Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

La Suprema Corte desechó el proyecto para despenalizar el aborto en Veracruz

13

Este martes los cinco ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, deshecharon la discusión de la despenalización del aborto en México. Este resultado se concluyó tras la votación en las que se tuvieron cuatro votos en contra, por parte de las ministras y ministros Norma Lucía Piña Hernández, Ana Margarita Ríos Farjat, Jorge Mario Pardo Rebolledo y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, frente al único voto a favor, por parte del ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá.

La medida tenía especial trascendencia para el estado de Veracruz, ya que de haber sido aprobada, iba a obligar al Congreso de esa entidad a despenalizar la interrupción del aborto.

Captura de pantalla de la Sesión Remota de Primera Sala de la SCJN Captura de pantalla de la Sesión Remota de Primera Sala de la SCJN

La primera ministra en posicionarse sobre la discusión de la despenalización del aborto fue la Norma Lucía Piña Hernández. Lo hizo en contra.

“No existe un mandato específico de legislativo de legislar en ese sentido (…) la Corte incurriría en el llamado activismo judicial, que desbordaría mucho las facultades constitucionales de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

Es decir, la ministra no consideró que la Constitución obliga a los congresos a legislar en materia de aborto, motivo por el cual, a su parecer, tampoco hay una omisión al respecto. A lo mucho, agregó, se puede alegar una inconstitucionalidad en las leyes en Veracruz, pero aclaró que ese punto no estaba argumentado en la demanda de amparo. “Voy a ir en contra del proyecto por el tratamiento que se le da y que no comparto en específico”, concluyó.

La segunda ministra en emitir su voto fue Ana Margarita Ríos Farjat, quien se pronunció en mismo sentido que su compañera. “No existe un mandato específico para legislar en un sentido determinado (…) esto es un problema de técnica jurídica para mí”, expuso entre sus motivos. Eso sí, aclaró que su decisión se basó en cuestiones técnicas, en como fue presentado el proyecto, y no en el fondo del asunto.

El ministro José María Pardo Rebolledo fue el tercero en participar. También lo hizo en contra. Él argumentó que el amparo promovido en Veracruz –que prácticamente fue el que llevó esta discusión a la SCJN– era improcedente. Aunque aclaro que no emite, con su voto, ninguna postura sobre el tema del aborto.

Por su parte, el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena se dijo en contra de la discusión y dijo que sus motivos eran los mismos ya expuestos por las dos ministras.

Mientras que el quinto voto, el único a favor, fue del ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá, quien fue precisamente el que llevó este asunto a la Suprema Corte. “Respetuosamente no comparto la determinación de que el asunto no sea procedente (…) estimo que las quejosas contaban con un interés legítimo para reclamar dichas omisiones, pues su objeto se enfoca en la protección y en la defensa de los derechos humanos de las mujeres”, argumentó.

“Sí existe una obligación legislativa que vincula al Congreso local de Veracruz para reformar sus normas penales en relación a la interrupción del embarazo”, alertó González Alcántara, recordando que en la Corte tienen la obligación de reformar las normas que sean discriminatorias o propicien la violencia en contra de las mujeres. “La prohibición absoluta de interrumpir el embarazo es contraria a la protección que corresponde a todas las mujeres”.

Para que la despenalización del aborto en México fuera una realidad, se necesitaba que la propuesta fuera aprobada por al menos tres de los cinco ministros de la sala.

Así, la primera sala de la Corte desechó el proyecto que respaldaba a un juez federal de Xalapa, capital veracruzana, quien el año pasado emitió un amparo en el que ordenaba al Congreso de Veracruz reformar tres artículos del Código Penal porque criminalizan el aborto.

(Foto: EFE/ José Méndez)
(Foto: EFE/ José Méndez)

Este miércoles 29 de julio pintaba para volverse un día que pasaría a la historia para las mujeres en México. La despenalización del aborto significaba un paso trascendental en la materia, tomando en cuenta que en la mayoría de los estados del país esa práctica está criminalizada –solo en Ciudad de México y Oaxaca es legal la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas de gestación–.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se pronunció en pro de la despenalización del aborto, en la ‘mañanera’ de este miércoles.

La mujer no debe enfrentar un proceso penal por haber tomado una decisión de esa naturaleza (…) para mí, el hecho de que una mujer enfrente un proceso penal por una situación de esta naturaleza es algo inadmisible. Entonces yo estaría totalmente de acuerdo con la ponencia del señor ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá, que establece para el estado de Veracruz esta situación”.

Mientras que colectivos de mujeres y grupos de la sociedad civil tenían todas sus expectativas fijadas en esta jornada, sobre todo los originarios de Veracruz.

“Lo que nos tiene bastante optimistas sobre toda esta situación es que la Suprema Corte de Justicia tiene el poder, si validan el amparo, el Congreso del estado de Veracruz se vería obligado a implementar la despenalización del aborto”, decía a Infobae México Arussi Unda, líder del colectivo feminista veracruzano ‘Brujas del Mar’, la víspera de la discusión.

“El cuerpo es el primer territorio de conquista siempre, en este sistema patriarcal. Entonces es momento de recobrar la propiedad de nuestros cuerpos”, sostuvo la activista.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo