Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Filtran foto de principal sospechosa del homicidio Manuel Leal

483
La Policía Judicial de Quintana Roo está tras la pista de Candy Núñez Santoyo, la principal sospechosa del atentado contra Manuel Antonio Leal Zapata, cuya muerte habría sido ordenada por un grupo delincuencial que distribuye gasolina robada a Pemex en las gasolineras de la región.
Como se sabe, un solitario sicario llegó hasta el domicilio de Zapata Leal, un contador público originario de Tizimín, Yucatán, tocó a su puerta y cuando éste salió le disparó en dos ocasiones a la altura del estómago.
Los hechos ocurrieron el 6 de enero pasado y luego de cinco días de debatirse entre la vida y la muerte, finalmente Leal Zapata falleció el sábado a las 10:20 horas en el hospital general del IMSS, ubicado en la avenida Cobá de Cancún.
Leal Zapata, primo de Heilderbeg Oliver Fabro, líder del sindicato de taxistas “Andrés Quintana Roo”, fue administrador de la gasolinera de la agrupación y hasta antes de su muerte era secretario particular de su familiar. También fue director de Comercio en Vía Pública en el trienio de Francisco Alor Quesada (2005-2008).
Extraoficialmente, Candy Núñez, administradora de la gasolinera d los taxistas hasta su desaparición, es prófuga de la justicia pues ya no se le vio luego del atentado de Leal Zapata con el que tenía una relación extramarital, según declaró a las autoridades judiciales la esposa de la víctima.
Algunas versiones indican que Candy Núñez comercializaba en la gasolinera de los taxistas combustible robado que le enviaban periódicamente por el grupo delincuencial con el que presuntamente está vinculada. También señalan que había una “ordeña” a los tanques de la estación de servicio de la agrupación y que Leal Zapata descubrió esto último, cuando su amante despachaba una pipa con 200 litros de combustible.
Leal Zapata habría denunciado esa irregularidad a directivos del sindicato de taxistas y Candy Núñez habría hecho lo mismo con sus contactos en el crimen organizado.
La esposa de la víctima dijo que antes del atentado en su domicilio se recibieron varias amenazas de muerte. La foto de Candy Núñez empezó a circular ayer a través de mensajes telefónicos entre los taxistas.

Los comentarios están cerrados.