Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

¡Es delito! en Mérida dejar comida para los perritos y gatitos

43

El pasado 29 de septiembre el Cabildo de Mérida aprobó cambios al Reglamento de Protección de la Fauna del municipio. En él se establecen sanciones para quien deje alimento para animales en la vía pública, según dio a conocer en días pasados la regidora priista Ana Gabriela Aguilar y hoy confirmó Alejandra Bolio Rojas, directora de la Unidad de Desarrollo Sustentable de la Comuna.

Desde que se dio a conocer, los cambios fueron criticados por agrupaciones en pro de los animales. Hoy, en rueda de prensa, Alejandra Bolio precisó que no se trata de prohibir dar de comer directamente a un animal. De lo que se trata es evitar que los alimentos queden en la vía pública sin atención. Al estar expuestos se corre el riesgo de que otros animales, como roedores, contaminen la comida, transmitiendo enfermedades como la leptospirosis.

¿Qué dice el Reglamento de Protección de la Fauna en Mérida?

Por su parte, representantes de dos asociaciones protectoras de animales consideraron inaudito, incongruente y deshumanizado dicho reglamento. Además, dijeron que el documento contempla como legal que los dueños de animales puedan tener a sus mascotas amarradas hasta por ocho horas, algo que ya se había logrado eliminar por considerarse maltrato animal.

También dijeron que se modificó el artículo que habla sobre la prohibición de los espectáculos que incluyan violencia hacia los animales, como las peleas de perros, pues se añadió la premisa “excepto si cuentan con permiso”, lo cual consideran peligroso por la interpretación que se le puede dar.

Silvia Cortés Castillo, presidenta de la asociación Evolución Animal, enfatiza que hoy más que nunca en la historia de la agrupación, la postura de todos los voluntarios fijos y eventuales, es un total rechazo al citado Reglamento: “Todos están pasmados por la situación”.

Permiso para amarrar mascotas por ocho horas

Otro aspecto relevante que los dejó indignados es el apartado sobre mascotas amarradas, “un artículo que demuestra la falta de empatía por un ser vivo que necesita libertad de movimiento”. La activista dijo que no es lo mismo amarar a un animal por un momento, porque se le va a bañar o se está secando, que dejarlo amarrado por horas.

La mujer señala que lo que se necesita es que se apliquen sanciones contra las personas que producen el problema; que llevan animales a su casa, sin tener medidas adecuadas para tenerlos dentro su propiedad, pero en libertad. Indica que son esas personas quienes caen en ese tipo de maltratos.

Para la voluntaria es inadmisible que se considere correcto el mantener a un animal amarrado hasta por 8 horas, pues hay un alto riesgo de que fallezcan ahorcados o por golpe de calor. Muchas veces están expuestos a la intemperie, y hay apatía de las autoridades cuando se hacen denuncias por este tipo de maltrato animal.

¿Quiénes participaron para hacer el reglamento?

Esto, afirma que demuestra que quienes analizaron la ley lo hicieron sin conocimiento de lo que se había eliminado, por considerarse maltrato animal. Recuerda que en 2011 trabajaron con las autoridades para el reglamento que aún está vigente. El nuevo entrará en vigor cuando se publique en la gaceta oficial del Ayuntamiento. Sin embargo, opina, lo primero que se hizo fue cambiar el nombre, que era Reglamento de Control Sanitario de la Fauna de Mérida, para que fuera de “Protección a la Fauna de Mérida”. Ahora les parece incongruente el nombre, porque sienten el nuevo reglamento más que de protección parece de desprotección.

La activista detalla que el enfoque que se tenía hace más de 10 años era sanitario. No veía por los intereses de los animales, por lo que se trabajó para que desde el título se dignificara. Esas primeras modificaciones dieron pie a lo que actualmente es el Reglamento de Protección a a la Fauna de Mérida, mediante mesas de mesas de trabajo para producir una iniciativa del reglamento, en las que participaron las asociaciones protectoras de animales, la Facultad de Veterinaria y la Secretaría de Gobernación del municipio.

Recuerda que estuvieron en el “mismo canal” respecto a velar por los intereses de los animales, no para para dar ventajas a las personas sobre los animales, sino para velar por ellos guardando respeto a los intereses humanos- Es decir, teniendo como objetivo primordial el bienestar de los animales, bajo parámetros que no implicaran daños al ser humano.

Esta vez fue distinto, pues, aunque el consejo consultivo de protección a la fauna convocó a las agrupaciones protectoras de animales considera que las mesas de trabajo fueron inoperantes.

¿Qué opinan los protectores de animales en Mérida?

Pese a ello, cuenta que Laura Díaz, en representación de Evolución Animal, el entonces regidor Jesús Ballote, que fue quien propuso hacer modificaciones al Reglamento y una protectora de los animales independiente, trabajaron en una iniciativa del Reglamento, que se entregó el 5 de febrero pasado al alcalde interino, Alejandro Ruz.

Enfatiza que dicha iniciativa nada tienen qué ver con los artículos “que meten añadiduras que abren la puerta al maltrato animal”, y que han indignado a las protectoras de animales. Piensa que, así como las personas ya citadas entregaron la iniciativa, otras personas con otras ideas y proyectos entregaron sus propuestas y se mezclaron otras posturas.

Por ello se deslindan 100 % de cualquier tipo de postura en el reglamento que entrará en vigor y que lleve a la deshumanización, a no practicar valores como la compasión, consideración, empatía: “Si realmente queremos llamarnos la ciudad más pacífica de México necesitamos congruencia y practicar esos valores”.

Manifiesta que, si se quiere controlar la sobrepoblación de los animales en la calle, entonces lo congruente es que se realicen más campañas de esterilización no que se disminuyan, como ha sucedido. El gobierno estatal canceló la macro campaña que se hacía, la más grande de Latinoamérica, y el municipio solo cuenta con dos módulos veterinarios para cubrir las necesidades en este rubro en Mérida.

Dar comida a las mascotas, forma de ganar confianza

Por su parte, Aylín García Reyes, fundadora de la agrupación Colitas Felices junto con Lía Jiménez Luna, destaca que están en total desacuerdo con el reglamento contempla medidas que son una incongruencia. No tienen nada qué ver con la protección de los animales, sino al contrario, señaló.

Apunta, que la agrupación de la que es parte se dedica a rescatar a los animales de la calle. La manera de poder acercarse a ellos y ayudarlos es dándoles de comer.

-Así nos ganamos su confianza con la comida. Un animal no entiende que lo quieres ayudar, actúa por instinto, y la forma de ganar su confianza es cubriendo sus necesidades básicas como la alimentación.

Indica que son animales que llevan muchos años en la calle y tienen desconfianza, pero están hambrientos, de manera que al alimentarlo es como logra poco a poco acercarse a ellos.

Firmas en contra del reglamento de fauna

Para lograr ganar su confianza tienen que darle de comer todos los días, por hasta tres meses, para que finalmente se deje agarrar. Una vez hecho esto, lo que hacen es llevarlo al veterinario para que sea atendido si presenta lesiones o enfermedades, y se les esteriliza para luego darlos en adopción.

Comparte que hay otras asociaciones que una vez que se ganan la confianza los agarran, esterilizan y vuelen a soltar.

Enfatiza que el problema no es dar de comer a los animales en la vía pública, sino la falta de responsabilidad de la sociedad, la ignorancia, la falta de empatía, sensibilidad y de información.

Una persona de nombre Lourdes Leal, de la agrupación Perpópolis, ha iniciado una campaña para recaudar firmas y manifestar el rechazo al documento aprobado. La recolecta de firmas se realiza mediante la plataforma change.org

Los comentarios están cerrados.