Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

López Obrador y Trump, enfrentados

43

Si el presidente Andrés Manuel López Obrador no escucha los tambores de guerra que empezaron a sonar en Estados Unidos tras la masacre de nueve ciudadanos estadounidenses en Sonora, que alguien se apure a explicarle lo que significa, porque de no atender el problema y empezar a revisar su estrategia de seguridad, el choque de trenes con el presidente Donald Trump será fuerte y lo va a aplastar. Por lo pronto, la ruta de colisión es una visión distinta sobre cómo enfrentar el crimen. Trump quiere guerra a los cárteles de la droga y que se aplique la ley; López Obrador quiere que se pare el trasiego de armas a México. 

El Presidente no aceptó ninguna de la ayuda ofrecida por Trump por respeto a la soberanía mexicana, lo que es un argumento baladí porque el jefe de la Casa Blanca ya vio que López Obrador sólo lo dice para consumo doméstico. Cedió al cambiar la política migratoria para hacer el trabajo sucio contra migrantes en el sur del país ante el chantaje comercial. Entregó soberanía al decidir por presiones de su contraparte. Eso fue en un momento donde López Obrador estaba en uno de sus puntos más sólidos de su administración. Hoy se encuentra en el punto de mayor debilidad de su Presidencia.

Perdió el consenso interno, incluso dentro de las Fuerzas Armadas, que han sido su sostén, y desde el culiacanazo, su espacio de maniobra se achicó. El Cártel de Sinaloa lo humilló en Culiacán a mediados del mes pasado, de cuya derrota no ha logrado salir, y para añadir variables negativas al escenario, el Cártel de Sinaloa opera en el norte de Sonora, donde murieron los nueve ciudadanos estadounidenses. Para el gobierno de Estados Unidos, sus ciudadanos se encuentran en lo más alto de sus prioridades, una posición que trasciende los conflictos políticos e ideológicos.

El asesinato de los miembros de la familia LeBarón llegó en un muy mal momento para López Obrador y muy oportuno para Trump y los republicanos, que están luchando para evitar que se abra un juicio político contra el jefe de la Casa Blanca. El spin es claro. Tom Cotton, miembro del Comité de Servicios Armados del Senado, señaló que el gobierno de Estados Unidos podría verse forzado a tomar acciones unilaterales si el gobierno de México no actuaba apropiadamente en el asesinato de sus connacionales. El periódico conservador The Wall Street Journal remató su principal editorial con el señalamiento de que si México no puede con los cárteles, Estados Unidos debería de intervenir militarmente.

La crisis de seguridad en México se volvió trasnacional en menos de un día y la estrategia de abrazos y regaños en lugar de confrontar a criminales, comenzó a ser motivo de sorna. El senador republicano Linsday Graham dijo que su equipo checará si los cárteles mexicanos son considerados organizaciones terroristas dentro de los confines de la ley estadounidense. No lo son, cuando menos todavía, pero dos cárteles, Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, se encuentran dentro de las cinco organizaciones trasnacionales consideradas como los peores enemigos de Estados Unidos.

Hay que tener mucho cuidado con las acciones del gobierno y el lenguaje. “El presidente López Obrador asumió la Presidencia hace casi un año, diciendo que su estrategia para lidiar con los cárteles iban a ser más abrazos y no balazos”, ironizó Cotton. “Eso puede funcionar en un cuento de niños, pero en el mundo real, donde tres mujeres y seis niños estadounidenses han sido asesinados y quemados vivos, lo único que puede contraatacar a las balas son más balas y más grandes. Si el gobierno mexicano no puede proteger ciudadanos estadounidenses en México, entonces Estados Unidos debe tomar las cosas en su propia mano”.

Las afirmaciones son temerarias, pero se sustentan en un viejo fallo de la Suprema Corte de Justicia de esa nación, de 1991, a favor del gobierno de ese país que avaló que sus agentes entraran al consultorio del doctor Humberto Álvarez Machaín, en Guadalajara, lo capturaran y se lo llevaran subrepticiamente a El Paso, donde lo entregaron a la DEA para que lo juzgaran por el asesinato de su agente encubierto en el Cártel de Guadalajara, Enrique Camarena, seis años antes.

El presidente López Obrador está herido por su fallida estrategia de seguridad y por su tozudez a mantenerla como hasta ahora, pese a las evidencias de que está naufragando. Trump le ofreció enviar tropas para pelear una “guerra” contra los cárteles mexicanos, oferta que López Obrador rechazó. Fue correcta su posición, pero mantener una estrategia de seguridad irreductible, sin cambio o ajustes, llevará a una situación de mayor fricción con Washington y mayor violencia en México.

La masacre contra la familia LeBarón colocó al presidente López Obrador donde han estado antecesores suyos, donde gobierno, Capitolio y medios de Estados Unidos se alinean detrás de un tema que afecta a México. El presidente Miguel de la Madrid enfrentó los embates, cuando el asesinato de Camarena facilitó la narrativa antimexicana a Washington, de la misma forma como el culiacanazo redujo la capacidad de maniobra de López Obrador.

En el contexto político interno en Estados Unidos, la relación con México se vuelve sumamente delicada, para los mexicanos, y compleja para López Obrador. No puede ceder de la manera grotesca como lo hizo cuando cambió aranceles por política migratoria, pero tampoco puede mantenerse en el punto donde está. Entre más rígida sea su posición, es más fácil de quebrar. Necesita mostrar un cambio en la estrategia de seguridad y buscar resultados. López Obrador no puede seguir mendigando plazos de gracia para que le salgan las cosas, sino componer lo que rompió, antes de que lo compongan desde el norte.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More