Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

El Estado Islámico no habla español

20

La organización terrorista Estado Islámico lleva meses haciendo un esfuerzo por incorporar entre sus filas a yihadistas más ilustrados. El objetivo es que éstos se unan al aparato propagandístico de la organización, que trata de captar adeptos por todo el mundo mediante la elaboración de vídeos y documentos tanto en árabe como en otros idiomas occidentales que reflejen el espíritu de sus objetivos y que atraiga a nuevas generaciones.Esta apuesta por la propaganda está dando resultados cuantificables en países como Francia, Alemania, Rusia, Turquía o Italia, donde el Estado Islámico ha pescado ya miles de adeptos en los últimos años gracias al envío de mensajes en el idioma original de cada país. En Francia, por ejemplo, explica el profesor de la Universidad Pablo de Olavide y miembro del grupo GESI Manuel Torres, los yihadistas incluso han montado una nueva revista en la lengua del país, iniciativa que ya existía en inglés (Dabiq) y en turco.

En los últimos meses, explica, “se ha producido un incremento de la propaganda en idiomas occidentales: vídeos con subtítulos en italiano, en francés, en ruso, en alemán”. “En terrorismo, el elemento individual marca la diferencia; en función de las cualidades de cada nueva incorporación que hace el Estado Islámico, la organización le encarga unas determinadas tareas”, explica el profesor, quien añade que los que son más inteligentes suelen ir a destinos como el aparato propagandístico.

En España, sin embargo, aún no se ha producido este fenómeno. “Hay todavía pocos documentos y vídeos en castellano circulando por internet y las menciones a nuestro país aún son pocas y en árabe en su inmensa mayoría”, aclara Torres, quien pone como ejemplo un vídeo elaborado por yihadistas de origen francés que pasaron un tiempo en el País Vasco y hablan con dificultad el castellano.

El reclutamiento de ciudadanos de origen español, por lo tanto, se estancó en el poco más de centenar de personas, entre otros motivos, por esa poca penetración que tiene en el país la propaganda yihadista del Estado Islámico. De hecho, las cifras de alistados procedentes de Francia, Alemania, Italia o Reino Unido son notablemente superiores debido a esta mayor cantidad de mensajes que llegan en sus idiomas.

Torres califica de “buena noticia” el hecho de que el Estado Islámico aún no haya encontrado a nadie que domine el español incluso desde el punto de vista académico -que sea capaz de elaborar mensajes complicados y redactarlos correctamente-, pero también cree que hay que estar atentos porque todo puede cambiar. “Hasta ahora hemos sido afortunados, porque ninguno de los combatientes que han ido a Siria desde nuestro país se ha incorporado al aparato propagandístico, que es clave para reclutar adeptos”, afirma.

“Pero si llegase uno con formación y capacidad para redactar, la situación sería preocupante, porque su propaganda tendría automáticamente un mayor impacto en la sociedad española, llegaría a más gente y provocaría más radicalización”, explica el miembro del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (SEGI). Las personas en las que podría calar el mensaje yihadista en España empatizarían más con quien les habla en su mismo idioma. No en vano muchos de ellos -aunque son musulmanes- han nacido aquí, porque son segundas o terceras generaciones de inmigrantes, y no dominan el árabe.

Por otro lado, “los que llegan a Siria procedentes de occidente tienen capacidad para cambiar la agenda; introducen en la agenda del Estado Islámico el que su país también sea objetivo de los terroristas”, asegura Torres. 

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo