Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

El ejecutado de la región 248 de Cancun era del grupo de los zetas del “Gori 4”

297

Manuel Antonio E. C, identidad del sujeto que fue ejecutado el pasado martes en la Región 248, fue uno de los verdugos que ejecutaron al general Mauro Enrique Tello Quiñónez en febrero del 2009, horas antes de que fuera presentado como encargado de la Secretaría Municipal de Seguridad Pública y Tránsito.
El ahora occiso formó parte de la nómina de la Policía Municipal, al mismo tiempo que pertenecía a las filas del grupo delictivo de “Los Zetas” y aunque fue declarado formalmente preso en el penal de El Rincón, Nayarit; se encontraba en libertad y de nuevo en Cancún, en donde laboraba como taxista.
Ayer por la mañana, acudió ante el Ministerio Público del Fuero Común, una mujer que dijo llamarse M. P. P, y ser la esposa del sujeto que fue ejecutado a balazos la noche del martes, en el arco vial al final de la avenida Chacmool.
La mujer identificó al occiso como Manuel Antonio E. C, de 33 años de edad, originario de Yucatán, de oficio taxista.
Al ser identificado el cuerpo, las autoridades ministeriales detectaron que el ahora occiso contaba con antecedentes delictivos, pues en el 2009 fue detenido por el Ejército Mexicano junto con Octavio Almanza Morales (a) “El Gori 4” y otras personas más, integrantes del grupo delictivo de “Los Zetas”; como partícipes en la ejecución del general Mauro Enrique Tello Quiñónez y dos de sus colaboradores, a principios del mes de febrero del 2009.
Al momento de la detención, en el fraccionamiento Campestre, los militares aseguraron 23 armas largas, 20 armas cortas, 23 granadas de fragmentación, dos lanzagranadas, un lanzacohetes, más de 12 mil cartuchos, más de 500 cargadores, dinero en efectivo y varios vehículos.
Cuando se hizo la detención, el ahora ejecutado se identificó como Christopher Pérez Pérez (a) “El Cristo”, pero después se descubriría que su verdadera identidad era Manuel Antonio E. C.
Con su verdadera identidad, se descubrió también que formaba parte de la plantilla laboral de la Policía Municipal de Cancún, asignado a la Unidad de Fuerzas Especiales (UFE), causando alta en la corporación en febrero del 2003; pero después de su detención fue dado de baja.
Fue declarado formalmente preso en el penal de El Rincón, Nayarit y se desconoce cuando obtuvo su libertad.
Había regresado a Cancún y según su esposa, laboraba como taxista actualmente, hasta que el pasado martes por la noche fue “levantado” en la Región 217, para después ser ejecutado a balazos en el arco vial en la Región 248.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo