Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

FBI acusa a hackers rusos de ciberataque a oleoducto en EU

30

EFE. – El Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) acusó este lunes al grupo de hackers Darkside de ser responsable del ciberataque contra la mayor red de oleoductos del país, cuya suspensión de operaciones amenaza la provisión de combustibles en la costa este estadounidense y podría presionar al alza de los precios.

La agencia federal indicó en un comunicado que Darkside es “responsable de comprometer las redes del oleoducto Colonial“, que transporta al día hasta 2.5 millones de barriles de gasolina, diésel y combustible de aviación desde las refinerías del Golfo de México al sur y este de Estados Unidos.

El FBI señaló en un comunicado que continúa trabajando con la empresa y sus socios del gobierno en la investigación del ataque de un “ransomware”, por medio del cual el grupo de hackers bloqueó el acceso a los ordenadores y pidió dinero para liberarlos.

La compañía, situada en Georgia, suspendió sus operaciones desde el viernes. En un comunicado indicó que este lunes puso en marcha un plan que permitirá el regreso progresivo y por fases del servicio, hasta restaurarlo de forma sustancial al final de la semana.

“Mi administración sigue de cerca el ciberataque“, aseguró el presidente Joe Biden en la Casa Blanca, quien añadió que están preparados para tomar medidas adicionales.

El ciberataque, que podría ser el más grande a la infraestructura petrolera de Estados Unidos, obligó a la administración de Biden a reunir a un grupo de trabajo de la Casa Blanca y el Departamento de Transporte.

El mandatario que habló en un evento sobre economía acompañado por su vicepresidenta, Kamala Harris, anticipó que liderarán un “esfuerzo global” contra este tipo de ataques por parte de criminales transnacionales que, afirmó, “a menudo utilizan redes globales de lavado de dinero para llevarlos a cabo”.

El presidente estadounidense apuntó que “hasta ahora no hay pruebas” de que “Rusia esté involucrada“, y recordó que espera reunirse próximamente con el mandatario ruso, Vladímir Putin, sin mencionar una fecha.

Pero sí “hay pruebas”, agregó, de que el grupo de piratas informáticos está en Rusia, y consideró que las autoridades de ese país tienen “cierta responsabilidad para lidiar con esto”.

En una rueda de prensa en la Casa Blanca, una de las asesoras principales de Joe Biden en ciberseguridad, Anne Neuberger, explicó que la variante de “ransomware” detectada en los sistemas informáticos de Colonial era conocida por el FBI, que llevaba analizando ese virus informático desde octubre del año pasado.

Preguntada al respecto, Neuberger rechazó revelar si Colonial ha pagado alguna recompensa a los hackers para liberar los ordenadores y remitió ese tipo de preguntas a la compañía, que hasta ahora no ha ofrecido detalles sobre ese punto.

En anteriores ocasiones, el FBI ha aconsejado a las empresas víctimas de “ransomware” que no paguen recompensas a los ciberdelincuentes porque podrían alentar más ataques.

Sin embargo, Neuberger explicó que actualmente la administración está revisando esa posición para ver cuál es la mejor estrategia, y no detalló si han aconsejado a Colonial que pague la recompensa que piden los hackers.

La asesora de seguridad doméstica de la Casa Blanca, Elizabeth Sherwood-Randall, indicó que Biden recibe “periódicamente” información sobre el incidente.

Sherwood-Randall señaló que actualmente “no hay problemas de escasez de suministro”, aunque el Ejecutivo se está preparando para “cualquier posible escenario”.

La plataforma de inteligencia criminal DarkTracer difundió en su cuenta de Twitter un mensaje en el que Darkside puntualiza que su objetivo es “ganar dinero y no crear problemas para la sociedad”, al identificarse como un grupo apolítico y que no participan en geopolítica.

“No es necesario vincularnos con un gobierno definido y buscar otros motivos nuestros”, agregó ese grupo.

El domingo por la noche, Biden levantó las restricciones al transporte de combustible por carretera con el objetivo de evitar cualquier desabastecimiento ante el cierre del oleoducto.

Colonial transporta a lo largo de 8 mil 850 kilómetros de oleoductos el 45% del combustible que surte a la costa este, lo que ha llevado a los expertos a evaluar los diferentes escenarios que podría traer una interrupción prolongada de sus operaciones.

Además de un alza en los precios, los analistas no descartan la posibilidad de un desabastecimiento para los aeropuertos más pequeños de la zona este del país.

La bolsa de Nueva York abrió la jornada con un avance del 2.17% del sector energético tras la paralización de operaciones de Colonial y moderó el ritmo luego del pronunciamiento de la firma este lunes, mientras los precios de los futuros de combustibles como la gasolina se estabilizaban a mitad de la jornada después de que se dispararan al comienzo de la jornada a 2.21 dólares el galón, un máximo no visto en tres años.

Patrick De Haann, jefe de análisis de petróleo de la compañía tecnológica especializada en precios de combustibles GasBuddy, dijo a la cadena CNBC que el mercado ha respondido con “mucha cautela”, ya que se desconoce si el oleoducto reanudará su operación mañana o si será en tres días.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo