Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

“Imposible extracción de ADN que permita la identificación”: Murillo Karam

25

El procurador Jesús Murillo Karam precisó que aún no hay resultados periciales finales. “El alto nivel de degradación causado por el fuego a los restos encontrados, hace muy difícil la extracción de ADN que permita la identificación…No se puede asegurar que sean los restos de los jóvenes hasta que no se hagan estudios mitocondriales”, dijo el encargado de Justicia.

Los 43 normalistas detenidos por policías municipales en Iguala el pasado 26 de septiembre, es altamente probable que hayan terminado sus días reducidos a cenizas, informó el procurador Jesús Murillo Karam. El funcionario mencionó que, aunque no se trata de una conclusión, la hipótesis principal de las investigaciones federales es que los estudiantes fueron asesinados y calcinados en un basurero de Cocula y sus cenizas tiradas al río San Juan.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó este viernes que a 33 días de tener en sus manos la investigación y búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa, aún siguen en calidad de desaparecidos, aunque detalló que las investigaciones apuntan, de acuerdo con testimonios de detenidos, que un amplio número de personas fueron asesinadas y quemadas en Cocula, relacionadas con estos hechos.

El procurador Jesús Murillo Karam precisó que aún no hay resultados periciales finales, ni de ADN ni mitocondriales, sobre la identidad de los cuerpos.

“El alto nivel de degradación causado por el fuego a los restos encontrados hace muy difícil la extracción de ADN que permita la identificación… No se puede asegurar que sean los restos de los jóvenes hasta que no se hagan estudios mitocondriales”, dijo en conferencia de prensa.

Murillo dijo que se tiene la seguridad de que “allí hubo un homicidio de mucha gente”, pero ahora a él, al frente de la dependencia, le toca identificar que sean las víctimas del caso Iguala, que ha causado gran indignación a la sociedad.

Detalló que informó a los familiares este viernes los avances de la investigación. “Sé del enorme dolor que produce la información que hemos obtenido”, dijo.

Por el grado de calcinación de los restos hallados, agregó Murillo, no pudieron trabajar los peritos para obtener el ADN. Señaló que en la Universidad de Innsbruck, en Austria, es con quien están trabajando para realizar los estudios mitocondriales citados.

Incluso precisó que hubo laboratorios de otros países con quienes no pudieron llevar a cabo las investigaciones ya que les refirieron que los restos se encuentran sumamente calcinados para poder tener resultados.

Reconoció que este es un caso de desaparición forzada, tras ser cuestionado por la prensa de si las 43 desapariciones de estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos puede considerarse un crimen de Estado. “Guerrero no es México. Es un caso típico de desaparición forzada y sí hay muertes, homicidio. Un crimen de Estado es algo mucho mayor”.

El procurador indicó que tres detenidos, a quienes identificó como Patricio Reyes Landa, alias “El Pato”; Juan Osorio Gómez, alias “El Jona” y Agustín García Reyes, alias “El Chereje”, quien fue detenido posteriormente, señalaron que la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre trasladaron al basurero de Cocula a algunas personas, quienes algunos llegaron sin vida o inconscientes. Hablan de más de cuarenta.

Avivaron el fuego por al menos 12 horas

En el lugar, precisan los testimonios presentados en grabaciones de las declaraciones de detenidos, privaron de vida a los sobrevivientes y posteriormente los arrojaron a la parte baja del basurero donde quemaron los cuerpos.

Con base en testimonios de quienes identificaron como “halcones” del grupo criminal Guerreros Unidos, unos 15 jóvenes ya habían muerto de diversas causas para cuando llegaron al tiradero municipal.

El fuego, según lo declarado por los presuntos homicidas, duró desde la medianoche del 26 de septiembre hasta aproximadamente las 14 horas del día siguiente, 27 de septiembre. “Hicieron guardias y relevos para asegurar que el fuego durase horas, arrojándole diesel, gasolina, llantas, leña, plástico, entre otros elementos que se encontraron en el paraje”.

Por el calor que desprendía el área, los delincuentes no pudieron manipular los restos hasta cerca de las 17:30 horas del 27 de septiembre, según las declaraciones.

Cuando los peritos analizaron el lugar, encontraron cenizas y restos óseos que por las características que tienen, dijo, corresponden a fragmentos de restos humanos.

Basados en los testimonios de la ejecución masiva, Murillo relató que los detenidos les indicaron en la reconstrucción de los hechos que las cenizas fueron tiradas al río de Cocula y sólo dejaron dos bolsas con los restos calcinados.

Los detenidos declararon que cuando bajaron al lugar donde se había arrojado y quemado los cuerpos, recibieron la orden de Gildardo López Astudillo, alias “El Terco”, de fracturar los restos de los huesos calcinados que quedaban, para ser depositados en bolsas negras de plástico.

Estas bolsas fueron vaciadas en el río San Juan, salvo dos, que uno de los declarantes dijo haber arrojado completas. Una de ellas fue recuperada por los buzos federales que participaron en el operativo implementado por el gobierno.

Durante la conferencia, el procurador detalló un mapa de la ruta que han seguido en la investigación en los 33 días de su competencia.

El titular de la PGR se dijo consternado por el caso, además de que ha trabajado 24 horas al día en este asunto desde que quedó a su cargo, cuestionado sobre las reacciones de los padres de familia de los normalistas quienes señalaron que no pueden validar sin pruebas que sus hijos estén muertos.

“No puedo decir nada respecto a las reacciones de los padres de los normalistas, ni habrá nada que ellos digan que me moleste (…) Entiendo la desesperación (…) Debe ser terrible la incertidumbre de no saber dónde está mi hijo, no saber qué sucedió con él”, expresó Murillo Karam.

Al cerrar la conferencia y tras ser cuestionado por los distintos medio de comunicación presentes, el funcionario federal dio por concluida la sesión argumentando: ya me cansé.

Sin embargo, también precisó que las investigaciones no arrojan evidencia alguna de que los 43 jóvenes desaparecidos estuvieran relacionados con grupos criminales. Los familiares habían solicitado a las autoridades la exigencia de que se exonerara a sus hijos de cualquier vínculo con el crimen. Y se les reconociera como víctimas y no como victimarios.

El procurador general de la República, así como otros funcionarios federales se reunieron hoy con los familiares de los normalistas fallecidos y desaparecidos en Iguala en el hangar militar del aeropuerto de Chilpancingo.

En tanto, los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa dijeron a The Associated Press e Imagen Radio Multimedia que las autoridades mexicanas les informaron de la aparición de seis bolsas con restos humanos y cenizas, cerca del lugar donde fueron vistos por última vez el 26 de septiembre pasado, en Cocula, Guerrero, que es una nueva línea de investigación a la que llegaron por la confesión de dos delincuentes quienes identificaron el pasado martes 28 de octubre el punto exacto en el paraje conocido como puente del río de San Juan, del municipio de Cocula.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More