Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

El Truco

21

Miente, miente, que al final algo quedará, cuanto más grande sea una mentira, más gente lo creerá… una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. –Joseph Goebbles, político de la Alemania nazi.

A lo largo de estas últimas semanas hemos visto cómo un grupo de medios de comunicación se han lanzado en un choque frontal contra el Presidente de la República, las Instituciones y el PRI. La guerra en las redes sociales está en un punto álgido y, se efectúa una encarnizada casería de priístas, simpatizantes priístas o cualquiera que no comulgue con la doctrina del odio y la destrucción ideológica. En las calles de la Ciudad de México, de algunas ciudades de Guerrero, Oaxaca y Michoacán, ya se perciben manifestaciones violentas con cuantiosas pérdidas materiales y hasta ahora la pérdida de una vida. Pero ¿De dónde viene tanto odio?

Bajo las reglas del ego, para llevar a una “víctima” a tu juego basta con hacerla creer que es más inteligente, hacerla creer que tiene más control, pero entre más control cree que tiene menos control tiene. Una de las mayores debilidades del ser humano es el ego, entonces basta con darle a la “víctima” un poco de lo que ellos creen que quieren. Esto bastará para que la “victima” se consuma por su propio consumo; su ego, su orgullo, su narcicismo. Si lo anterior no funciona, sofoca, humilla y ridiculiza; su preservación, la preservación de su ego, lo hará caer en su juego, el juego de creer ser más inteligente.

Bajo los principios de Revolver, cuanto más grande y viejo es el truco, más fácil es hacerlo. Se debe a dos principios, creen que no puede ser tan viejo y creen que no puede ser tan grande para que tanta gente haya caído en él. Finalmente, cuando la “víctima” es desafiada o cuestionada significa que la inteligencia de la víctima es cuestionada. Nadie puede aceptar que su inteligencia sea cuestionada, ni siquiera el auto cuestionamiento.

Cuando hablamos de trucos grandes y viejos, uno de los más grandes es la propaganda nazi. Ese sistema de creencias que poco a poco fueron filtrándose en la sociedad para generar un odio irracional hacia los judíos, ocasionando una de las peores guerras de la historia de la humanidad. Ese truco tiene poco más de ocho años efectuándose en México, aproximadamente desde la derrota de la izquierda en el 2006. Los invito a que analicemos los 11 principios de la propaganda nazi de Goebbles y los comparemos la aplicación de ese truco en México:

1.- Principio de la simplificación y del enemigo único. Este principio se trata de adoptar una idea, un símbolo único. Individualizar al adversario en un enemigo único.

El truco en México fue individualizar al adversario en algo que se denominó por su creador como “la mafia del poder” o “el régimen”.

2.- Principio del método de contagio. Consiste en reunir a diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Se constituye a los adversarios en una suma individualizada.

La suma individualizada del truco en nuestro país se le llamó “PRIAN” y recientemente tras el rompimiento de la izquierda, se anexo al PRD a esta suma.

3.- Principio de la transposición. Se trata de cargar sobre el adversario los propios errores y defectos, respondiendo los ataques con ataques.

A partir del 2006  se empezó el truco bajo este principio, culpando al adversario de la derrota electoral que sufrió el candidato de las izquierdas en 2006 y posteriormente en el 2012. Los errores que cometió en campaña la izquierda mexicana y principalmente los pleitos y divisiones que generó su candidato en ambas campañas, fueron las razones de sus derrotas, sin embargo, bajo el principio de transposición se culpó a “la mafia del poder” de dos supuestos fraudes electores. No sólo existe ese ejemplo, recientemente se culpa al Presidente y al PRI de lo sucedido con los normalistas de Ayotzinapa, cuando fue una acción orquestada por la izquierda mexicana en Guerrero de la mano del narco.

4.- Principio de exageración y desfiguración. Este principio es el de convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en una amenaza grave.

Para esto, el truco en México se ha valido de un sinfín de anécdotas, sin embargo hay dos muy recientes que sale a relucir. Tal es el caso de la anécdota de cuando al vocalista de Zoé lo detuvo la policía por armar un zafarrancho en un café, el truco fue desfigurar este hecho en un acto heroico en el cual León había sido detenido por haber dicho un discurso incendiario contra el gobierno. La otra, tomar argumentos aislados de la hija de un priísta, un simpatizante priísta y una exdiputada priísta para afirmar que todas las juventudes del partido piensan como ellos y, que pretenden matar o quemar opositores.

5.- Principio de vulgarización. La propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.

Para este principio la redes sociales se convirtieron en los grandes aliados de los ejecutores del truco, reduciendo y vulgarizando los grandes problemas sociales y/o políticos en simples y sencillos hashtags, fáciles de emitir y fáciles de olvidar; tales como #TodosSomosX #MeDuelesMéxico #YaMeCansé #RenunciaEPN entre otros.

6.- Principio de orquestación. No es más que limitar la propaganda a un número limitado de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde distintas perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto.

En México el truco se limitó a general la idea de que “todo es culpa de la mafia del poder”, de que si su candidato fuera presidente el país sería mejor, de la lucha de clases entre pobres y ricos, de que los políticos del PRIAN son enemigos del pueblo y, de que la aplicación de la ley a quienes protestan no es justicia sino represión. Una y otra vez.

7.- Principio de renovación. Se vale de emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa.

Para esto los orquestadores del truco nazi se pintan solos. Con ayuda de medios afines vemos que cuando Gobierno Federal sale a responder una acusación, la prensa está sacando una nueva y; esto se replica en redes sociales con nuevos hashtags y memes. Justo hace un par de semanas el procurador salía a justificar su “ya me cansé” cuando atacaron al Presidente por su viaje; recién salía el vocero a justificar el viaje, cuando atacaron a la pareja presidencial por la  “casa blanca”. Estamos a la espera de lo nuevo.

8.- Principio de verosimilitud. Se limita a construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de globos sonda o información fragmentada.

Sobre este principio los ejemplos sobran; el amarillismo encontró una reformación en la redes sociales y son tantos medios y tantas fuentes dudosas las que publican información diversa contra los enemigos de los aplicadores del truco que las “victimas” recopilan toda esa información –muchas veces falsa, malintencionada o errónea- para terminar conjeturando en que todo es culpa del “PRIAN” o de la “mafia del poder”.

9.- Principio del silencio. Consiste en acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

Basta recordar el silencio de Andrés Manuel con lo acontecido a los 43 estudiantes de Ayotzinapa; cabe recordar que él se valió de Abarca y Aguirre en la contienda electoral, además de que los apoyó y apoyó a Mazón, quién es padrino político de Abarca. AMLO guardo silencio bastante tiempo hasta que sus medios afines contraprogramaron contra Gobierno Federal, entonces Andrés Manuel se deslindó y pidió la renuncia de Peña.

10.- Principio de transfusión. Este por regla general, opera a partir de un sustrato persistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios o perjuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar actitudes primitivas.

Los que aplicaron el truco en México se valieron de hechos históricos, odios y prejuicios contra el PRI para descalificar a todo aquel que simpatice, milite o comparta ideología con ellos. Los elementos de los que se valieron para efectuar la transfusión fue “el petróleo es de todos los mexicanos”; la mexicanidad; las constantes comparaciones de la matanza del 68 con las acciones gubernamentales para evitar la violencia en las manifestaciones y; la idea de que sólo mediante la revolución se puede cambiar al país.

11.- Principio de la unanimidad. Se trata de llegar a convencer a mucha gente de que “piensa como todo mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad.

La generalización es uno de los grandes éxitos de quienes adaptaron este truco propagandístico nazi en México, ya que con ayuda de las redes sociales se ha logrado que muchos de los usuarios crean que todo México quiere la renuncia del Presidente, que todo México es una porción del país, que el odio en las redes sociales está generalizado en las calles, que las marchas del DF representan a todos los mexicanos y sobre todo que México “ya despertó”. Bastaría recordarles que sólo 45 millones de mexicanos tienen acceso a internet, no obstante somos 120 millones de mexicanos.

Por último, quiero aclarar que con esta nota no pretendo defender a ningún régimen político, partido político o personaje público, simplemente pretendo puntualizar que existe una abismal diferencia entre el creer, el saber y el conocer. (@TruGMA)

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo