Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Jorge González Durán.- REVISIÓN Y TRANSPARENCIA

32

El Congreso del Estado está en el proceso de revisar las cuentas públicas de los 10 ayuntamientos de la entidad. Se ha dicho que la revisión será a fondo y no meramente formal. Eso espera la sociedad.

El diputado José Luis Toledo, presidente de la Gran Comisión del Congreso estatal y que también preside la Comisión de Cuenta Pública, ha declarado que la revisión no será con ánimo revanchista, pero que será del todo transparente, como marca la ley.

La sociedad eso espera. Porque los recursos públicos son de todos y los diputados y la auditoría superior del Congreso deben cumplir con la responsabilidad que la ley les asigna. Ni cacería de brujas pero tampoco complacencias con omisiones o con las irregularidades que se detecten.

La sociedad necesita fortalecer su confianza en las instituciones. Y los diputados no deben defraudar a la ciudadanía.

Durante mucho tiempo la rendición de cuentas era una quimera, un espejismo, un objetivo nunca cumplido del todo. Ahora las cosas han cambiado. Existen instituciones encargadas de supervisar y vigilar que los recursos y el patrimonio público sean debidamente utilizados. Que se cumplan los planes y que el gasto se ajuste a lo establecido por la ley.

No hay excusa para que no sea así. Porque la opinión pública está pendiente de la actuación de los diputados y de todos los servidores públicos.

En tiempos recientes se han dado a conocer escándalos de corrupción en Cancún. Está en la cárcel el tesorero de Greg Sánchez, Carlos Trigos, y hay otros presuntos culpables que por angas o mangas han librado ser enjuiciados.

Se conoce también el peliagudo tema de las lámparas de alumbrado público de Cancún descubiertas en una bodega. Falta ahondar en el tema.

En Othón P. Blanco, el anterior alcalde dejo al municipio capitalino en bancarrota. Y todavía, con el cinismo de los politicastros, anuncia que quiere ser diputado federal. Es el colmo.

En Cozumel no cantan mal las rancheras. Lito Joaquín dejó un desbarajuste administrativo que su sucesor ha tratado de enderezar. Lito, afecto a los escándalos cuando le convienen, se ha enfrentado con sus ex colaboradores para echarse la pelota de diversas irregularidades. Hasta asuntos personales han salido a relucir.

Chanito Toledo es un político carismático que mira al horizonte. Es por ello que la revisión de las cuentas públicas no debe ser un ejercicio meramente formal. Si todo está bien, que bueno. Pero si se descubren malos manejos, que se castigue a los responsables

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo