Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

LA INSTRUMENTALIZACIÓN DE LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA ||| POR L.C Y L.D DIEGO ARMANDO OROZCO JUÁREZ

41

El día de hoy analizaremos lo acontecido en la conferencia mañanera del 10 de agosto de 2021, en la cual el presidente exhortaba a los legisladores para convocar a una sesión extraordinaria de sesiones, con miras a discutir y aprobar las leyes secundarias sobre la revocación de mandato, las cuales permitan su aplicación en 2022; en esa guisa, a continuación, buscaremos explicar que es la revocación de mandato, sus consecuencias, cuales pueden ser sus probables impedimentos.

Diversas opiniones se contradicen sobre su legalidad, utilidad y si esta es o no un instrumento de participación ciudadana, sin embargo, podemos definir la revocación de mandato como el mecanismo mediante el cual las y los ciudadanos aprueban o no, siendo así que, en caso de cumplir con todos los procedimientos y encuadrar en todos los supuestos que le otorguen el carácter de vinculante, esta puede concluir de forma anticipada con el ejercicio del cargo para el que fue electo.

Ahora bien, múltiples juristas han señalado que el principal impedimento para que se lleve a cabo la revocación de mandato es la irretroactividad de la ley, la cual se encuentra prevista en el artículo 14 constitucional, lo anterior debido a que la Ley Federal de Revocación de mandato se encuentra legislada dentro del periodo de Andrés Manuel López Obrador, impidiendo así, que esta pudiese ejecutarse para el presente mandato presidencial, sin embargo, dentro de los temas que se buscan legislar, se espera que se incluya algún artículo transitorio que remueva este obstáculo del camino.

Muchas pueden ser las conclusiones respecto a que el Presidente busque con ansias la revocación de mandato, quizá la más sensata atienda a un repunte en su popularidad, la cual ha decaído de forma importante durante su mandato, así como también una victoria en el ámbito moral, debido a que diferentes frentes políticos, así como muchos actores del sector privado incentivarían al “si” de su revocación, sin embargo, para que esto llegue a pasar se necesita una victoria en la cual participe más del 40% del padrón electoral, lo cual resulta hasta el momento una cifra lejana, debido a que en la pasada consulta tan solo se alcanzó el ínfimo 7.11% del padrón electoral.

Partiendo de ese análisis, a todas luces se observa como un ganar/ganar para nuestro presidente electo, debido a que es casi un sueño guajiro alcanzar el 40% del padrón que logre un carácter vinculante, de igual forma, a pesar que existe inconformidad y descontento, y que su popularidad ha bajado seriamente durante su mandato, sigue teniendo una mayoría de seguidores, lo cual significaría una victoria que se traduzca en un repunte de popularidad, como también en una estrategia la cual le permita jactarse de una derrota moral por parte de aquellos que no apoyan su causa, también mal llamados conservadores.

Los comentarios están cerrados.