Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

La Guerra Comienza en Colima

24

El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatídico. Lo que cuenta es el valor para continuar. –Winston Churchill, político británico.

De manera intempestiva y antes de la fatídica fecha que marcaba el inicio de una nueva guerra electoral en el verano 2016, a los dos más poderosos partidos políticos de México, PRI y PAN, se les presentó una batalla anticipada cuyo escenario será Colima. Manlio Fabio Beltrones y Ricardo Anaya, presidentes del PRI y del PAN respectivamente, tendrán su primer batalla campal en el estado de Colima. Luego de que el fallo del TEPJF determinó anular la elección, el Congreso colimense decidió pactar el 17 de enero como el día “D”, el día de la gran batalla en la que los colimenses elegirán a su nuevo gobernador.

El pasado proceso electoral para el PRI en Colima fue convulsiva, tuvo 2 presidentes del Comité Directivo Estatal, Francisco Ánzar que fue removido a media campaña y el diputado Federico Rangel. También contó con 3 delegados en el proceso Agustín Trujillo antes de la designación del candidato, Víctor M. Tinoco hasta casi una semana antes de la elección y Javier Santillan que concluyó el proceso electoral. El candidato Nacho Peralta tuvo 2 coordinadores de campaña, la mitad dirigida por Arnoldo Ochoa y el resto por la senadora Mely Romero. Tantos cambio seguro abonó a la derrota del PRI en 8 de 10 municipios, en 10 distritos locales de 16 y en 1 de 2 diputaciones federales.

Para el PAN todo fue regocijo pues gozaron de su mejor resultado electoral en la historia del estado. A pesar de empezar el proceso electoral con un PAN dividido del que reconocidos panista abandonaron el partido como Locho Morán y Virgilio Mendoza, lograron dejar en la lona al PRI ganando 6 de 10 ayuntamientos, 10 de los 16 distritos y 1 de 2 diputaciones federales. La cereza del pastel terminó sabiendo a derrota pues el PAN perdió la gubernatura contra el PRI en las urnas y si bien no ganó en tribunales, sí logró la anulación de la elección a gobernador, teniendo así una nueva oportunidad de competir.

Cual generales con entusiasmo ante una batalla, Manlio y Ricardo comenzaron a mover sus piezas de cara a la elección extraordinaria. Tras el fallo Manlio comenzó ratificando a Nacho Peralta como candidato a la gubernatura de Colima. Su siguiente movimiento fue denunciar al senador Jorge Luis Preciado por haber falsificado pruebas en busca de la anulación de la elección. Posteriormente nombró a un experto en elecciones extraordinarias como lo es Manuel Andrade como nuevo delegado del CEN en Colima, junto con 3 delegados especiales más. Y justo un día después de eso removió a la dirigencia priísta en la entidad y en su lugar puso a Rogelio Rueda, un político reconocido e identificado con el candidato Nacho Peralta.

Por su parte Anaya optó por no definir a su candidato a la elección extraordinaria. Sin embargo con la mayoría en el Congreso, este comenzó por correr a todos los trabajadores del mismo y contrató alegados al panismo. Posteriormente trató de hacer alianzas con otros partidos para derrotar al PRI, pero su posible alianza con el PRD cayó  y la más importante para ellos, la de MC fracasó también pues estos pedían como condición que el senador Preciado no contendiera por considerarlo como heredero de la pasada administración. Entonces Anaya trató de hacerse de todo el poder del estado al tratar de designar a un recalcitrante panista como gobernador interino pero el TEPJF les dio un revés al resolver que debía ser el PRI el que propusiera la terna a gobernador interino. Así pues, Anaya sufrió su primera derrota contra Manlio y el PAN tuvo que elegir a un gobernador interino emanado de la terna priísta.

El panorama en Colima luce complicado para ambos partidos. Al PRI le urge reconquistar sus nichos políticos que fueron arrebatados por el PAN la pasada elección. Y al un PAN dividido al interior le urge encontrar candidato que consense entre los grupos. El terreno está listo, la fecha final está dada, los ejércitos se están reconstruyendo y Colima se prepara para la segunda elección a gobernador extraordinaria de sus historia. Manlio y Anaya saben que del triunfo en Colima dependerá el futuro de ambos partidos en el 2016 y probablemente su destino personal con miras al 2018 ¿Quién ganará? (@TruGMA)

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo