Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Embarazo adolescente provoca pérdidas de 63 mil mdp y estancamiento de mujeres

35

En México, los embarazos adolescentes, además de afectar el desarrollo profesional de las menores, tienen un impacto económico de casi 63 mil millones de pesos por el gasto que implica cada embarazo, así como los ingresos y empleos que pierden las mujeres por convertirse en madre a una corta edad.

Así como una pérdida de ingresos fiscales por más de 11 mil millones de pesos.

Ambas cifras fueron presentadas este jueves por el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), como parte de su informe sobre el impacto económico del embarazo adolescente.

De acuerdo con el documento, por número de embarazos adolescentes, la región de América Latina y el Caribe solo está por debajo de algunas regiones de África que encabezan la lista.

Tan solo en 2018, México registró 70.6 embarazos por cada mil mujeres adolescentes.

Al presentar el informe, Arie Hoekman, representante del Fondo de Población de la ONU en México, señaló que el embarazo adolescente propicia en un gran número de casos que las menores de edad abandonen la escuela, pierdan la oportunidad de conseguir un buen empleo y tengan altas probabilidades de mantenerse en una situación de pobreza.

Impacto económico

Según el informe de la UNFPA, México pierde anualmente $62,975,418,700 en costos socioeconómicos y $11,265,042,910 por ingresos fiscales por los embarazos fiscales.

En tanto, el costo en la actividad laboral es de $3,021,629,469. Esto se refiere a los ingresos que pierden las mujeres al no poder conseguir mejores empleos.

El informe revela que el ingreso del 46.6% de las mujeres con embarazo adolescente es de entre 40 y 50 mil pesos anuales; mientras que el 68.2% de las mujeres que se convirtieron en madres hasta la edad adulta perciben casi 70 mil pesos anuales. La brecha salarial entre ambos grupos es de $59,809,921,131.

El informe también analizó las pérdidas por el abandono escolar en una etapa adolescente a consecuencia de un embarazo.

Solo el 6.68% de las mujeres que fueron madres adolescentes lograron estudiar una carrera o posgrado, a diferencia del 22.18% de las mujeres que fueron madres en edad adulta.

Anualmente, el abandono y rezago educativo propician un pérdida anual para el país de $30,908,850,716.

Cuánto cuestan los embarazos adolescentes

De acuerdo con el informe, cada año los servicios públicos de Salud gastan $5,884,524,506 para atender embarazos y partos adolescentes.

Y el gasto anual en hospitales particulares por parte de las familias que prefieren pagar por la atención del parto es de $1,806,549,489.

Arie Hoekman señala que estas cantidades millonarias podrían invertirse mejor en la prevención del embarazo o en otros rubros que igualmente beneficien a las y los adolescentes.

El estudio concluye que, además del costo que representa para el país, un embarazo adolescente impacta negativamente en la vida de las mujeres.

Quienes han sido madres adolescentes: tienen un logro educativo menor; perciben ingresos inferiores; tienen trabajos más precarios, y presentan mayores niveles de desempleo.

La prevención es una tarea compartida

La directora de la organización IPAS, México, Maria Antonieta Alcalde, acotó que la cifras presentadas en el informe son el reflejo de las fallas claras por parte del sistema educativo y de salud en México.

Alcalde añadió que el prevenir los embarazos adolescentes no solo es responsabilidad de las autoridades, sino también de la sociedad civil que cumpla con ciertas obligaciones.

En el tema de la educación dijo que deben fortalecerse los contenidos curriculares en escuelas públicas para que las y los estudiantes tengan mayor y mejor acceso a contenidos de educación sexual.

También advirtió el peligro que puede representar para la erradicación del embarazo adolescente, la iniciativa de ley llamada Pin Parental.

Dicha iniciativa busca que los alumnos menores de edad no tengan acceso a la educación sexual. Hasta el momento ha sido presentada en 7 estados y aprobada en Puebla y Aguascalientes.

Gabriela Rodríguez, secretaria general del Consejo Nacional de Población (CONAPO), señaló que la presente administración ha hecho ajustes en la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente con el fin de obtener mejores resultados.

Rodríguez aseguró que recientemente iniciaron una segunda etapa con ejes de acción más articulados con el apoyo de diversas dependencias.

Añadió que por temor a contagiarse de COVID las personas han dejado de asistir a los servicios de salud reproductiva.

Dicha situación podría traducirse en un incremento del 20% de embarazos no deseados de los cuales, 21,575 podrían ser en adolescentes menores de 19 años.

Por su parte, la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Nadine Gasman, hizo un llamado para evitar normalizar el embarazo adolescente.

Refirió que entre los 10 y 14 años debe pensarse como un acto forzoso o impuesto, “producto de la violencia sexual que en la pandemia se hizo más presente”.

El informe completo sobre el impacto económico del embarazo adolescente puede consultarse aquí. 

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo