Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Menor mexicana es identificada como esclava de secta sexual Nxivm

113

Tres hermanas mexicanas viajaron en 2005 a Nueva York para recibir el curso de empoderamiento Nxivm, que les ofrecería el “Gurú de la autoayuda”, Keith Raniere, sin saber que su experiencia se convertiría en un infierno.

Fue Camila, en ese momento con tan solo 15 años la que se convirtió en “la primera esclava sexual del acusado” y quien vendrá a testificar contra él, anunció la fiscal Tanja Hajjar durante sus argumentos iniciales del juicio que comenzó la mañana de ayer en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York. Cuando alguien “promete ser mentor de jóvenes mujeres, pero en lugar de eso tiene relaciones con ellas, eso es crimen organizado; él se presume inocente, pero Keith Raniere era un jefe criminal”, argumentó la fiscal al jurado.

Raniere comenzó a dormir con la joven hermana a la que apodaron Camila Virgen y después tomó represalias contra otra de ellas de nombre Daniela, cuando supo que se había fijado en alguien más, algo que tenían prohibido. Raniere “la encerró en una habitación durante dos años antes de regresarla a México”, agregó Hajjar.

Camila se convirtió en la reclutadora del subgrupo del culto sexual DOS, (maestra de las compañeras obedientes) y en su papel de “primera esclava” invitó a una actriz llamada Nicole, quien le fue presentada a Raniere mientras “estaba con los ojos vendados y atada a una mesa”. La fiscal relató que en ese momento “una tercera persona entró en la habitación y comenzó a practicarle sexo oral a la actriz: esa persona era Camila”.

La fiscalía presentó a una ciudadana británica llamada Sylvie, quien fue reclutada por la heredera del licor de Seagram, Clare Bronfman. Ella pasó 13 años con la organización de autoempoderamiento y contó que en las sesiones, donde se les buscaba hacer lavado de cerebro con frases tipo: “Todo lo que sucede es creado por ti”, las formaban en círculos y las ponían a aplaudir y cantar: “Estamos comprometidos con nuestro éxito”. Igualmente repetían: “aquí no hay víctimas finales, así es que no elegiré serlo”, además de que debían jurar “una vida de obediencia y compromiso” a Raniere, quien se mostró indiferente, escribiendo algunas notas, mientras comenzaban a caer las acusaciones en su contra.

A través de Hajjar, la fiscalía prometió traer un aluvión de evidencias contra el acusado, incluidas imágenes de pornografía infantil incautadas en su hogar en Nueva York.

En el inicio de la jornada, en una introducción muy didáctica, el juez Nicholas Garaufis, encargado de llevar el caso, recordó a los jurados que estarán parcialmente privados de su libertad y les prohibió hablar siquiera con sus familiares sobre el juicio, mucho menos seguirlo en medios o redes sociales. Las medidas tienen como objetivo evitar el hecho de que un periodista o civil pueda obtener testimonios de uno de los miembros durante el proceso y que eso pueda viciar el debido proceso como ya sucedió con el juicio de El Chapo, falta por la cual los abogados del narcotraficante pidieron la reposición del juicio. Sin embargo, cualquier miembro del jurado podrá entrevistarse con la prensa al finalizar, si así lo desea.

EXPECTACIÓN

Al igual que con El Chapo, el proceso contra Raniere generó mucha expectación, y tanto la sala principal como la de descargo estuvieron a reventar.

EL CULTO

Un reportaje de The New York Times, sustentado en el testimonio de dos mujeres que lograron abandonar la secta, reveló que más de 16 mil mujeres fueron enganchadas.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More