Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Lo Que la 1ª Ronda nos Dejó por Manuel Agustín Trujillo Gutiérrez

34

Sin duda éste mundial empezó sumergido en la polémica, las redes sociales mexicanas estaban inundadas de imágenes y noticias sobre las supuestas masacres y desalojos de las favelas brasileñas, así como de las protestas y abusos por parte de la autoridad brasileña a los manifestantes. La burbuja brasileña explotó y el mundial parecía en riesgo. Los estadios apenas se entregaron una semana antes de la inauguración y, su construcción costó la vida a cuatro personas. Sin olvidar también las decenas de videos anti-FIFA que circulaban por las redes. Sin embargo el balón rodó y comenzó la fiesta.

La fiebre de los “antis” no se hizo esperar en México, fueron precisamente los medios de izquierda como Aristegui Noticias y la Jornada quienes comenzaban a conjeturar y empatar las fechas de los partidos de la selección mexicana con las sesiones del Senado para la discusión de las leyes secundarias de la reforma energética. Sin duda, pudiese parecer perverso que el Senado utilizara el mundial como cortina de humo para “vender” el petróleo a empresas extranjeras y, que el pueblo adormilado por el fútbol no protestase; aunque nada más alejado de la realidad. Dejando de lado los aires conspiranóicos, a mi humilde opinión, la vida política de un país no se debe frenar sólo porque existe un evento deportivo de gran magnitud o por un capricho de algunos.

Si bien el mundial ocupa la atención de millones de televidentes, ni con mundial o sin mundial los debates de la reforma energética habrían sido “vigilados” por la mayoría de los mexicanos. Hace un par de días, el senador Penchyna reveló en la Escuela Nacional de Cuadros del PRI que en el punto álgido de la discusión energética en el Canal del Congreso sólo alcanzó un punto de raiting lo que equivale a 506 mil personas aproximadamente según IbopeAGB, cifra muy pobre y poco equiparable a los millones de mexicanos que están pendientes de los partidos del tri.

Fue después del partido contra Brasil que México entró en el ojo del huracán luego de que la FIFA determinara que el grito de “puto” les parecía homofóbico. Las oleadas patrióticas de defensa del grito de “puto” -que ya es toda una tradición en el fútbol mexicano- no se hicieron esperar, inclusive personajes públicos, periodistas, artistas e instituciones salieron a defenderlo; por otro lado los “antis” vieron en esto la oportunidad perfecta para hacerse notar y evidenciar -más- un problema que antes no era un problema; porque ningún extranjero se los había hecho notar. Lo cierto es que varios de esos que invitan a la defensa del petróleo, a no ver el mundial y a criticar a la FIFA, fueron los primeros que aplaudieron a la misma para aplacar el grito misógino y ¿homofóbico? de “puto”; no que no estaban al pendiente del mundial.

Al final no pasó nada con el grito, por el contrario, el grito se ha comenzado a contagiar en diversos países del mundo y en México se grita con más fuerza. Pero nada tenía que pasar tampoco, pues el grito que sí es ofensivo –por eso lo gritan- no es homofóbico. Hace un par de años en mi entorno social, yo vi a muchos de esos que hoy se indignan ante el grito de “puto”, saltando y gritando “puto” por una famosa canción de Molotov, pero hoy lo critican; ¿será porque hoy está de moda criticarlo como ayer estaba de moda la canción?

Sin duda esta 1ª ronda nos dejó una gran lección a los mexicanos y es que se puso en evidencia la doble moral del pueblo mexicano; se evidenció un pueblo de opuestos que no se pone de acuerdo; unos “antis” que están en contra de todo y a favor de nada; y un pueblo ilusionado que cree de nuevo en la selección y en el gobierno con el riesgo de ser nuevamente defraudados; un pueblo trabajador que encuentra descanso viendo partidos de fútbol; un pueblo frustrado que encuentra la gloria en las victorias del tricolor.

Lo triste es que se va a terminar el mundial, se va a ir la fiesta, se va a terminar la euforia pero nosotros nos tendremos que quedar en esta triste, enferma e hipócrita sociedad. (@TruGMA)

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo