Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

DESTRIPACUENTOS por Antonio Callejo

23

Congela una ley el juego de “todo o nada”

La iniciativa de “ley de convivencia”, todavía se debe escribir con minúsculas porque los diputados miembros de la actual Legislatura prefirieron mantenerla “congelada”, en tanto que las organizaciones y activistas a favor de los derechos de la comunidad lésbico-gay radicalizaron su postura, exigiendo que además de la legalización de las uniones civiles entre personas del mismo sexo, se abra la puerta simultáneamente a la posibilidad de la adopción de menores.

Los legisladores locales siguen trabajando en periodos extraordinarios y realizaron algunas modificaciones al Código de Procedimientos Civiles del estado, pero este tema simplemente fue soslayado de las discusiones de trabajo y de los resultados difundidos recientemente.

El asunto no es menor porque el aplazamiento de esta ley entraña compromisos en el orden global, luego de que Quintana Roo firmó un acuerdo con una organización internacional, comprometiéndose a dar este paso legal que le permitiría, además de contarse entre los destinos del mundo con leyes de avanzada en este tema, ingresar a un circuito turístico muy importante por el volumen potencial de visitantes, además de su alto poder adquisitivo.

Hay que decir que los legisladores hicieron su trabajo al presentar esta iniciativa, luego de una ardua labor de cabildeo que encabezó el presidente de la Gran Comisión, José Luis Toledo Medina, cuya gestión en este encargo ha tenido como hilo conductor precisamente el apoyo a la industria turística, desde el papel que juega el Congreso como facilitador de las actividades que gravitan alrededor de esta, la principal actividad económica del estado.

Pero su aplazamiento podría ser indefinido por una sencilla razón, más de una postura irreductible y escasamente negociadora, de parte del sector que, curiosamente, sería el más beneficiado.

Los diputados decidieron ir un paso adelante al considerar la aprobación de los enlaces civiles, llámense matrimonios, entre personas del mismo sexo, pues entendieron que esa es una tendencia mundial donde están a la cabeza ciudades cosmopolitas y multiculturales, como son también los destinos turísticos del estado.

Pero evitaron el tema de la adopción de menores porque, de acuerdo con un pulso hecho con la opinión de los quintanarroenses, se pudo establecer que generaría un rechazo y, eventualmente acciones por parte de los opositores a la medida, que acabaría también por echar abajo la iniciativa de los contratos civiles. Se trataba, pues, de ir avanzando gradualmente en este asunto.

Ahora, la realidad, que es bien conocida por los principales activistas de los derechos de la comunidad lésbico-gay (que tiene un nombre más largo porque incluye a los trangénero y bisexuales), es que una vez que la ley permita los enlaces civiles, en automático serían susceptibles de adoptar a un menor recurriendo a un juicio de amparo. Un abogado constitucionalista resolvería el tema en cada caso particular, sin la necesidad de una modificación del Código de Procedimientos Civiles del estado.

El tema entonces es más político, donde las cabezas visibles, representantes de este sector, pretenden alcanzar sus fines de forma absoluta, jugando al “todo o nada”. No han calculado, o si lo hacen no parece que quieran lograr un beneficio, que si persisten en su postura la iniciativa de ley se seguirá escribiendo con minúsculas, porque sólo una vez aprobada, tendría la calidad de “Ley de Convivencia”, y se tendría que escribir con mayúsculas.

En este caso los principales beneficiarios de una eventual ley son, contradictoriamente, los que le ponen el pie a sus propósitos, pues no entienden que para ganar en política, también entraña un ejercicio de ceder. El juego del “todo o nada” los podría dejar sin nada.

Quintana Roo, libre de secuestros

El procurador de justicia del estado, Gaspar Armando García Torres, ha demostrado que hizo bien el trabajo de conformación del grupo especial “anti-secuestros”, que le llevó largos meses de selección de los recursos humanos, y el proceso de capacitación y adquisición de equipos especializados.

Apenas esta misma semana este equipo especial resolvió en menos de tres días un caso de secuestro, y fincó responsabilidades a los implicados por ese delito, además de portación de armas y delitos contra la salud.

Antes ha dado resultados en el mismo sentido. Desde julio de 2012 empezó a dar resultados, cuando se resolvió el secuestro del hijo de un líder cañero de la comunidad de Allende, en la Zona Cañera de Othón P. Blanco, y fue posible rescatar con vida a la víctima y desarticular y presentar a la banda de responsables.

Hay que recordar que desde esa fecha el gobierno de Roberto Borge Angulo destinó  35.7 millones de pesos para la compra de vehículos, armamento, equipo táctico y la ampliación y mejoramiento de las instalaciones de la PGJE, y se amplió sustancialmente el presupuesto anual para la dependencia.

Más recientemente, el mismo grupo anti-secuestros resolvió en pocas horas el “secuestro virtual” de la menor Natalia Buxadé.

Congela una ley el juego de “todo o nada”

Debe quedar claro que Quintana Roo ni siquiera se encuentra en el mapa de riesgo con relación al delito del secuestro, como sí lo están otras 10 entidades del centro del país.

Durante el año pasado se registraron 12 denuncias por secuestro en el estado, de las cuales ocho fueron reales y de esas el 100 por ciento quedaron resueltas.

Es por eso que Quintana Roo se encuentra en el mapa geo-delictivo del país como uno de los estados más seguros.

Isla Mujeres, a tope

Hacía tiempo que Isla Mujeres no tenía una ocupación turística como la que registra actualmente. Los servicios de traslado de pasajeros vía marítima no se dan abasto y las filas de paseantes deseosos de cruzar son larguísimas. Es seguro que este verano la isla rompa todos sus récords anteriores de afluencia de visitantes.

Y otra buena noticia para los ciudadanos de este municipio, en este caso de la zona continental, fue la visita del gobernador del estado Roberto Borge Angulo y de de Agapito Magaña Sánchez, presidente municipal quienes cumplieron el añejo anhelo y una gran necesidad: la pavimentación de la tercera etapa del Circuito Metropolitano “Costa Mujeres”, obra urbana de enorme trascendencia, tanto para Isla Mujeres como para Benito Juárez. Con una inversión de 18 Millones de pesos, a través de la Secretaria de Infraestructura y transporte (SINTRA), se implementó el alumbrado del Circuito Metropolitano en sus 3.7 kilómetros. (@Antoniocallejo)

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo