Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

La herencia maldita de Félix González Canto

1.024

REDACCIÓN

Cancún.- En Quintana Roo somos víctima de una herencia de clase política que se enquistó en el poder desde el 2005, pero con antecedentes que rompieron con toda moral y buenas costumbres, pues no les importó pisotear el honor de familias quintanarroenses, al grado de llegar hasta el asesinato.
El contexto se sitúa en 1999, a siete meses de haber llegado Félix Arturo González Canto a la presidencia municipal de Cozumel (1999-2002), cuando el 9 de noviembre de ese año, el cuerpo de Mayra Ayuso Rodríguez (QEPD) de 16 años, fue encontrado cerca del Aeropuerto de la isla. Se presume que la víctima estaba involucrada sentimentalmente con el presidente municipal, Félix González.
Por ese caso, la madre de la menor, Ana Isabel Rodríguez Mejía presentó denuncia penal ante la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado, por el extravío de la averiguación previa 1100/99, pues se trataron de ocultar los hechos; es más las investigaciones no avanzaron, pero sí existió la presentación de un ‘chivo expiatorio’ y se encarceló a Nelson Ciau Polanco, presunto novio de Mayra.
El caso va más allá de lo inmoral, pues según documentos en mano de este medio de comunicación, se levantó en la Oficialía del Registro Civil de Cozumel, una “constancia de muerte fetal”, pues en el momento de su asesinato Mayra Ayuso estaba embarazada. Sus familiares señalan al munícipe ya que era conocida por ellos y sus vecinos la cercanía entre ellos dos. El acta se levantó diez días después de haber encontrado a la mamá sin vida.

IMPUNIDAD E INMORALIDAD DE FELIXISTAS
Ante la impunidad, la clase política naciente se envalentonó para no responder por ningún acto contrario a la ley y las buenas costumbres. Su proceder en lo moral, de ahí que se desencadenaran Ayuntamientos y Secretarías con pensamientos envueltos en la inmoralidad de la corrupción, utilizando su posición para dar concesiones a amigos, y favorecer a familiares con los bienes del Estado.

Liego entonces, la clase política encabezada por el exgobernador Félix Arturo González Canto (2005-2011) se acostumbró a vivir del pueblo, crearon funcionarios que no realizan el pago adecuado sobre sus propiedades (predial y placas); utilizan el mecanismo de movilizar los dineros públicos a paraísos fiscales. Por otro lado, manejaron (y manejan) los activos del estado a su antojo, no es de extrañar que utilice un vehículo de gobierno para llevar a sus hijos a la escuela o colegio, salir por la noche a un restaurante o bar a estar con sus amigos o realizar visitas que no son de índole de su posición política. Vemos como realizan viajes a diferentes partes del mundo, pero detrás de todo hay un gasto para el Estado, en pocas palabras, quien juró defender la Constitución es su primer violador.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More