Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

La 4T tardará al menos 3 sexenios en consumarse: Porfirio Muñoz Ledo

42

He aquí uno de los dos Porfirios en la historia de México. Y el de aquí, ubérrimo, nos advierte que “¡todo mundo sabe quiénes son!”:

¿Qué son los ochenta, don Porfirio?

Pasaditos, voy en los 87. Buena década, ya se dio prácticamente todo.

¿Diría que en los ochenta empieza el examen de fin de carrera?

En mi caso, no. Comienza cuando te retiras.

¿Qué calificación tendría?

Si me calificara surgiría la vanidad que no quiero exhibir aquí. A lo mejor no habría calificación suficiente.

¿Parece que ya se va conformando su leyenda?

Pues hay varias.

¿Siente que lo escuchan?

Sí.

¿Se le debe pleitesía?

No. Pleitesía es una actitud de servidumbre que no espero de nadie.

¿Al final diría que fue un hombre de izquierda?

Sí.

¿Congruente?

Es el mayor valor de la política. Lo digo sin vanidad: eso es lo que me reconocen.

¿Reformador o revolucionario?

Reformador, pero reformador radical.

¿Curioso su nombre para un reformador como usted?

Una contradicción simpática. Como decía Lorenzo Meyer, hay dos Porfirios en la historia de México: ¡todo mundo sabe quiénes son!

¿Algo le queda de conservador?

Tal vez, hay que escarbar.

¿Amarguras?

No, tristezas las hay.

¿Diría que ha sido feliz?

Sí, bastante.

 “Soy hombre de izquierda y congruente. Lo digo sin vanidad: eso es lo que me reconocen”. (Octavio Hoyos)

¿Libre?

Bastante, sobre todo a partir de que rompí con el régimen en 88.

¿Cuál fue su sentido de oportunismo?

No, no lo fui.

¿Y de la simulación?

La menos posible. Es el peor vicio de la política mexicana, aparte del latrocinio.

¿Al final, más se le quiere o se le teme?

Está en la frase de Maquiavelo. No se aplica a mi caso.

¿Algún odio que ha permanecido?

No tengo odios personales.

¿Alguna herida sin cicatrizar?

No.

¿La venganza por realizar?

No, ¡a estas alturas del partido!

¿La voz que nunca olvidó?

La de mis padres y mis maestros.

¿Su moral privada fue la misma que la moral pública?

Sí. Nunca tomé un centavo ajeno en lo privado, menos en lo público.

¿Qué son las virtudes públicas, don Porfirio?

Son las republicanas en nuestro caso. Gran Bretaña tiene virtudes monárquicas, que son la austeridad, el servicio público, la seriedad.

¿La obediencia es una virtud cívica?

No, es un gran tema de la ciencia política: ¿por qué está uno ligado a una obediencia? Cada autor lo dice distinto.

¿Qué ha entendido del poder?

Ha sido muy mal ejercido. En México se ha desperdiciado etapas completas en su historia, por la concupiscencia, por el exceso.

¿Se “puede tener el poder y no pasar a la historia”?

Es mi frase famosa… y sí, se puede pasar a la historia sin tener el poder.

¿Qué hará la historia con usted?

Me ha tratado bien, espero que sea amable, afectuosa y considerada.

¿Sabrá AMLO que la conexión básica de la autoridad no es con el poder, sino con el orden?

Es relativo y no creo que piense así. El orden no está por delante. Lo que está por delante es la justicia. El orden es consecuencia de la justicia en un estado democrático.

“Sí, se puede pasar a la historia sin tener el poder”. (Octavio Hoyos)¿AMLO polariza?

Él no quisiera, pero el poder polariza necesariamente.

Insisto: ¿al poder hay que vigilarlo o soltarlo?

¿Soltarlo?, ¡no por Dios!

¿Qué no debemos olvidar?

Que nosotros somos los que mandamos. Y todo poder que no esté fundado en los derechos humanos, no es democrático.

¿De qué político debemos cuidarnos?

Del rapaz y del que lucra con el poder.

¿A quiénes derrotar?

¡A los corruptos!

¿Sin reflexión no hay ciudadanía?

Así es, es lo ideal, cuando menos del conocimiento e interés por la cosa pública.

¿Sin libertad de expresión hay democracia?

¡No, absolutamente!

¿Finalmente le sirvió guardar los secretos?

No guardé todos. Pero guardé más en el antiguo régimen que en el nuevo.

¿Alguno que quiera aquí revelarnos?

Podría pensarlo. En el próximo programa te traigo un secreto o dos.

¿En qué terminó su sentido de justicia?

No ha terminado, sigue funcionando.

¿El chantaje más socorrido?

No chantajeo; bueno sí, en las cosas amorosas, pero ya me convencí que no sirve.

¿La manipulación más exitosa?

Yo no soy manipulador.

¿La venta más engañosa?

No he vendido nunca nada, nunca he hecho un negocio en mi vida.

En fin, ¿este es el país que usted construyó?

No.

¿Qué México le avergüenza?

El de la miseria.

¿Qué México lo intimida?

El de la inseguridad.

¿Estado fallido?

Alguna vez lo dije y llegó a serlo, se está reconstruyendo el Estado.

¿Hay más asesinatos que antes?

Claro, ese es el problema fundamental y siguen subiendo.

¿Eso es reconstruir?

No, es que no hemos reconstruido el país, un desastre de administraciones panistas.

Por cierto, ¿cuántos “narcogobiernos” hay en México?

Debe haber muchos, muchos.

Cree que sí hay “narcogobiernos”. (Octavio Hoyos)

¿Deberá, entonces, el Presidente negociar con el crimen?

No lo creo: él ha hablado de una amnistía para los de abajo.

¿Qué nos advierte?

Es la lacra a enfrentar. Y si no la enfrentamos y vencemos, el país no tiene solución.

¿Terminará, terminaremos de ver la Cuarta Transformación?

Ya no estoy para verla. No es de un sexenio, cuando menos es de tres.

¿A eso viene la nueva Constitución?

Exactamente. Se llama nueva transformación porque no se han dado las condiciones políticas para pensar en una nueva Constitución.

¿Viene la reelección?

Ese es un cuento tremendo. ¡Jamás en este país habrá reelección de Presidente!

¿Ni porque lo pida el pueblo?

Aunque lo pida: eso se llama bonapartismo.

¿Eso es palabra de Porfirio?

Palabra, estoy absolutamente seguro. Lo que hay es la continuidad. A este cambio, a esta inflexión de la historia, le doy mínimo 18 años para que se realice.

¿Qué quieren con el INE?

Con el INE tengo una profunda relación, nosotros lo inventamos. La democracia en México pasa por la independencia sobre los autónomos.

¿Don Porfirio, cuáles son las características únicas del político mexicano?

El lenguaje físico abusivo. Los abrazotes, el trato de compadre, sí. Ser confianzudos, llegar lo más pronto a hablarte de tú.

¿Tienen límites las torpezas?

Desgraciadamente no.

¿Qué oposición observa?

Espero que haya una oposición más verdadera. Es fundamental para que el poder público sea democrático.

¿Su escenario para el 2021?

Va a ganar Morena. ¿Cómo lo mido?, por la popularidad del Presidente.

¿Sí a los medios de comunicación para las iglesias?

No conviene. La laicidad es la pluralidad.

¿Sí a las doctrinas religiosas en las aulas públicas?

¡No, desde luego que no!

Por cierto, ¿qué hacemos con los migrantes?

Ayudarlos y no obedecer las órdenes de Trump.

Asegura que en México jamás habrá reelección del Presidente. (Octavio Hoyos)

¿Eso lo sabe el Presidente?

Claro que sí.

¿Eso se lo ha dicho a Marcelo Ebrard?

Claro. Lo discutí, tuvimos un debate.

Insisto: ¿qué está haciendo el Presidente con los migrantes?

Él no se ha metido en el asunto porque quiere equilibrar las fuerzas.

¿Entonces AMLO trabaja para Trump?

No, no, lo que pasa que la situación del país es complicada.

¿Tiene opción, hay salida?

Sí, la salida es una política exterior más diversificada. El mundo existe, no se llama Estados Unidos.

¿Don Porfirio sabe identificar a un demagogo?

Claro, pero hay demagogos inconscientes, por ignorancia. Te dicen una frase que oyeron porque no saben otra cosa.

¿El demagogo tergiversa las imágenes de las instituciones para dañarlas?

No, no es exactamente. El demagogo es un tipo que promete cosas que no cumple y que sabe que no va a cumplir.

¿AMLO es demagogo?

No. Él tiene pasión por hacer, se siente con una misión: misoneísta dirían los filósofos.

¿Con intenciones también se gobierna?

También, también en el sentido que mantiene el valor.

¿Qué es AMLO?

Es un mexicano muy empeñoso, muy perseverante. No he conocido otro.

¿Es Echeverrismo?

No tiene nada que ver. No sé por qué se le compara.

¿Si se volvieran a ver frente a frente, qué le diría a Fernando Gutiérrez Barrios?

 Con él tuve una relación muy equilibrada. Y parte de la democratización del país, lo quiero decir, se lo debemos a su compresión.

¿Parte de la democratización se la debemos a Fernando Gutiérrez Barrios?

Así es, porque fue tolerante.

¿Y si tiene frente así a José López Portillo, qué le dice?

¡Oiga don Pepe, tiene usted razón: se equivocó! Él siempre me dijo que se había equivocado al no haberme elegido a mí (sucesión presidencial).

El diputado federal de Morena considera que parte de la democratización del país se le debe a Fernando Gutiérrez Barrios. (Octavio Hoyos)

¿La venganza se sirve fría en bandeja de plata?

Es una frase, hay cientos. Esa me parece cursi.

Por cierto, ¿Echeverría se habrá librado ya hasta del juicio final?

No creo en el juicio final. Pero es una persona compleja que tiene negros y blancos. No ha podido purgar unos, ni ha podido hacer que se aprecien los otros. Es su tragedia.

¿También a Echeverría le debemos la democracia que tenemos hoy?

No.

¿La inmortalidad debe tener sus apellidos?

No, no creo en la inmortalidad. La única inmortalidad es la obra.

¿En la Rotonda de los hombres ilustres, don Porfirio?

No sé qué piense mi familia. No voy a poner ningún obstáculo.

¿Listo su epitafio?

Sí: “Aquí yace un patriota”.

¿”Se mire dónde se mire, la muerte es una pérdida de tiempo”?

No, no es una pérdida de tiempo.

¿La noche?

Me encanta, pero de niño me asustaba.

¿El abrazo más esperado?

Buena pregunta: los de mis hijos.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo