Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

‘Mataperros’ de Puebla también le daba de comer los restos a sus hijos, aseguran

180

La escena fue espeluznante. Más de 30 animales atrapados en una pequeña jaula, otros destazados, suciedad en cada rincón del departamento 4 del edificio 52 de bosques de San Sebastián.

Una joven iba en busca de su mascota que le habían robado, convocó a los vecinos, llamaron a la policía municipal y lograron ingresar a la vivienda donde suponían estaba su perro. Pero nunca imaginaron lo que descubrirían.

Ya logramos entrar y la vieja tiene perros en el refrigerador, ayuda por favor. Es muy impresionante, chicos, yo siento que me voy a desmayar, el olor es horrible”, dijo en un video.

Los testigos estaban enardecidos. Más de 10 patrullas municipales y sus efectivos acudieron a rescatar a los animales y a detener a la acusada, quien estuvo a punto de ser linchada.

Por qué llora si cuando mató a los perros no sintió feo. Asesina, mentirosa, culer*, vea nada más la cara de loca que tiene, maldita asesina”, expresó.

En un cuarto del departamento había utensilios que al parecer esta familia utilizaba para sacrificar a los animales.

En la azotea encontraron una jaula con más de 20 perros, gatos, conejos y hasta palomas.

Renata Jimenez grabó el video que se hizo viral en redes.

Entramos al domicilio y había dos refrigeradores, en el primero únicamente había un perro y un gato. En el otro refrigerador había más perros y más gatos, alrededor de 5 o 6 y en el tambo había más animales destazados. En una recámara encontraron machetes, palos con clavos, con eso los mataba y les pegaba”

A decir de los vecinos, la acusada identificada como Consuelo “N” vendía carne enchilada los martes y sábados afuera de la Parroquia del Espíritu Santo, mejor conocida como la Iglesia de las Palomas.

Se ponía aquí, se ponía a vender la carne enchilada. Es de perro y de gato. Venía con su hijo discapacitado y causaba lastima, y la gente por hacer un buen acto le compraba carne o le daba dinero”, dijo un hombre llamado Jorge Gabriel.

Es muy difícil de aceptar, a lo mejor uno fue un comensal de todo esto porque uno no sabe qué está comiendo. Ella vendía la carne enchilada los días sábados y decían los vecinos que entre semana vendía tortas”, dijo otro testigo llamado Luis Rivas.

Por otra parte, María Luisa, una vecina, narró que también le daba de comer los restos de los perros a sus niños.

Sacaba bolsas con tripas y cosas así, y dicen que con eso alimentan a sus niños. Dicen que vendía carne enchilada y que de eso se alimentaban”

Sus vecinos la describen como una persona sin problemas mentales, aunque se tornaba agresiva cuando alguno de ellos le reclama sobre los perros que tenía en su casa.

Desde hace dos años ya tiene una denuncia y no habían hecho caso, pero ahorita hay señores que perdieron a sus perros y vinieron a ver y sí encontraron a unos. Ya sospechábamos por el olor, porque chillaban los perros y se desaparecían y el olor es muy fuerte”, dijo otra vecina.

Pero así que se vea que tiene una enfermedad, no. El niño estaba bien, pero su papá lo tiró”, contó Adrián, otro vecino.

Consuelo vive con su esposo, que, a decir de los testigos, tiene antecedentes penales. Tiene dos hijos, uno de ellos de 17 años con discapacidad motriz a raíz de una golpiza que recibió de su padre, y otro de 8 años.

Era aislado y, de hecho, ya se veía que no podía caminar. Y lo sacaron, ya no terminó la primaria. Andaba con su mamá. Yo vi cómo pasaba y compraba sus croquetas y a cada perro que veía le daba y si veía que se quedaba le daba otra vez, y le hacía así, y se lo llevaba a fuerza”, recordó Erick, un compañero de la escuela.

Elementos de la Fiscalía de Puebla acudieron al punto para iniciar con las investigaciones del caso.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More