Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Mafia rumana lava dinero en restaurantes Taboo, Tantra, Rosa Negra, Funky Geisha y Chambaoson

Investigan a cerebro fiscal detrás de mafia rumana en Cancún

1.267

Hay más elementos en el caso de las relaciones entre personajes empresariales, políticos y rumanos que clonan tarjetas y que estarían operando la trata de personas en Quintana Roo. Los negocios fachada, giros negros, han logrado operar “cumpliendo” de cara a la autoridad fiscal. El prominente contable José Antonio de Anda Turati, ligado específicamente al fraude de Oceanografía que afectó a Pemex, en el centro de la red delictiva rumana

Ricardo Antonio Vega Serrador, empresario gasolinero a quien se le señalaron ligas con la mafia rumana en Cancún, es investigado por la Fiscalía General de la República (FGR) desde 2014 por presunto lavado de dinero, es dueño de empresas inmobiliarias vinculadas con la compra de predios en Quintana Roo a precios de ganga, durante el gobierno de Roberto Borge y ahora, como nuevo capítulo de la trama, aparecen detrás de él notables fiscalistas que habrían armado el esquemas para el manejo de fondos.

De acuerdo con información en poder de Crónica, están en la mira diversos despachos privados, incluyendo algunos que son asignados a administrar bienes y empresas intervenidos después de cometer fraudes cuantiosos. Un caso famoso que aparecería en los próximos días, estaría ligado específicamente al fraude de Oceanografía que afectó a Pemex.

El prominente contable José Antonio de Anda Turati quien estuvo a la cabeza del equipo que tomó el control de Oceanografía. De acuerdo a la información señalada, el fiscalista ha sido la pieza clave en el entramado de esquemas fachada con las que el presunto delincuente Vega Serrador hace pasar por legales negocios turbios.

En efecto, antros y bares locales como el Taboo, Tantra, Rosa Negra, Funky Geisha y Chambaoson usados en un esquema para que negocios con flujos opacos, con mucha y constante liquidez, y que es parte de lo que las autoridades fiscales detectaron y están investigando, deduciendo lavado de grandes cantidades de dinero.

Vega Serrador es conocido como “zar” gasolinero o el señor de los ferraris, por su colección de esplendidos autos. Al ser recientemente señalado como uno de los empresarios con ligas a los rumanos, no negó que ha tenido trato comercial con ellos, pero indicó que sólo hubo alguna venta en la que ni siquiera conoció a los compradores.

Las ventas de este tipo, en efecto, tendrían un aspecto legal, pero se trataría de operaciones que forman parte de la fachada fiscal cuidadosamente armada por personajes con conocimientos contables notables para “blanquear” los recursos de los rumanos.

Los bares, especialmente los que se han convertido en enclave de drogas, extorsiones y venta de mercancía robada, están en la mira como probables centros de lavado de dinero que en realidad se gana clonando tarjetas, defraudando con operaciones financieras electrónicas ilegales y otras actividades ilícitas.

El bloqueo de cuentas que las autoridades realizaron a Vega Serrador el 4 de febrero sería el primer golpe fuerte contra el esquema que los cerebros fiscalistas y contables armaron en favor de este empresario. Ese congelamiento de cuentas se vio acompañado de otras similares contra políticos y miembros de la IP en la entidad del sureste.

En efecto, Vega también tiene una fama pública como favorito de políticos y ya había aparecido en la mira por adquisición de terrenos del Estado de Quintana Roo a sólo el 6 por ciento de su costo real y que fueron asegurados por la entonces Procuraduría General de la República en 2017.

El empresario cuenta con una amplia red de gasolineras denominada “La Gas” y con tiendas de conveniencia “Go Mart” en esa entidad, en supuesta alianza con Fayad Hassan. La empresa “Corpogas” opera en siete estados, incluyendo 10 alcaldías de la Ciudad de México.

La historia de Vega y su liga hacia la trama rumana siguen adelante; hoy la mira está puesta sobre quienes a partir de su conocimiento técnico fiscal, construyeron fachadas de legalidad a actividades que no lo eran.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo