gobierno de China redujo las tasas de interés, ordenó a los bancos aumentar los préstamos y aflojó los criterios para que las empresas reiniciaran sus operaciones, muchas de las compañías privadas del país dicen que no han podido acceder al financiamiento que necesitan para cumplir con los próximos plazos para el pago de deudas y salarios. Sin más apoyo financiero o un repunte repentino en la economía de China, algunos pueden tener que cerrar para siempre.

“Si China no logra contener el virus en el primer trimestre, espero que una gran cantidad de pequeñas empresas se vean afectadas”, dijo Lv Changshun, analista de Beijing Zhonghe Yingtai Management Consultant.

A pesar de representar el 60 por ciento de la economía y el 80 por ciento de los empleos en China, las empresas privadas han luchado durante mucho tiempo para obtener fondos para ayudarlos a expandirse durante los auges y sobrevivir a las crisis.

Hasta ahora, el apoyo de los gigantes bancarios de China en respuesta al brote ha sido poco sistemático, principalmente destinado a combatir directamente el virus. Industrial & Commercial Bank of China, el prestamista más grande de la nación, ha ofrecido alivio a aproximadamente el 5 por ciento de sus clientes de pequeñas empresas.

En una respuesta por correo electrónico a las preguntas de Bloomberg News, ICBC dijo que ha asignado 5 mil 400 millones de yuanes (770 millones de dólares) para ayudar a las empresas a combatir los efectos por la propagación del virus. “Aprobamos las solicitudes de préstamos de pequeñas empresas calificadas tan pronto como llegan”, dijo el banco.

Como grupo, los bancos chinos habían ofrecido alrededor de 254 mil millones de yuanes en préstamos relacionados con el esfuerzo de contención a partir del 9 de febrero, según la asociación de la industria bancaria, con prestamistas extranjeros como Citigroup también bajando las tasas. Para poner esto en perspectiva, las pequeñas empresas de China generalmente enfrentan pagos de intereses de aproximadamente 36 mil 900 billones de yuanes en préstamos cada trimestre.

Los requisitos estrictos restringen quién puede acceder a préstamos especiales asignados por el Banco Central para negocios, mientras que los gobiernos locales y los bancos han impuesto límites a las cantidades, según personas familiarizadas con el asunto.

Un banquero de una de las casas de bolsa más grandes de China dijo que su empresa abrió un camino rápido para facilitar las ventas de deuda de las empresas involucradas en el esfuerzo de contención del virus, y los prestatarios deben demostrar que utilizarán al menos el 10 por ciento de los ingresos para combatir la enfermedad.

Eso es de poca ayuda para un concesionario de automóviles. Brigita, cuya firma debe dinero a docenas de bancos, dijo que hasta ahora solo ha llegado a un acuerdo con un puñado para extender los plazos de pago en dos meses. Por ahora, la compañía sigue pagando salarios.

Muchos de los negocios de China ya estaban buscando ‘salvavidas’ antes del virus, azotados por una guerra comercial y medidas enérgicas contra los préstamos que enviaron el crecimiento económico a un mínimo de tres décadas el año pasado.

Según Lianhe Rating, corren mayor riesgo las industrias de restauración y restauración que requieren mucha mano de obra, agencias de viajes, aerolíneas, hoteles y centros comerciales.

Yang, administrador de la propiedad de un centro comercial de siete pisos en Shanghái, dice que un inquilino que dirige un hotel de 150 habitaciones que generalmente está ocupado ha pedido una exención de alquiler de un mes después de que el negocio se agotara. Ella espera que la sala de masajes que alquila espacio en el centro comercial también tenga problemas y esté abierta a brindarle ayuda.

Un subdirector de financiamiento de un pequeño desarrollador en la provincia central de Anhui dijo que incluso a su empresa se le niegan préstamos bajo las líneas de crédito existentes. Una caída en las ventas ha afectado el perfil crediticio de la compañía y la escasez de nuevos proyectos significa que no hay garantías para presentar. Sin acceso al crédito, el negocio puede sobrevivir durante unos cuatro meses, o tal vez más si algunos pagos pueden retrasarse, dijo.

Los bancos apenas no están mucho mejor. Muchos están subcapitalizados y en riesgo después de dos años de impagos récord de deuda. La firma de calificación S&P Global ha estimado que una emergencia prolongada podría causar que el índice de morosidad del sistema bancario se triplique a aproximadamente 6.3 por ciento, lo que representa un aumento de 5.6 billones de yuanes.

Wu Hai, propietario de Mei KTV, una cadena de 100 bares de karaoke en China, acudió al principal medio de descontento de la nación, la plataforma de medios sociales WeChat, para expresar su desesperación.

Los bares de KTV han sido cerrados por el Gobierno debido al virus, lo que ‘ahoga’ su flujo de caja. Los préstamos especiales de las autoridades serán de poca ayuda y ningún banco proporcionará un préstamo sin suficiente garantía y flujo de efectivo, dijo en su cuenta oficial de WeChat a principios de este mes.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More