Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

El Museo Subacuático (Musa) busca consolidarse y ampliar sus obras sumergidas

30

El Museo Subacuático (Musa) de Cancún se encuentra en una etapa de consolidación con sus 500 piezas sumergidas, pero con el reto de ser autosustentable en materia económica para retomar el hundimiento de nuevas esculturas.

Formado en 2009 en las aguas que rodean Cancún, Isla Mujeres y Punta Nizuc, las instalaciones del museo subacuático ocupan una superficie de más de 420 metros cuadrados de sustrato estéril, con un peso de más de 200 toneladas.

Todas las esculturas se fijan al fondo del mar y están hechas de materiales especiales utilizados para promover la vida coralina, que pueden admirar en una galería los buzos y nadadores, o en otra quienes practican snorkel.

En su nuevo reto para hacerlo autosustentable, el presidente del consejo del Musa, Roberto Díaz Abraham, afirmó que “tenemos un consejo de administración bien formado, esquemas de recaudación sólidos que nos permitirá hundir esculturas, solicitar recursos a instituciones internacionales”.

En entrevista, indicó que dentro de los planes del Musa esperan que antes de que concluya el año puedan sumergir al menos siete esculturas, entre las que están “El entendimiento” y “Zoé”, esta última bajo un esquema especial que requiere de electricidad.

En el caso de “Zoé”, explicó que se trata de una escultura de experimentación científica, pues se trata de una figura electrificada, que se terminó hace tres años, pero por cuestiones técnicas, no puede sumergirse hasta que no se resuelva el tema de la energía para que se genere el fenómeno de electrólisis.

“Zoé es una pieza de metal que requiere electrificación porque se corre el riesgo de que se oxide y contamine, en cambio con la electricidad se genera el arrecife una pieza de biorroca de hasta diez centímetros, muy consistente”, afirmó.

Detalló que establecer la línea de alimentación eléctrica representa el principal obstáculo técnico, por lo que mantienen negociaciones con dos hoteles cercanos a la zona del arrecife Nizuc, donde se pretende hundir “Zoé” para que patrocinen la conexión.

Díaz Abraham comentó que el hundimiento de las siete piezas será posible, una vez que puedan expedir recibos deducibles de impuestos a quienes realicen donaciones.

El dinero, agregó, se utilizará en la operación y mantenimiento del Musa, así como percibir ingresos que permitan la contratación de un artista plástico de planta principalmente y la gente encargada de la contabilidad.

Precisó que la autorización del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para emitir recibos para los donantes, se concreta después de tres años de trámites para convertirse en una organización sin fines de lucro.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More