Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Miguel Borge y Cancún (última parte)

19

 Miguel Borge Martín, ante un  numeroso grupo de jóvenes, continuó recordando la iniciativa de construir el Centro de Convenciones de Cancún:

 “El gobierno del estado otorgó la concesión para construir el inmueble y explotarlo durante 35 años, a cambio de que el Patronato recibiera durante todo ese tiempo, desde la etapa de construcción, aportaciones anuales  para el desarrollo de sus actividades. De esa manera, el Patronato llegó a brindar atención a más de 23,500 jóvenes en Orientación Permanente, Formación Integral, Capacitación y Asistencia Psicológica; y a casi 30,000 en Formación y Apreciación Artística y Cultural, Información y Documentación y Actividades Recreativas y Deportivas”.

 Agregó: pero eso no fue todo. Con la activa participación del patronato ‘Por los Jóvenes de Cancún’ se concibió a la ‘Ciudad Deportiva y Cultural de los Jóvenes’, un complejo de instalaciones deportivas, recreativas y culturales, con un diseño arquitectónico que representaba en sí mismo un atractivo para propios y visitantes. Se contrató y se pagó todo el proyecto ejecutivo, para que los edificios fueran construyéndose poco a poco. Sólo se alcanzaron terminar la Casa de la Cultura y el gimnasio Kuchil-Baxal (‘lugar de juegos’), que hoy siguen siendo ampliamente utilizados por la comunidad. Todo lo demás quedó pendiente y no sólo no se realizó, sino que buena parte de los terrenos que habían sido destinados a este gran proyecto para la ciudad, fueron fraccionados y vendidos. En pocas palabras, todo se echó por la borda.

Y luego, sin poder ocultar una herida en el alma, señaló que “tengo que decirlo, porque así lo siento, que fue una verdadera lástima que deliberadamente desbarataran el Patronato ‘Por los Jóvenes de Cancún’, que se destruyera lo que se había concebido originalmente como Centro de Convenciones con su Torre Panorámica, y que se desintegrara el proyecto de la Ciudad Deportiva y Cultural de los Jóvenes. Los tres proyectos formaban parte de un mismo propósito, que enlazaba al turismo con la participación social y  la creación de espacios, para el desarrollo de actividades sociales y culturales en beneficio de la comunidad y, particularmente, en beneficio de la juventud de Cancún. Pasando el tiempo me parece que lo que se hizo fue un crimen contra la ciudad. No me cabe la menor duda de que hoy Cancún sería diferente para los jóvenes y para todos los cancunenses, si hubiera habido continuidad en estas acciones”. Así se escribe la historia de esta ciudad, con sus luces y sus sombras, con sus victorias y fracasos.

 

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo