Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

LA AMBIGÜEDAD DEL CONCEPTO DE SUBCONTRATACIÓN ||| POR L.C Y L.D DIEGO ARMANDO OROZCO JUÁREZ

41

En publicaciones anteriores, he abordado temas relativos a la Reforma de la Subcontratación Laboral, publicada el pasado 23 de abril en donde fueron modificados diversos preceptos legales de distintas legislaciones tales como la Ley del Seguro Social, Ley del INFONAVIT, Ley Federal del Trabajo, Ley del IVA, Ley del ISR, Código Fiscal de la Federación; sin embargo, resulta indispensable ahondar en el concepto y características de la subcontratación desde el punto de vista Fiscal.

La esencia de la reforma es prohibir la subcontratación de personal, con la finalidad de salvaguardar los derechos sociales de los trabajadores, siendo solamente posible la subcontratación de personal en los supuestos que prevé el articulo 15-D del Código Fiscal de la Federación, el cual respeta lo previsto en la normatividad en materia laboral.

El artículo en comento, señala lo siguiente:

“…Se podrán dar efectos fiscales de deducción o acreditamiento a los pagos o contraprestaciones por subcontratación de servicios especializados o la ejecución de obras especializadas, que no formen parte del objeto social ni de la actividad económica preponderante de la beneficiaria de los mismos…”

No debe pasarse por alto que, aunado a las consideraciones anteriores, conforme lo estipula la Ley del Impuesto Sobre la Renta y la Ley del Impuesto al Valor Agregado, es requisito sine qua non, para la deducibilidad y acreditamiento que el contratista cuente con el registro de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social.

Establecido lo anterior, surge la interrogante de ¿Qué es lo que considera el Estado como “subcontratación”? respuesta que la podemos “medianamente” encontrar en su arábigo 12 de la Ley Federal del Trabajo, disposición que al efecto establece lo que sigue:

Subcontratación laboral

“una persona física o moral proporciona o pone a disposición trabajadores propios en beneficio de otra.”

Sin duda esta definición deja más dudas que aclaraciones aunado a que en ningún otro precepto de esta u otras legislaciones, profundice sobre esta definición.

Si se analiza el texto normativo de forma específica podemos cuestionar, ¿Cómo se determina quién obtiene el beneficio, si el contratista o el contratante? ¿La disposición de trabajadores siempre implicará un beneficio y por ende cualquier servicio podría ser considerado como subcontratación laboral?

Recordemos que estos cuestionamientos también fueron materia de análisis cuando se estableció la retención del 6% para efectos del IVA, y lo más alarmante es que bajo criterios normativos y no vinculativos, escondidos de recomendaciones emitidas por la misma Autoridad Fiscal confundió a los contribuyentes en aras de lograr una mayor recaudación.

Se esperaba que en esta Reforma se esclareciera este concepto, pues este, representa uno de los pilares fundamentales de los presentes cambios en materia de subcontratación, por lo que al no haberlo hecho así evidentemente se trasgrede la garantía de Seguridad Jurídica de los gobernados, lo cual puede tener como consecuencia el que se deje al libre arbitrio de la Autoridad Fiscal, el considerar que servicios a su criterio constituyen una subcontratación.

En este sentido, es importante dimensionar en que puede derivar este tipo de determinación, pues en caso que la Autoridad durante una revisión se avoque a observar la deducibilidad de diversas operaciones, puede llegar al grado de estimar cuales son los servicios de subcontratación y por tanto rechazar los efectos fiscales de las operaciones observadas bajo el cuestionamiento de que el contribuyente no podía contratar servicios con su misma actividad económica, o que estos servicios no cumplieron con todos los requisitos establecidos en la ley de ISR y ley de IVA.

Es por ello que, como contribuyentes, emprendedores, y trabajadores, no solo debemos considerar los criterios que emiten las Autoridades Fiscales, pues estos solo son una interpretación de la Ley, por lo que también debemos estar debidamente asesorados por especialistas en materia fiscal que nos otorguen un panorama más preciso sobre la subcontratación y en que casos debemos de cumplir con los requisitos que establece la legislación fiscal.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo