Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

El Sendero del Chairo ||| La Insensibilidad de la 4T

44

By Octavio González

Está de más decir que en su gobierno, López Obrador no ha sido otra cosa sino un hablador, un experto del engaño, pues no sólo no ha cumplido lo que dijo en su campaña, sino que se la vive culpando al pasado de su falta de plan de gobierno.

Se percibe ingobernabilidad, intolerancia, más corrupción, más ineficiencia y los más reprobable, falta de sensibilidad ante la inseguridad que viven las mujeres y demás ciudadanos, pues a su Guardia Nacional, se le ordenó no tocar a los delincuentes y por si fuera poco ahora sirven de escoltas de actores… Habla, habla, y no da una respuesta lógica a nada, y ahora por sus acciones populistas y retrógradas, miles de niños enfermos de Cáncer están en peligro por falta de medicamentos indispensables para darles una oportunidad de vida a esos niños; no, pero él prefiere culpar al neoliberalismo en vez de actuar.

Paga millones por estadios de béisbol, por su capricho del tren, que por cierto, a razón de Suspensiones Definitivas Otorgadas por los Juzgados de Distrito y avaladas por Tribunales Colegiados, no se iniciará su construcción. ¿Qué deja a la vista ello? Que el señor prefiere beneficiar a una bola de seguidores ignorantes y bots, que a los enfermos, víctimas de la delincuencia, etc. ¡Debemos alzar la voz! Todos los ciudadanos merecemos un trato digno y no priorizar una rifa sin avión, y culpar al neoliberalismo de ello. Cacaraqueó por 18 años que él sabía cómo resolver los problemas y lleva año y medio haciendo dos cosas: no sabiendo que hacer y culpando al pasado.

México no debe permitir la regresión, ya son más los intelectuales, académicos, políticos, artistas que aceptan que se equivocaron con López Hablador, llegó el momento de pedirle su renuncia, a ver si eso si respeta, requerimos de un gobierno eficaz que regrese el dinero a la seguridad y a la seguridad social. Yo sigo sin entender que cuando había corrupción había para todo y ahora que según Obrador “ya no hay”, ¡no hay para nada! Es incongruente, no gobierna para México, gobierna para sus caprichos y berrinches, pero su popularidad va a la baja y si no pregúntenle, ¿cómo le fue en su tierra natal?

AMLO prefiere proteger al delincuente que a los niños enfermos de cáncer y a las mujeres que mueven el país. ¡La insensibilidad de la 4T no tiene perdón!

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo